Países con Más Medallas de Mujeres en los Juegos Olímpicos

Mujeres al poder en los Juegos Olímpicos

Merlene Ottey, Mariana Pajón y Kirsty Coventry.

De cara a Tokio 2020, aunque aún la igualdad no sea completa, las mujeres han ganado terreno en la pelea por conseguir participaciones paritarias en los Juegos Olímpicos, llegando incluso a dominar el medallero de 15 naciones en la historia olímpica.

Y eso que, en los primeros JJOO de la historia moderna, en Atenas 1896, sólo los hombres podían competir en las diversas disciplinas que se eligieron para la cita. No fue hasta París 1900 cuando las primeras mujeres pudieron participar, en disciplinas como tenis, golf o cróquet.
Sin embargo, aún no pasaban de ser un 2% de la representación total en los Juegos, una tendencia que se mantendría hasta 1928 cuando se alcanzó el 10%. Además, en ese certamen celebrado en Ámsterdam, el 54% de los 46 países participantes tuvo representación femenina, alcanzando un nuevo hito.

El equipo de natación británico en 1912.

En 1912 participaron por primera vez en natación y en 1928 llegó el turno de las primeras pruebas de atletismo y gimnasia artística. La lucha y el boxeo, dos de los deportes con más tradición en la historia olímpica, no vieron competir a mujeres hasta 2004 y 2012, respectivamente. Por el contrario, llegaron algunos deportes en los que no competían hombres como la gimnasia rítmica o la natación sincronizada.
En el año 2010, el COI obligó a Arabia Saudí, Brunei y Catar a llevar deportistas de los dos sexos, ya que estos tres países habían contado sólo con hombres hasta esos Juegos de Londres 2012 donde cada nación tuvo representación femenina. Sólo Irak, en 2016, rompió esta tendencia creciente al no clasificar a ninguna mujer para la primera Olimpiada con final en Latinoamérica.
Sin embargo, hay países en los que las mujeres han tomado el mando hasta dominar su medallero histórico por delante de los hombres a pesar de tener menos opciones de medalla al contar con menos pruebas.

Las naciones con mejor medallero femenino

Todas, naciones que siguen teniendo presencia actualmente en los Juegos, sin contar países que ya no existan como la Unión Soviética, Yugoslavia o las dos Alemanias antes de la reunificación germana en Barcelona 1992.
Las grandes potencias como Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña o Francia tienen prácticamente imposible igualar el medallero por sexos, debido al lastre que supusieron en este sentido esos primeros JJOO en los que los hombres eran los acaparadores de las citas. También España, a pesar de que en los últimos años estrellas como Mireia Belmonte, Lydia Valentín o Carolina Marín han desplazado el foco olímpico en nuestro país.
La nación con más medallas y las mujeres superando a los hombres es Jamaica. La isla caribeña, reina de la velocidad, ha tenido en Usain Bolt a su cara más visible de los últimos años, aunque la superioridad del ‘Rayo’ es más prolongada aún en el tiempo en el caso de las mujeres.

39 de las 77 medallas jamaicanas llegan con toque femenino, conseguido el grueso de ellas a partir de los años 80. Merlene Ottey fue la primera estrella de la velocidad del país centroamericano, con nueve medallas entre Moscú 1980 y Sidney 2000. Detrás de ella llegaron Veronica Campbell-Brown (ocho preseas), Shelly-Ann Fraser-Pryce (seis) o la joven Elaine Thompson, con tres medallas que podrían aumentar en próximas ediciones.
De ahí al Sudeste Asiático, en el que China Taipei (15 de 24), la antigua Taiwan, y Tailandia (17 de 33) poseen un gran bagaje femenino, en deportes con tradición en estos estados como la halterofilia, el taekwondo, el tiro con arco o el tenis de mesa. Entre las deportistas más laureadas se encuentran los dos oros de la haltera taiwanesa Hsu Shu-ching o las dos platas de su homóloga tailandesa Pimsiri Sirikaew.

Mariana Pajón, con su oro en 2016.

También se cuela en esta lista una nación latinoamericana como Colombia, en su caso, con las preseas repartidas entre diferentes especialidades. 14 medallas de 28, la mitad, se las dieron las mujeres al país cafetero, aunque su mayor logro es haber conquistado cuatro de los cinco oros de su historia con la ciclista Mariana Pajón como gran abanderada con dos.

Apariciones espontáneas

Existe el caso también de grandes estrellas que prácticamente acaparan el medallero global de su país, como sucede, sobre todo, con Zimbabwe. La nadadora Kirsty Coventry, entrenada en la Universidad de Alabama, consiguió dos oros, cuatro platas y un bronce entre 2000 y 2008, siendo estas las únicas medallas de su país junto al oro del hockey hierba femenino en Moscú 1980, logro ayudado por el boicot de los países occidentales a la Unión Soviética.

También sucede esto en Costa Rica con otra nadadora, Claudia Poll, que logró un oro y dos bronces con su país en 1996 y 2000 sucediendo a su hermana Silvia, plata en Seúl 1988.
Otra nación con medallero completamente femenino es Mozambique, con el oro y el bronce de María de Lurdes Mutola en la prueba de 800 metros conseguidas en Sidney 2000 y Atlanta 1996, respectivamente.
En Camerún, los hombres sí que se han marchado con premio, aunque de nuevo dominan las féminas con los dos oros de Françoise Mbango Etone en triple salto en 2004 y 2008 y la haltera Madias Nsezzo, bronce en 2012.

Françoise Mbango posa con la bandera de Camerún.

El equipo de tenis de mesa de Singapur compuesto por Feng Tianwei (esta última con un bronce más en individual), Li Jiawei y Wang Yuegu posee más de la mitad de medallas del pequeño Estado limítrofe con Malasia con su plata y bronce en 2008 y 2012, respectivamente. Otro ejemplo más de países en los que una generación arrasa en su medallero particular.

Predominan los países pequeños

Eso sí, la tónica predominante la componen combinados con pocas preseas. Kosovo, Montenegro y Samoa sólo cuentan con una medalla en su historia, y esta la lograron mujeres. La halterófila Ele Opeloge logró una plata para las oceánicas en Pekín 2008, y en 2012 llegó el turno con otra plata para la selección femenina de balonmano de Montenegro.
Kosovo, nación escindida de Serbia que participó por primera vez en Río 2016, tuvo en la judoca Majlinda Kelmendi su primer gran éxito deportivo a nivel internacional al conseguir el oro en la categoría de 52 kg.

Los otros dos casos son los de Hong Kong (un oro y un bronce sobre tres medallas totales) y Baréin, aunque en este caso con 'truco'. Las tres medallas del pequeño país árabe las han logrado tres nacionalizadas: las kenianas Ruth Jebet y Eunice Kirwa y la etíope Maryam Yusuf Jamal.
Multitud de caminos hasta llegar al mismo logro. Jamaica, China Taipei, Tailandia, Colombia, Zimbabwe, Costa Rica, Mozambique, Camerún, Singapur, Kosovo, Montenegro, Samoa, Hong Kong y Baréin. 14 naciones donde las mujeres se imponen a los hombres en la historia olímpica.

Un contenido de:
Joaquín Anduro

Lunes, 21 de mayo de 2018. 17:01
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *