FC Tosno | De Campeón de Copa a la Casi Desaparición

Naces, creces, tocas el cielo y mueres... en sólo cuatro años

Reportar vídeo


El fútbol ruso continúa pujando -en el más sentido estricto de la palabra-, día a día por estar entre los mejores del continente. En los últimos años nos hemos acostumbrado a ver cómo oligarcas rusos -desde Abramovich en el Chelsea, a Rybolovlev en el Mónaco pasando por Suleimán Kerimov en el Anzhi- invierten grandes cantidades de dinero para convertir a equipos humildes en poco espacio de tiempo en potencias del mundo del fútbol. 

En algunos casos como los mencionados anteriormente del Mónaco y el Chelsea las apuestas de estos millonarios acaban surtiendo efecto, mientras que en otras ocasiones, las cosas no acaban saliendo tal y como se esperaba. Uno de los más llamativos de los últimos lo podemos encontrar en el FC Tosno, un club ruso que en apenas cuatro años de historia ya ha vivido de todo. 
Este club que representa a la ciudad homónima, situada en el Óblast -denominación que se les da a las regiones en Rusia- de Leningrado, disputó su primer partido oficial en julio de 2013. Nació con el objetivo de dotar a la región de un equipo de fútbol que se consolidara entre los más grandes a nivel nacional y que lograra jugar competiciones europeas en un futuro no muy lejano. Su meta por tanto era la de luchar con el Zenit de San Petersburgo, también del Óblast de Leningrado, por el dominio de la región, un proyecto muy ambicioso, pero que en sus primeros pasos ya dio motivos para creer en lo que a priori parecía imposible. El Tosno disputó su primer partido oficial en julio de 2013 en la tercera división del fútbol ruso, y esta temporada ya ha militado en la Russian Premier League 
Y es que el FC Tosno, apoyado principalmente en la inversión de la empresa 'Fort Group' -inmersa en un plan de desarrollo urbanístico de la zona- y cimentado en la fusión de dos equipos amateur, comenzó la temporada 2013/14 en la tercera división del fútbol ruso, y sólo cuatro años más tarde ya estaba disputando la Russian Premier League -máxima categoría del fútbol nacional-, tras enlazar dos ascensos en sólo cuatro temporadas. El objetivo de implantarse de forma rápida entre los mejores era claro para todos los estamentos del club. La mejor muestra de todo ello es que en sus años en las categorías inferiores pasaron por el banquillo hasta nueve entrenadores diferentes.
Pero quizás las prisas por llegar lo antes posible a la cima le jugaron una mala pasada al club, ya que en su primera temporada lograron eliminar a todo un gigante como el Spartak de Moscú de la Copa Rusa tras vencer en la capital por 0-1 en la prórroga de la ronda de octavos de final de la competición. El Krasnodar, en cuartos, se deshizo del recién creado club.

Se presentaba por tanto el Tosno casi en los plazos marcados en la primera división del fútbol ruso con la ilusión de seguir impresionando en su debut entre los gigantes del país y estrenando estadio que había sido construido para el debut en primera, pero a pesar de haber cumplido con esa máxima, la temporada ha sido más complicada de lo que se esperaba en el seno del club de Leningrado...
Y eso que las cosas no han podido ir mejor en la Copa. El Tosno logró eliminar de nuevo al Spartak de Moscú, esta vez en semifinales y en la tanda de penaltis, y se plantó de forma inesperada en la final, a la que llegó siendo favorito teniendo en cuenta que su rival, el Avangard Kursk, es equipo de mitad de tabla de la segunda división. El club dirigido desde el banquillo por el ucraniano Dmytro Parfenov se hizo el pasado miércoles con el título batiendo por 2-1 a su rival y de este modo se aseguró también su presencia en la Europa League, pero el futuro no se presentaba tan alentador como pudiera parecer. 
La mala temporada en liga, donde han sumado sólo 24 puntos en 30 partidos, les ha abocado tras caer por 5-0 ante el Ufa en la última jornada, a perder la categoría que tanto empeño pusieron en conseguir, pero ahí no acaban los problemas. 
A pesar de los impagos, el club ha conseguido hacer historia conquistando su primera Copa de Rusia, pero la licencia para jugar Europa League les ha sido denegada y su supervivencia se les complica con la vuelta a segunda división
El club parece destinado a desaparecer una vez que 'Fort Group' -propietario del club-, recortaba en gran medida el presupuesto del club y uno de los principales inversores se retiraba en invierno propiciando la marcha de algunos de los más importantes jugadores y dificultando la supervivencia del club y generando impagos en la plantilla según cuenta para ElDesmarque Nahuel Miranda, periodista español afincado en Rusia. Además, la UEFA no le otorga la licencia para jugar competición europea la próxima campaña, privilegio que los jugadores se ganaron sobre el terreno de juego. 
Con tres millones de euros aún de deuda, el club ya ha sobrepasado la primera fecha límite para sanear sus cuentas pendientes y hacerse con la licencia que le permita disputar la competición nacional la próxima campaña. En teoría tienen hasta el 31 de mayo para conseguir el dinero necesario que le permita obtener los derechos para participar en la segunda división rusa, y son varias las vías para la esperanza que manejan desde el club. Este mismo martes se anunció una ampliación de capital, también se baraja la posibilidad de fusionarse con el Baltika de Kaliningrado y de este modo aprovechar un estadio mundialista y distintas organizaciones gubernamentales meditan invertir en el club para evitar su defunción, pero lo cierto es que a día de hoy según nos cuenta el propìo Nahuel Miranda explicándonos la situación, su futuro es cada vez más negro e invita al pesimismo. 
En apenas cuatro años, el Tosno ya ha vivido dos ascensos, un descenso y un título nacional, pero el partido más importante de su corta pero intensa vida aún está por jugarse. 

Un contenido de:
Nacho Pérez

Martes, 15 de mayo de 2018. 20:04
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *