Lydia Valentín, una espiral infinita de éxitos

Lydia Valentín, una espiral infinita de éxitos

Lucía SantiagoMadrid, 31 mar .- Antes de que el equipo español emprendiera su viaje hacia Bucarest, en el seno de la Federación Española de Halterofilia ya latía el convencimiento de que estos Campeonatos de Europa resultarían "históricos".
Dirigentes y técnicos confiaban en la fiabilidad de Lydia Valentín, pero también en la explosión de los halterófilos que crecen al calor de los éxitos de la leonesa.
Sus medallas fueron las únicas que España celebró en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016 y, más recientemente, en los Campeonatos del Mundo disputados el pasado diciembre en Estados Unidos. En la ciudad carioca Lydia Valentín consiguió una presea de bronce. De Anaheim se marchó con su primer título mundialista, siendo la mejor en arrancada, dos tiempos y el total olímpico.
La deportista de Camponaraya, de 33 años, repitió triplete dorado este sábado en Bucarest. Consolidó su favoritismo al alzar 115 kilos en arrancada y dominó también la clasificación de dos tiempos, gracias a su segundo intento, de 135 kilos.
Con un total olímpico de 250 kilogramos, se acomodó en el primer cajón del podio custodiada por la francesa Gaëlle Nayo Ketchanke, segunda con 234, y la finlandesa Meri Ilmarinen, tercera con 223.
Pero en esta ocasión, la delegación no esperaba a Lydia Valentín para 'salvar' el campeonato sino para poner el broche a una semana memorable. A la espera de que Manuel Sánchez cierre esta tarde la actuación española con su participación en la categoría de menos de 94 kilos, España cuenta 13 medallas.
Luce segunda en el medallero gracias a la aportación de David Sánchez, Irene Martínez, Alberto Fernández, Andrés Mata y Josué Brachi, quien asimismo pasará a la historia como el primer campeón de Europa en categoría masculina con pasaporte español.
El andaluz logró dos oros en el total olímpico y en arrancada y una plata en dos tiempos en la categoría de hasta 56 kilos, haciendo buenos sus propios pronósticos; en la rueda de prensa que el equipo ofreció como despedida en la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD), llegó a confesar que quería emular a Lydia Valentín.
"Puede que yo sea el motor de la halterofilia en España", reconoció la leonesa en declaraciones a EFE, "pero no me gusta centrarme solo en mí".
"Posiblemente yo haya sido la persona que haya abierto camino y por eso me vean como referente, pero otros muchos deportistas están diariamente, al igual que yo, entrenando", remarcó.
Sus compañeros validaron su lectura.
David Sánchez fue tercero en arrancada y en el total olímpico de hasta 69, Irene Martínez se llevó el bronce en arrancada en la categoría de hasta 63 kilos, Alberto Fernández repitió en ese puesto en la categoría de menos de 85 kilos y Andrés Mata consiguió la plata en arrancada y el bronce en dos tiempos y total olímpico en hasta 77 kilos.
Lydia Valentín sumó tres oros más en una semana mágica para la halterofilia española.
Ahora todos ellos tienen más voz para seguir reivindicando un deporte limpio desde el podio. Su otra batalla sigue siendo la lucha contra el dopaje.

Un contenido de:
Álvaro Ramírez

Sábado, 31 de marzo de 2018. 14:13
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *