Real Oviedo | Oportunidad para Miguel Linares ante el Lugo por la lesión de Toché
Secciones

La hora de Linares

Reportar vídeo

1       

No está siendo el mejor momento en la carrera futbolística de Miguel Linares. Aunque el delantero es consciente de que la presencia de Toché en el ataque del Real Oviedo le relega a una segunda línea en la idea de Juan Antonio Anquela, el carbayón está disfrutando de muy pocos minutos en esta temporada, siendo titular en tan sólo dos ocasiones. La lesión del ariete de referencia le da ahora una oportunidad de ganarse el puesto.

Linares sólo ha disputado dos encuentros de inicio, de los que en sólo uno ha estado los 90 minutos sobre el terreno de juego. Sin apenas oportunidad para ver portería, su cuenta goleadora sigue a cero. El zaragozano se encuentra muy lejos de los ocho tantos que logró en la pasada campaña, pero ahora cuenta con un momento propicio para abrir su marcador con la ausencia de Toché en el terreno de juego. 
El próximo domingo ante el Lugo, si es de la partida, Linares se pondrá el brazalete de capitán y mostrará su garra y su lucha incansable para justificar el voto de confianza que en él podría poner Anquela. Quiere demostrar al Real Oviedo y a su afición en el Tartiere que todavía queda ariete para rato y que tiene ganas de aprovechar su oportunidad, aunque esta llegue por una desafortunada lesión de un compañero. 
Es consciente de que su falta de gol está afectando a su rendimiento, pero no cree que sea una mala racha, sino una falta de ocasiones favorables. Él mismo lo comentaba este jueves en sala de prensa: "Mala racha sería si hubiera tirado 20 veces. He tirado cuatro o cinco, un par de largueros, jugando minutos sueltos... no considero que sea una mala racha. Otra cosa es que llevara seis o siete partidos jugando, teniendo ocasiones y no marcando. Estoy tranquilo, no estoy obsesionado", confesaba.
Sin duda, este domingo se dará la circunstancia idónea para que Linares explote sus ganas de ver portería. La baja de Toché le abre la puerta al zaragozano, que tendrá en su mano la ocasión más favorable para empezar a cambiar su dinámica personal, volviendo a su posición fetiche, la de delantero centro, donde realmente puede mostrar sus habilidades. Sólo le queda trabajar para ganarse la confianza del míster y, consecuentemente, la anhelada titularidad. 

Un contenido de:
María Naranjo

Jueves, 02 de noviembre de 2017. 20:42
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *