Real Oviedo: Resumen del Año 2017
Secciones

El resumen de 2017: un final de año que ilusiona en el Real Oviedo


Reportar vídeo

El año 2017 para el Real Oviedo ha tenido muchos altibajos, como viene siendo habitual desde que volvió al fútbol profesional. Un gran momento de forma, una gran depresión que acabó sacudiendo la temporada pasada, un verano intenso, y una nueva campaña que comenzó de manera algo dubitativa, pero que ha cerrado el año natural disparando la ilusión y el optimismo de los corazones carbayones. 

Enero: Salir del Tartiere, un lastre

El año comenzó como un preludio a lo que acabaría siendo la campaña. El conjunto azul jugó en el Sánchez Pizjuán el primer encuentro del 2017 ante el Sevilla Atlético y cayó por 5 goles a 3, después de ir al descanso cayendo 3-0 en un fiel reflejo de lo que fue la temporada lejos del Tartiere y que dejaba a los azules como el equipo más goleado a domicilio. En la siguiente salida, Almería, otro mazazo con otra dura derrota por 3-0. Lo más positivo de este mes, fue el mercado de fichajes, ya que David Costas se unió a Saúl Berjón, que había llegado en diciembre y fueron dos grandes incorporaciones a las que también se unió Carlos de Pena, aunque con menos éxito. 

Febrero: Punto de inflexión con el mejor mes de la temporada

Esa dura derrota cambió el chip en el Real Oviedo y desde entonces los azules engancharon una buena dinámica con tres victorias y un empate en el segundo mes del año. El equipo de Hierro venció en Anduva y ponía fin así a una escalofriante racha de 105 días sin puntuar como visitante.

Marzo: Asentamiento en play off, se encuentra la regularidad

El tercer mes del año comienza con una gran victoria en el Carlos Tartiere ante el Cádiz que deja al equipo en cuarta posición, cota máxima que alcanzaría en esa segunda vuelta. Se vivió un ambientazo en el coliseo azul, con la mejor entrada de la temporada y con la ilusión de ver que el equipo se hacía fuerte entre los de arriba. El mes acababa con otra gran victoria ante uno de los de arriba como el Girona, con doblete de Toché que volvía tras sanción.

Abril: El asunto comienza a complicarse

A partir del mes de abril es cuando los entrenadores suelen insistir que es el momento de dar la cara y fue cuando precisamente al Oviedo le temblaron las piernas. Se pierden los dos partidos lejos del Tartiere y se empata en casa contra el Huesca todavía de Anquela, lo que deja a los azules al filo del alambre a punto de caer de play off.

Mayo: Ni una victoria en el mes clave, la condena final

En el último sprint fue cuando el Real Oviedo acabó de desinflarse. En los cuatro partidos del mes de mayo, los azules sacan dos empates y dos derrotas, la última de ellas en Córdoba por 4-2 y que ponía las cosas muy difíciles. Siete partidos sin ganar en el momento clave fueron demasiados. Tras ese duro correctivo, Hierro hablaba claro en sala de prensa y pintaba las cosas como estaban, muy difíciles. La racha era demoledora, nueve puntos de 30 posibles.

Junio: Otra temporada que se escapa y un cambio ilusionante en el banquillo

El Oviedo cumple y vence en Elche en la última jornada, pero la quimera de meterse en play off no se da. Fue el último partido de Fernando Hierro al frente del equipo en un final de temporada convulso y que acabó con Erice apartado del equipo. El 13 de junio se oficializa la salida del hasta entonces técnico y al día siguiente se despide en sala de prensa. Se abre entonces la búsqueda de nuevo entrenador, aunque la figura de Anquela pronto comienza a ganar peso sobre las demás, pese a que todavía se encuentra en competición con el Huesca. El club aragonés queda eliminado de play off y el 23 de junio se hace oficial la llegada de Juan Antonio Anquela a la capital del Principado. Arrancaba así un verano ilusionante.

Julio: Comienza la pretemporada aunque el mercado se mueve con calma

El 10 de julio arrancó la pretemporada con pocos movimientos en la plantilla todavía, pero con la ilusión que transmitía el nuevo entrenador. Los primeros en llegar fueron los fichajes nacionales, Folch, Carlos Hernández y Aarón Ñíguez, que era el más ilusionante y se renovó a Diegui Johannesson y Héctor Verdés. A partir de ahí se comienza a explotar el mercado internacional con las llegadas de Nahuel Valentini, Guillermo Cotugno o Pucko, con éxito dispar como se ha podido comprobar a lo largo de la nueva temporada. Fue también un mes de despedidas, como la de Michu, que anunció que colgaba las botas. Anquela reclamaba refuerzos en el centro del campo y a finales de mes se conocían los nombres de Mariga y Hidi, que cerraban esa zona medular.

Agosto: Un delantero que no llega y una temporada que arranca con derrota

El mercado continúa avanzando priorizando sobre todo la búsqueda de un ariete para acompañar a Toché y a Linares, pieza que no acaba de llegar y la nueva campaña comienza el 20 de agosto en el Carlos Tartiere ante el Rayo Vallecano. En la preparación se había visto un Oviedo serio y fiable, algo que no se ve en el primer día de competición que acaba con un resultado inesperado, derrota en el Tartiere ante el equipo madrileño.

Septiembre: Primera victoria, primer derbi tras 15 años y un rumbo que se endereza

En la Jornada tres se saca adelante el primer partido y se consiguen los tres puntos ante el Reus, cargando las pilas para la próxima fecha, que no era otra que el derbi en El Molinón. Pese a haber Copa entre semana, todo el mundo comienza a hablar del derbi y nadie se lo quiere perder. Incluso Arturo Elías tiene palabras desde el otro lado del océano. El oviedismo se volcó antes del partido, con un espectacular ambiente en el entrenamiento del día antes y durante los 90 minutos, llenando la esquina destinada a la afición visitante y animando a los suyos constantemente. El partido tuvo un gran final para los carbayones, con el gol de Toché en los últimos minutos que ponía el empate y la sensación de haber merecido incluso algo más. El mes se completa con la victoria ante el Cádiz y la derrota en Albacete, que abría una mala racha para los azules.

Octubre: El peor mes. Seis puntos de 21 posibles

El equipo no acababa de encontrarse en este arranque liguero. El mes de octubre venía con una gran carga de partidos y el Oviedo sale con mal balance del mismo y en la posición decimoquinta. Anquela no veía al equipo que quería y tras las duras derrotas de Granada y Alcorcón fue claro en rueda de prensa. El peaje de Santo Domingo fue caro, ya que Toché cayó lesionado de gravedad.

Noviembre: De ahí para arriba. El Oviedo cambia el sistema y comienza a escalar posiciones

El equipo reacciona desde entonces. En noviembre consigue tres victorias. Comienza venciendo al Lugo, que llegaba líder, saca los tres puntos en Tarragona y tras perder en Valladolid cierra el mes ganando al Numancia, en la primera vez que Anquela dibujaba de inicio el nuevo esquema y con un importante cambio. Alfonso cogería la portería ese encuentro y no la soltaría. Las bajas motivaron que otros jugadores dieran un paso adelante y Miguel Linares asumió también el peso goleador. Diegui Johannesson no paraba de crecer y la selección islandesa llamó a su puerta, abriéndole las puertas de par en par para ir al Mundial de Rusia.

Diciembre: Como un huracán. Doce de doce y tercera posición para cerrar el año

El 2017 finalizó de la mejor manera posible y con los deseos disparados para el 2018. El Oviedo realiza un mes impecable con cuatro victorias y ni un gol encajado. En Sevilla da una lección de garra y vence con uno menos antes de cerrar el año natural imponiéndose con contundencia a la Cultural y creando un clima de ilusión que no se vivía en la ciudad en el entorno desde hace más de 15 años. Fue la mejor manera posible de ponerle el broche a un 2017 que deja a los oviedistas con ganas de que vuelva el fútbol cuanto antes.

Un contenido de:
Borja García - Noelia Mejías

Domingo, 31 de diciembre de 2017. 09:00
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *