Athletic Club - Leganes | Crónica San Mames | Liga 2017/2018 | Jornada 28
Secciones
Athletic Club
2-0
CD Leganés

Triunfo cómodo que no reconquista el corazón


Reportar vídeo

San Mamés estaba con los puños apretados. El drama suavizado de Marsella, tenía a la afición muy 'moscatel' cuando llegaba la inoportuna visita del CD Leganés a Bilbao. Un partido en horario tardío, ante un rival que no vende, en medio de la pelea del Athletic Club por mentalizar a la parroquia de que el jueves sí se puede remontar el 3-1 de Francia.

"En cualquier momento se va a encender la chispa", decía el Cuco Ziganda en la previa, quien también adujo que "las alegrías que estamos teniendo este año son muy pocas, sé que el juego no es el deseado...", y por lo visto como pitoniso acertó más en su segundo aserto. Pese a vivir una victoria muy cómoda, por (2-0), que 'tan sólo' exigió dos paradones de Kepa Arrizabalaga, el equipo dejaba algo frío a la gente... y eso que acabó con 9 vizcaínos sobre el campo.
Echando cuentas, con 35 puntos, tal como andan los tres de abajo, prácticamente se puede decir que se ha salvado la categoría, mas Europa es la verdadera ilusión. Así que el jueves, a las 19:00, ojalá la entrada sea muy superior a la de hoy (la peor de toda la temporada con 30787 espectadores), haya comunión total y, pese a la importante baja del hoy bigoleador navarro, se viva una remontada histórica.

La primera curiosidad fue la suplencia de Aritz Aduriz, que entre gripe y molestias varias anda algo 'kilikolo' últimamente y la segunda la buena puntería vasca del primer tiempo. Lo cierto es que el killer del Antiguo no era titular en un partido de Liga en San Mamés por primera vez desde la jornada 1, disputada en Agosto de 2017. Era la guinda a otra alineación inédita de Ziganda, que ha utilizado 27 diferentes en las 28 jornadas celebradas en busca de 'Eldorado', que hoy día es tan solo reconquistar el corazón de los athleticzales.
No se puede negar que los leones empezaron con ganas, ya que pese a su falta de acierto técnico en los pases, a base de centros laterales fue capaz de crear una gran ocasión (vía Córdoba) para Williams y de que Raúl García abriera la lata a pase de De Marcos, con una gran tragada de Pichu Cuéllar, en apenas 10 minutos. Se ve que el de Zizur estaba con ganas de revertir críticas (¿a su edad?) y enchufó un doblete (hizo otro en Bucarest en verano) a la vez que protestaba al árbitro con un obús raso tras pillar un rechace de Zaldua.

La cosa se puso inmejorable, 2-0 en el 16' frente a un Lega bastante más flojo de lo esperado, que por arriba sufría con cada balón puesto por Beñat, quien casi marca de falta directa en el 37'. Antes, hasta el 28' no probaron los madrileños a Kepa, que hizo un paradón impresionante a un balón de Iñigo Martínez que casi cuela en propia meta y luego a un tiro de puntera de Amrabat. Los aplausos de cada semana son la rúbrica a su peleada renovación. Ha merecido la pena y ojalá firme más. 
Pero aquí es difícil disfrutar mucho. Tras 25 buenos minutos daba la sensación de que los bilbaínos se habían relajado con su ventaja, primó cierto conformismo, con lo que (además de que El Zhar no acertó un cabezazo franco) tuvo que ser el meta de Ondarroa quien mantuviera la diferencia ventajosa hasta el descanso, cuando ya la posesión era de 40-60% para los pepineros. También se pudo aumentar, pero Susaeta la pegó al cielo.

Asier Garitano, que suena siempre como futurible en San Mamés, movió vía teléfono móvil el banquillo al descanso, y sus chicos se fueron adelante, lo que arrancó algunos pitidos de la Catedral. Con un 2-0 la grada quería más pimienta, que para algo hay una final el jueves, hay que aportarle gasolina anímica para que ruja, pero Ziganda optó por armar el medio campo con la entrada de Iturraspe por un flojo Susaeta.
El de Abadiño, al poco, casi marca un golazo en un jugadón entre Córdoba y Mikel San José, que desbarataba Cuéllar. Al igual que otra falta con picardía de Beñat. Sin duda había sido fructífero el relevo, ya que Itu pòr fin dejó ver buenos detalles de calidad, buscando balones en largo para ver si Williams podía matar el partido y romper su mala racha en Bilbao. Pero no hay manera, anda ofuscado con las porterías tras firmar su megacontratazo vitalicio.

Los blanquiazules dieron otro susto en un córner justo antes de se fuera Rulo entre una merecida nube de aplausos, algunos más de los que se llevó, lo que también habla muy bien de la afición zurigorri, el marroquí Amrabat, un futbolista superlativo. Por parte del Cuco, Sabin Merino fue el último cambio para dejar respirar a Aduriz totalmente para los galos. En el descuento, con la gente en fuga, Naranjo casi acorta distancias, pero su remate se fue fuera. ¿La pregunta es por qé se acaba casi siempre defiendiendo atrás?
Pasado el ¿trámite? ante el Lega, hay que poner todos los esfuerzos en la posible remontada del jueves ante los franceses en San Mamés, sin Raúl ni San José, sancionados. A día de hoy parece casi el único objetivo ya de la campaña, porque aunque el calendario es muy complicado en LaLiga, (el domingo que viene se visita el Camp Nou por ejemplo), no queda mucha más burra por vender que la de hacer alguna proeza en la Europa League. El resto no es más que una mezcla entre sopor y cabreo que a veces es como juntar una cerilla con gasolina. 

Un contenido de:
Asís Martín

Domingo, 11 de marzo de 2018. 21:33
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *