Villarreal - Athletic Club | Crónica | Liga 2017/2018 | Jornada 31
Secciones
Villarreal CF
1-3
Athletic Club

El Athletic resurge en el regreso de Muniain

Se dio una alegría el Athletic en un campo maldito (Foto LFP).

Los más irreductibles no dudaban de si el Athletic Club debía despedirse o no de ir a Europa cuando le tocaba este lunes la habitualmente luctuosa visita al estadio de La Cerámica, donde los leones suelen terminar con la loza rota en la crisma (encadenaba doce visitas ligueras sin ganar). Pues este abril ha cambiado totalmente la película, así que los del Cuco Ziganda han vencido ante el Villarreal por (1-3) con goles de Córdoba, Williams y... ¡Muniain!, en lo que es su novena victoria en 31 jornadas.

La duda es por qué el equipo no juega siempre así, hoy debió golear con fuerza y meterle cinco o seis a los de Javi Calleja, tan solo sostenidos por su magnífico portero (aunque llorón en sala de prensa), Sergio Asenjo. Hoy nos toca repasar lo que muchos daban de antemano como un partido casi perdido antes de viajar, pero que ha sido un reencuentro con el fútbol y la moral ante un contrincante, que cierto es, acabó con nueve jugadores tras la lesión de Jaume y la expulsión del duro central de Potes Alvaro.
Pero eso no quita méritos a un triunfo con una claridad y un desarrollo que se esperaba casi todo el curso. Se ha dominado mucho, se han creado múltiples ocasiones y se ha sufrido poco, de hecho hoy Kepa Arrizabalaga ni siquiera es de los destacados, ya que el meta de Ondarroa casi no tuvo trabajo. Sirva o no para ir a Europa, como diría Winston Churchill, es un gran principio para el final de la temporada.

Volviendo al presente cabe decir que el Athletic había perdido sus cuatro últimas salidas de Liga sin marcar ningún gol. Un triste panorama que contrasta con la alegría de este lunes, rematada con los goles de los jóvenes y, especialmente, del gran líder de este equipo al que tanto se ha echado de menos, un chaval de la Txantrea apodado Bart Simpson, que ni en un guión de cine esperaba un retorno tan pletórico.
El técnico navarro, y esto es noticia, repetía alineación por segunda vez esta temporada. Jugaron de salida los mismos once que se enfrentaron la jornada pasada al Celta en San Mamés. Es decir, volvía a entregar la medular a la dupla Iturraspe-San José, con Balenziaga en el lateral zurdo, mientras que Muniain y Aduriz esperaban de nuevo su momento en el banquillo. El donostiarra lleva cinco suplencias consecutivas, si bien esta vez no se iba a notar tanto como otros días, ya que sus compañeros, por fin, salieron del cascarón.

Lo cierto es que la salida vasca fue fulgurante y sostenida hasta completar un primer tiempo de impresión, con criterio, control y ocasiones claras. Los leones se fueron a la carga y, aparte de un larguero a centrochut de Susaeta, Córdoba abría el marcador a los cuatro minutos tras una buena combinación entre De Marcos y Williams, que entró al hueco. Se estaba celebrando ese gol cuando Pablo Fornals se desvanecía dando el susto de la noche con una hipoglucemia. Roberto Soriano ocuparía su plaza, mientras los rojiblancos seguían acumulando córners (4) y llegadas.
El 0-1 había consolidado una buena propuesta vizcaína, con fuerte presión frente a un Villarreal algo estático. El choque parecía encaminarse hacia un segundo tanto, de hecho el árbitro Iglesias Villanueva daba más pegas que el conjunto local, y Sergio Asenjo tuvo que hacer un paradón cuando se cantaba el gol de Raúl García en otra gran jugada de Williams. Un volcán en la primera mitad, pese a embolicarse en los últimos metros. Hasta San José tuvo una buena ocasión, pero hoy no hubo la puntería de Moscú, la suya se fue cerca del poste, con lo que irse con solo un tanto al descanso supo a poco.

Tan solo preocupaba no haber acertado más o las tarjetas de los dos centrales, Iñigo y Unai. Y es que a la vuelta Asenjo salvaba al 'Submarino' ante sendos cabezazos de Rulo y de De Marcos, empezando a pensarse si no se estaba perdonando demasiado. El temido Villarreal tardó un tiempo entero y parte del otro en asomarse por el marco de Kepa, cuando el Athletic ya sumaba seis remates. Al séptimo Iñaki se quitaba el gafe que le acompañaba desde el Coliseum y, como siempre, anotaba lejos de Bilbao, todas sus dianas son fuera de San Mamés.
Con 0-2 a falta de 40 minutos no era momento de volver a las dudas. Los de Ziganda, que tuvo que meter a Lekue por un renqueante Balenziaga, tuvieron otra opción con Williams que dejaba al meta dolido por un pisotón involuntario. Se recuperó a tiempo de sacarle el tercero a Raúl García, la faena es que de la misma Bacca acortó distancias tras cometer una más que probable falta por plancha sobre Unai Núñez. Tras poder ir 4 o 5 arriba ahora tocaba mirar al cronómetro ante un rival que no había hecho nada.

En medio de una lluvia de tarjetas, sobre todo a los bilbaínos, Iker Muniain regresaba al fútbol tras romperse ante el Zorya Luhansk. Una gran noticia, que pudo ser mejor si De Marcos aprovecha una dejada de Raúl García, lejos de hacerlo el 'amigo' Iglesias le mostró la sexta amarilla de la noche a los rojiblancos. Tras haber abierto las puertas del cielo tocaba no jorobarla en la recta final, algo que ya había sucedido en otras jornadas, como la precedente ante el Celta.
Iñaki williams, en el 86' pudo liquidar la cita pero su tiro se le fue al poste izquierdo de la portería local, así que tuvo que ser Iker quien se estrenara con un golito al empujar a bocajarro. Increíble premio por su esfuerzo, e inmejorable forma de cerrar un partido que ha sido un regalo para una afición muy necesitada. Ante la lesión de Jaume y la expulsión de Alvaro el Villarreal acabó con 9 mientras Rico también volvía a jugar, lo hizo en lugar del goleador Córdoba.

Un contenido de:
Asís Martín

Lunes, 09 de abril de 2018. 20:50
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *