Copa del Rey 2015 | Elizegi Cocinea de Altura Para Athletic Club
Secciones

Copa 2015: 'Las últimas camisetas', por Aitor Elizegi

Hoy escribe en El Desmarque Aitor Elizegi.

Aitor Elízegi tendrá un hueco de honor en la cocina de vanguardia, al tiempo, hablamos de un pionero de los fogones con el Gaminiz, el Bascook y el Txocook. Cocinero y empresario de éxito, guarda un lugar enorme en su corazón para el Athletic Club. De hecho no descarta, a futuro, presentarse incluso un día a las elecciones a presidente de la entidad de Ibaigane.

Pero eso es empezar el menú zurigorri por el postre. Hoy, en realidad, Aitor escribe en ElDesmarque Bizkaia de algo tan cercano e ilusionante como la final de Copa que este 30 de mayo los leones van a disputar frente a la maquinaria de Leo Messi en el Camp Nou.
Las últimas camisetas
La final de Copa del sábado 30 de mayo quedará grabada para siempre entre los grandes partidos de fútbol de la historia moderna.
No solo por el sorprendente resultado final, sino por el espectáculo ofrecido por los dos equipos sobre el césped. Triunfo de la forma, del molde, del camino por encima del fin. A sumar, la mano y bufanda tendida de ambas aficiones, que iluminaban las gradas de colores granas, blancos, rojos y blaus al vent, en un "cuento" a la libertad, al futuro y al ánimo del compañero, grada abrazada.
 Futbol de cima y ovación, futbol de herencia, de los que se quedan en casa, de sentimientos atados, de fibras vacías en el pitido final.  Una imagen vale mas que mil jugadas de pizarra: la de Xabi Hernández vestido con la última zamarra rojiblanca de Iraola y el eterno lateral diestro con la última blaugrana del genial pelotero quedará cosida en las retinas húmedas de un campo entregado al guión de cantera, a flor de escudo, admiración y honores al rival, kilómetros recorridos a pulmón roto y músculos vestidos de largo, más de 1000 partidos en los gemelos de los dos brazaletes.  
El abrazo de los capitanes, senyera e ikurrina fundidas a la cintura y al antebrazo tras tanta batalla, largo, sincero, fuerte, significa admiración , respeto, tal vez pena, al cerrar carreras sin haber compartido taquilla, banco y lesión.  Difícil imaginar tamaño final para una historia en paralelo. Ambos, más de 500 partidos de fidelidad, profesión por dentro y fuera, capitanes del tiempo, deporte km0 y balompié de madre tierra.
Andoni lo dejo claro al oído del capitán culé: - será un honor haber jugado de rojiblanco contra el mas grande blaugrana conocido, mucho futbol amigo, mucho futbol...
Respondió el portador del ADN blaugrana: - perdí la cuenta capitán, siento no haber compartido vestuario y pase al pie contigo Andoni,  y por encima de todo, lamento dejar el futbol Europeo sin vestir tu camiseta sobre la Catedral.
Cerró la noche Andoni, trascendente (los dos sabían que esos banquillos del futuro les esperan para recibir su experiencia y pasión, quien sabe, si a banda cambiada): - tranquilo Xabi, la Catedral valora tu trabajo y tu figura, siempre serás uno de casa.  
Resuelto el abrazo, estaba, y quedó en la mirada escrito, el futbol volverá a cruzar estas vidas. Este deporte centenario, de equipo, básico, primario, de esfuerzo colectivo, de cueva contra cueva, hace eternas las historias de cuantos hacen eterna su leyenda. Hace eterna la historia de "Las últimas camisetas".
Por Aitor Elizegi, Cocinero y empresario

Un contenido de:
Asís Martín

Miércoles, 27 de mayo de 2015. 06:00
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *