Athletic Club - Real Madrid | Contracrónica Luis Mari Pérez Kuitxi | LaLiga 2017-2018
Secciones

Elegancia en la victoria; chulos hasta pa 'empatar'

Reportar vídeo

1       

Desde las minas a cielo abierto de los montes de Triano. Desde Gallarta, Galdames, Ortuella, Putxeta. Desde Larrañeta, La Arboleda. Desde Miribilla ¡Old Iron!, gritó un minero. Todo hierro. Puro hierro. ¡Aliron!, cantaba Teresita Zaza en los teatros de la Villa. ¡El Athletic, campeón! Y la cabaretera lo cantaba jubilosa para gloria de un Athletic que se empezaba a gustar ganando Copas y derrotando al Real Madrid, el equipo que más blanco vestía hasta que llegaba a San Mamés y se ponía la indumentaria hecha un Cristo a base de caer al barro y levantarse, para volver a caer y volverse a levantar, enfangado.

¡Old Iron! Todo hierro. Veta pura. Paga doble para los mineros que respiraban ese polvo ferruginoso que sus pulmones asumían como la carga añadida del que pretende llevar a su barracón del poblado de La Arboleda una soldada de la que tirar para que su familia tuviera el don del alimento al alcance de sus manos. Hierro. Hijos del hierro. De los Altos Hornos. Hijo y nieto. El aitona, primero; el aita, después. El mayor se dejó una pierna en un pozo de ácido corrosivo; el menor, la vida, luego de contraer mortal enfermedad por culpa de aquellas humedades que le calaron la canilla de sus huesos. Hijo del que primero murió. Nieto del llamado 'Alcalde de La Florida': una pierna de madera. ¿Mereció realmente la pena poner sobre la mesa un muerto y un mutilado a cambio de recibir educación gratuita en los Hermanos de La Salle de Sestao?.
Allí donde llegaba el mineral arrancado a la tierra estaban ellos. A destajo. Una locomotora echando humo como si se estuvieran dando vueltas en un tiovivo. Puente Colgante, el más elegante: ¡Ay, si el turista supiera cuánta sangre se tuvo que utilizar para pintar lo que hasta hace bien poco era de negro color! Todo sea por el Athletic. ¡Old Iron! Puro hierro. Todo hierro. Vetas tan puras como la sangre que corre por las venas de los futbolistas del Athletic.

 
Así, de los que frente al Formentera no supieron honrar su vestimenta, como de estos otros que ante el, por su presidente y altas instancias, llamado 'mejor equipo del mundo'. Presumen de tener al futbolista más virtuoso. Lo tienen todo. Pero, ay, a veces olvidan que Midas, rey, se murió de hambre porque el menú del día no era comestible. Tanto oro... ¿y para qué?
El hierro frente al merengue. San Mamés se dio un baño de autoestima y al secarse se sintió orgulloso. De ser Athletic. De identificarse con los que frente al Real Madrid y esa suerte de tío Gilito llamado Florentino Pérez se dejaron el alma. Ese alma del que tan bien hablaba Joaquín Caparros. "Este equipo tiene alma", constató el de Utrera. Sangre rojiblanca hirviendo esta noche, en las venas de los cuarenta y pico mil aficionados que asistieron a la reconciliación con los que el miércoles les habían traicionado.

Caer frente al Formentera. Levantarse ante el Real Madrid. Ver para creer. Este es el Athletic. O se toma o se deja. Yo jamás renegué. Tierno Athletic. A veces, pueril. Infante enfebrecido que a mi puerta llega dentro de un cestito de mimbre untado de resina. Desde Delika hasta Olabeaga. Por el camino de La Ventosa. Se juega el clásico y el niño se hace gigante para retarle al soberbio por creerse todopedoroso.     Jamás un empate a cero goles mereció ser celebrado como si una docena de 'bakalaos' se hubieran metido a costa de recibir tres goles, cuatro, cinco...Se podría haber llegado al empate. Mas como me siento victorioso, celebro el final del encuentro con el canto del 'Aliron'.
Equipo compacto. Sólido. Fuerte. Inquebrantable. Hierro puro es el Athletic. Y esa pureza es la que debe viajar hasta Ucrania, Lugansk es la ciudad, medio millón de almas dando sentido al carbón que pare la tierra de este enclave donde lo ruso y lo ucraniano se mezclan hasta conformar el presente a fin de ser capaces de recordar que Sergei Bubka manejaba la pértiga para volar hasta merecer medalla de campeón. Víctor Onopko, que jugó en el Oviedo.
Zorya es el equipo. Camino Zorya. Gabinete Caligari pidiendo derechos de autor mientras en la gloria deberá sentirse el Athletic cuando la pelota empiece a rodar, el jueves, noche cerrada. Paradoja. Porque Zorya es 'Aurora', diosa romana que se identifica con el amanecer. Sin Aurora, sin amaneceres, no habría sol para alumbrar los días.

 
Anoche, bajo la lluvia, toda la grandeza de este  'fiero' club se reflejaba en la mirada de un niño. El partido había terminado. Estaba siendo fotografiado el chaval. Me vino de pronto la letra de la canción de Doctor Deseo:
"Baila la lluvia en la calle/ sábado noche en Bilbao.  Empieza  la fiesta/ que calor mi amor / sin duda estar aquí ya es ganar.  Elegancia en la victoria / chulos hasta pa 'empatar'.
  ¡TODA LA HISTORIA DE ESTE FIERO CLUB VIVE EN EL MIRAR DE UN CHAVAL!...  ilusión y ganas, ¡si! como bandera.   Cantera de sueños y pasión"  AUPA, ATHLETIC
Por Luis María Pérez, 'Kuitxi', exfutbolista y periodista

Un contenido de:
Kuitxi

Domingo, 03 de diciembre de 2017. 09:15

1 comentario

  1. Iñaki

    ¡Es All iron, no Old iron!

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *