Athletic Club | Cumbre Bilbao sobre Violencia en Futbol
Secciones

Ertzaintza y otras policías piden 'mayor implicación' de los clubes contra la violencia

Reportar vídeo

1       

Profesionales de la Ertzaintza, Mossos, Policía Nacional, Policía Foral, Scotland Yard y Eurocop han pedido la implicación de los clubes de fútbol e instituciones deportivas en la erradicación de la violencia en el deporte al opinar que "tienen responsabilidad" en el fenómeno y no adoptan las medidas suficientes para combatirlo.

Por iniciativa del sindicato de la Ertzaintza Erne, policías y expertos participan en Bilbao en una "cumbre" sobre violencia en torno al deporte, en la que también toman parte los sindicatos SUP -Policía Nacional-, el SPC -Mossos Esquadra- y SPF -Sindicato Foral de Navarra-, representantes del observatorio vasco de seguridad, policías británicos y Eurocop, organización de sindicatos policiales que representan a más de 500.000 policías en toda Europa.  El encuentro se produce tras los recientes incidentes protagonizados en Bilbao por radicales antes de los partidos europeos del Athletic Club frente al Spartak de Moscú y el Olympique de Marsella. En los primeros disturbios, falleció el ertzaina Inocencio Alonso de un infarto y en los segundos resultaron heridos dos vigilantes de seguridad.  Entre las primeras conclusiones del encuentro, que serán remitidas después a las instituciones, se encuentran las demandas de que se prohíba el acceso a los estadios a los hinchas con antecedentes violentos y se apliquen mayores controles y penalización de conductas violentas. Los participantes también ven insuficiente la legislación actual para combatir el fenómeno, piden cambios para lograr mayor eficacia y demandan la implicación de clubes de fútbol y medios de comunicación en la tarea.  El secretario general de Erne, Roberto Seijó, ha advertido de que la violencia en torno al fútbol se está "reactivando" y ha acusado a los clubes y entidades como la UEFA o la liga profesional de "no implicarse" lo suficiente. Según ha dicho, "hay pruebas" de que los clubes no toman las medidas adecuadas para apartar a los violentos de esos eventos al "no hacer ningún control" de las personas sancionadas con no poder acceder a los estadios.  Por su parte, la presidenta de Eurocop, Angels Bosch, ha instado a la implicación de los Gobiernos en combatir la violencia en el deporte con mensajes "claros" y "contundentes" y ha abogado por una mayor implicación de Europol e Interpol en el intercambio de información relativa a los violentos y una armonización de la normativa aplicable a todos los países en Europa.  También ha apostado por que la policía estatal dé soporte puntual a las policías autonómicas cuando la situación lo requiera.  Según ha argumentado, la Policía Nacional puede desplegar un millar de efectivos con ocasión de un partido de alto riesgo frente a los 400 de la Ertzaintza y los cerca de 800 de los Mossos, cuando "el riesgo es el mismo en Sevilla que en Bilbao".  Asimismo, el secretario de Organización del SUP, Ramón Cosio, ha instado a los gobiernos autonómicos a "sacudirse complejos" en favor de la colaboración entre fuerzas de seguridad.  Sobre este asunto, el responsable de Erne ha sostenido que la posibilidad de colaboración entre cuerpos "siempre existe" y ha puntualizado que si la Ertzaintza soluciona "los problemas organizativos", de medios y escasez de personal, de su Brigada Móvil y se dota de personal formado, la policía vasca está capacitada para afrontar este fenómeno.  Los asistentes también han apostado por el "copago", de manera que los clubes paguen parten del despliegue de seguridad que requieren los partidos ante el "ingente" coste que suponen para las arcas pública.  Los participantes han indicado que los "grupos ultra" podrían contar en España con unos 3.000 miembros de ideología radical y han evidenciado que en los últimos años "los enfrentamientos con resultado de muerte han dejado al menos cinco víctimas en los últimos años (Gillén Lázaro, Aitor Zabaleta, Iñigo Cabacas, 'Jimmy' y el agente Inocencio Alonso)".  Han recordado que en Europa las tragedias en Heysel (Bélgica) y Bradford (Reino Unido), ambas en 1985, actuaron "como detonantes" para la adopción de medidas eficaces para combatir el fenómeno.  En Reino Unido las medidas fueron efectivas, según el responsable de la policía británica en materia de orden público relacionado con eventos deportivos, Wayne Mitchell, participante en el encuentro. Por ejemplo, según ha explicado, en su país hay 1.700 hinchas que cinco días antes de que comience un torneo mundial tienen que entregar sus pasaportes para no poder viajar. No se les devuelve el documento hasta que su equipo dispute el último partido.

Un contenido de:
El Desmarque

Martes, 10 de abril de 2018. 15:16
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *