Futuro del Bilbao Basket | Liga Leb
Secciones

Bilbao Basket, mientras hay vida hay esperanza

Reportar vídeo

1       

El ideario de la competición en España, en todas o en casi todas las disciplinas deportivas, es cruel a más no poder. Cierto es que nunca nos acordamos de ello cuando las cosas nos van de perillas, pero aludimos a su maldad y/o crueldad cuando el bofetón nos da de lleno. Es el caso de nuestro Retabet Bilbao Basket.

Desde que se produjo el cambio de dirección en el año 2014, con la salida del anterior propietario, el Sr. Gorka Arrinda, las cosas, deportivamente hablando, han transcurrido, más o menos, con cierta solvencia, sin preocupaciones graves tanto en los dos años de Sito Alonso como en el primero de Carles Duran. Nadie, ni en sus peores pesadillas, pensaba que, algún día, estaríamos hablando de una competición, la LEB Oro, que salvara, como agua de mayo, la cosecha deportiva, es decir, la continuidad del Club.  Ni siquiera, durante estos cuatro años después del cambio en la dirección, y aún siendo conocedores de la grave situación financiera del Club, creíamos que su recorrido en la ACB se truncaría de forma traumática. Nadie. Aunque si hubiéramos sido coherentes y hubiésemos aplicado las mínimas normas que imperan en la propia vida, sabemos de sobra que esta no es plana, que las cosas, en cortos espacios de tiempo, pueden cambiar y que nadie está libre de sumirse en profundas crisis o instalarse en el éxito de forma permanente, aunque, también es cierto, intuyendo que eso, así mismo, es susceptible de quebrarse, de destruirse.
  Retabet Bilbao Basket, una vez asumido su destino deportivo, se revuelve en sus propias entrañas para sanarse de forma rápida. Su enfermedad, la deuda, su medicina, la sanación a través de una terapia dura y que puede dejar secuelas en todas direcciones.
De un lado el Pre-concurso de acreedores que, dicho de otra forma, es el medio que permite a la entidad la toma de decisiones drásticas en la negociación con los acreedores (privados) de la entidad, sin necesidad de cambios en los órganos de gobierno del Club y con un plazo de tres meses para que dichas negociaciones lleguen a buen puerto o, en su defecto, aboquen al Club al Concurso de Acreedores. Por lo tanto toca esperar ya que Retabet Bilbao Basket se encuentra en ese estadío de la enfermedad en el que toca ver la evolución de la medicación aplicada.   Otra complicación existente en el paciente es la deuda contraída con Hacienda y Seguridad Social, por mor de los aplazamientos en las cuotas, en el IVA y en el IRPF. Aplazamientos que ya se negociaron en el 2014 y cuyo pago de este año 2018 ha dejado al enfermo sin fuerzas dinerarias con las que resolver el día a día.  Dentro de ese tratamiento de choque, al que se debe someter el paciente, están sus abonados, socios accionistas y seguidores en general, como medicina de valor incalculable. Todos clamamos y suspiramos por algún indicador en la salud del enfermo que nos anime a creer que su curación es posible. El máximo activo que tiene este Club son sus fieles seguidores que, domingo tras domingo, se han dejado la piel, la voz y sus dineros, en gritar a los cuatro vientos el nombre de su equipo.  Por eso, y a pesar de la ausencia de parte médico, me consta que, en el box, el equipo médico trabaja a destajo para sacar al enfermo de esta situación.  Mientras hay vida… hay esperanza.
Por Juan Carlos Romo, 'Detrás de la canasta' 

@jcsromo

Un contenido de:
Juan Carlos Romo

Sábado, 02 de junio de 2018. 08:12
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *