Athletic Club | Victoria ante Spartak Bálsamo Anímico | Temporada 2017-2018
Secciones

El Athletic se trae el oro de Moscú

Reportar vídeo

1       

Cuando peor estaba el Athletic Club resurgió de sus cenizas en el frío Moscú y deja prácticamente sentenciada la eliminatoria ante un buen equipo. Ni los más optimistas podían imaginar esta gran victoria. No por las condiciones del rival, que tienen un gran equipo, sino por las sensaciones que transmitían los leones el último mes. Pero esto es lo bonito del fútbol, lo impredecible, que dos más dos no son cuatro.

El fútbol es el único deporte, que puedes ganar incluso jugando mal; en baloncesto, balonmano, tenis… es imposible. El fútbol es gol, es pegada, como así lo demostraba un día antes el Madrid contra el PSG, donde fue borrado del mapa durante 83 minutos, pero sin embargo ganaba el partido al final.
El Athletic partía de inicio con el mismo equipo en el medio campo y arriba, cambiando a Iago que es su competición, y entrando en la alineación Xabi Etxeita, que siempre cumple, y ponía en el lateral izquierdo a Iñigo Lekue a pesar de ser derecho. Empezaban los moscovitas dominando el juego, con posesiones largas, tienen mucha calidad en el centro del campo con Glushakov (gran disparo de fuera del área) y el brasileño Fernando Lucas, y mucho desborde con Quincy Promes que jugaba por la izquierda a pierna cambiada, y arriba el siempre peligroso Luiz Adriano.

Los zurigorris replegaban en su campo, basculando y detrás del balón. El dominio ruso era total, pero sí es cierto que sin profundidad, sin crear peligro. El problema era que cuando recuperaban el balón los bilbaínos lo perdían inmediatamente, con una infinidad de pérdidas de balón innecesarias, errores no forzado.
Los medios centros, sobre todo Iturraspe se metían demasiado atrás, por delante de los centrales, y poco a poco los rusos iban empujando y cada vez achuchando más, con tiros de fuera del área, Promes desbordando, Melgarejo revolviendo entre líneas… pero lo que tiene el fútbol, cuando peor estábamos, coge un balón Raúl García en banda, y filtra un gran pase interior en diagonal, para que aproveche, cómo no, el 'Zorro' Aduriz, regateando al portero y cruzando el balón. Golazo: 0-1.
El gol espoleó a los rojiblancos, Iturraspe y el equipo en general adelantó la presión 10 metros, estaban más sueltos, y los locales acusaron mucho el golpe. Empezaron a precipitarse y poco a poco fueron perdiendo el control del partido. Aunque todavía pegarían un poste.
En el minuto 39, Susaeta lanza una falta directa,  se queda el balón muerto en el área tras rechace de la barrera, y nuevamente el más listo de la clase Aritz, recoge el balón para remachar el 0-2, convirtiéndose en el 4º goleador histórico de esta competición, tras Larsson, Huntelar y Falcao.
Y seguidamente, antes del descanso, venía la traca final, una falta al borde del área  bien ensayada, con pase al hueco  a Williams, hace un gran centro, y en el rechace marca Mikel Rico con un poco de suerte poniendo el 0-3 en el marcador para ir a vestuarios.
Faltaba toda la 2ª parte, pero con un resultado espléndido. Intentó el Spartak dominar, pero el bajón anímico era grande, y encima recordemos que venían de estar 2 meses parados de pretemporada, y poco a poco eso se tenía que notar.
Marcaron el 1-3 sobre el min 60, pero apenas pasó apuros el Athletic, aunque a veces se pecó de precipitación, tiene que tener más calma, adueñarse del balón, y hacer correr a un equipo que estaba desarmado. Pudo poner la puntilla sobre la bocina Sabin Merino, sólo ante el portero, pero ajustaba demasiado y marchaba fuera una clarísima ocasión.

En definitiva, tiene que ser un bálsamo este resultado, sobre todo en lo anímico, no olvidemos que el fútbol es "un estado de ánimo", como decía Valdano, y esto le sube la autoestima a toda la familia zurigorri: equipo, cuerpo técnico, afición,...
Todavía quedan muchas cosas por mejorar, pero sí es cierto que se vio un equipo más comprometido defensivamente, con más trabajo y ayudas defensivas Williams y Raúl García, la defensa estuvo sensacional, sobre todo un inmenso Yeray, con ese ímpetu y agresividad que destila en cada disputa. Etxeita aportó serenidad y de Marcos, que empezó sufriendo, es un todoterreno y terminó aburriendo al buen extremo holandés. Iñigo Lekue a pesar de no subir demasiado, sí se esmeró y jugó más concentrado.
El fútbol demuestra que un equipo juntito, bien trabajado, con confianza, con muchas ayudas, comprometido, y con calidad y gol arriba, con eso te vale para ser un equipo muy competitivo. Si a eso le añades dosis de buen fútbol, se pueden hacer grandes cosas.
AUPA ATHLETIC! Egurreee!
Por Joseba Núñez, Entrenador Nacional de fútbol, Economista y Socio Compromisario Profesor de la Escuela de entrenadores. Comentarista y tertuliano de Onda Vasca Presidente de la Peña Athletic Juvenil 

Un contenido de:
Joseba Núñez

Viernes, 16 de febrero de 2018. 15:14
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *