Una Vizcaína Jugando en USA
Secciones

Baloncesto... ¿Vizcaíno o americano?

Reportar vídeo



    En el baloncesto vizcaíno han sido muchos los jugadores que han emigrado a tierras americanas para mejorar su formación baloncestística mientras sacan un título universitario y se vuelven con un idioma aprendido a la perfección. Pero no solo chicos han ido a la aventura, también una chica que tuve la suerte de entrenar en su último año senior en el Galdakao Ibaizabal.
Su nombre Gracia Alonso de Arminio, una ala-pivot de 1.81m que goza de gran intuición para el rebote y anota con facilidad desde cualquier distancia. Aprovecho este blog de baloncesto para que nos cuente como le ha ido la experiencia y para conocerla un poco mas.  ¿Cuales son las principales señas de identidad de tu juego?     Soy muy activa, tanto en defensa como en ataque, tengo buena noción de la linea de pase en el triangulo defensivo con la pelota y mi atacante para robar o salir a ayuda, recupero mi posición rápido, tengo en cuenta las virtudes de mis compañeras y dirijo mi juego entorno a ellas, juego agresivo, me gusta el contacto, y considero los rebotes ofensivos como pases.  FORMACIÓN  Has jugado en cuatro equipos Santutxu, Galdakao, Knoxville y FHU. ¿Qué has sacado y aprendido en cada uno?     El C.B. Santutxu fue mi vehículo al desarrollo del amor y pasión por este deporte. Todos sus integrantes, muchos de ellos jóvenes ‘en la época’ amantes del baloncesto—con ganas de comerse el mundo y marcar una diferencia en la vida de otros a través de su influencia y dedicacion al deporte—formaron, han formado y seguirán formando una gran parte de mi crecimiento como persona y jugadora. Aquellos como Javier Lozano, David Lozano, Sergio Aparicio, Iñigo Sainz-Trapaga, Iker Marcos, y muchos que me faltan por nombrar. ¡Perdonadme!  En Galdakao jugué nada mas un año, la temporada del 2009 al 2010, pero recuerdo llegar con tremendas ganas de superarme y con el honor de poder competir a nivel de primera división siendo senior. Aprendí disciplina, y trabajo duro.  En West High School me adapte rápido al sistema del equipo y antes de comenzar la temporada ya se pensaba que llegaríamos lejos. Había dos chicas que firmaron para universidades de la NCAA; yo caí como la tercera pata del trípode para ayudar al equipo a llegar donde nunca habían llegado – el campeonato del estado. Nos dedicamos mas a trabajar en jugadas, y enseñar a las ‘underclassmen’ algunas técnicas. Yo me dedique a jugar como se y a divertirme.  En mis cuatro años en Freed Hardeman University he madurado como jugadora y persona, y he desarrollado fuerza mental para controlar las emociones (enfado, frustración), concentrándome mas en los aspectos positivos del partido.  En cada uno de esos equipos has tenido un entrenador diferente. ¿Qué destacarías de cada uno de ellos y que te han enseñado?   -    Iñigo Saiz-Trapaga (C.B. Santutxu): Su virtud de crear esa conexión significativa/empática con sus jugadoras nos guió hacia un próposito colectivo, que era luchar por la victoria si o si, a darlo todo por el todo. Nos enseño a no renunciar, a aprovechar cada minuto de partido, incluso hasta en las peores circunstancias. El sentimiento de orgullo de haberme formado en el C.B. Santutxu aun perdura, como también perduraran de por vida las amistades allí creadas. -    Oscar Villaverde (Galdakao Ibaizabal): Su conocimiento del deporte y de los avances tecnológicos me ayudo a tener una perspectiva mas objetiva de mi forma de juego. Nos grababa, fotografiaba en el aire para evaluar técnica de tiro. Analizábamos en video nuestras propias defensas y ataques de partidos anteriores para matizar errores y trabajar en ellos, se curraba videos de los equipos contrarios para estudiar sus jugadas y posibles defectos, e inumerables pequeños detalles que hacen a Oscar ser tan respetado; por puro amor al arte! -    Coach Gambrell (Knoxville High School): Me mostró lo importante que es disfrutar del deporte y de tener en cuenta a tus compañeras a la hora de llevar la carga del partido. -    Dale Neal (FHU University): Sus filosofías de juego – ‘Do work, and Don’t let your teammates down’ – o ‘Play hard, Play smart, & Play together’ – han fortalecido mi noción del juego en equipo, el cual ya consideraba ser la clave del éxito. Sus conocimientos baloncestisticos y lecciones de la vida me han ayudado a madurar como persona y jugadora y a mantener el control emocional durante los partidos.   Después de cada temporada en verano vuelves a casa, y me llamas para hacer entrenamientos personales ¿Quién está mas loco/a, tú o yo?     Yo, por supuesto! A buenas horas se me ocurre llamarte… luego me vienes con las ultimas novedades de ejercicios en la red para entrenar diversas técnicas y me pones a trabajar como una mula!! Y yo que nada mas quería pasar mi verano de relax bien merecido y tirar unos tiros… jaja  Los entrenamientos con Oscar Villaverde son siempre muy exigentes, técnicos, y específicos para practicar la habilidades seleccionadas. Pero no me arrepiento. El trabajo duro da sus frutos. Te lo curras, Oscar!!!  Jaja, gracias Gracia no se hacer las cosas a medias. ¿Qué importancia das a esos entrenamientos individuales y que has aprendido?     No solo estos entrenamientos de verano, si no de todos los entrenamiento durante mi estancia en Galdakao también, me han ayudado a ver mi juego de una forma objetiva, a no rendirme por cansancio, y a poner en práctica los meticulosos detalles que, al fin y al cabo, son los que acaban marcando la diferencia en el mejoramiento de cualquier técnica que quieras trabajar. Agradezco tu esfuerzo y el hecho de que invirtieras tu tiempo y dedicación incluso cuando no era conveniente para ti  EXPERIENCIA AMERICANA  Has jugado en la liga universitaria de la NAIA. Para los menos entendidos una especie de segunda división tras la NCAA. ¿En qué se diferencian?      Bueno, ese es el concepto que tiene la mayoría de las personas. Es verdad que el nivel no es tan elevado como el de la NCAA división 1 que podáis ver en la televisión con jugadoras enormes, pero la mayor distinción que se me ocurre es que la NAIA es una liga exclusiva de universidades privadas (‘religiosas’) en las que las becas son mas caras y los estudios tienen un mayor valor; el estudiante representa el prestigio de la escuela. El sistema educativo es muy estricto, con muchas reglas y se penaliza la mala conducta (beber, salir de fiesta…etc). Por ejemplo, hemos jugado contra Lipscomb University, de Nashville TN, al principio de esta temporada como exhibición, la cual esta en la NCAA división 1, y hemos ganado. Ellos solían estar en la NAIA y decidieron hacerse públicos subiendo a la NCAA. No se asciende por méritos deportivos sino económicos. Lo que puede hacer cualquier universidad pagando un dinero. La NCAA tiene por regla que los entrenadores no pueden ser profesores. Ahi ya entra el tema de tener que extender el ‘staff’ y pagar diferentes sueldos; en la NAIA, los ‘coaches’ son licenciados/doctorados y dan clases a la vez que entrenan a un equipo.  Nota: Knoxville (NCAA), 27,410 Inscripciones/año y coste semestre: $5,938          Freed-Hardeman (NAIA), 1,942 Inscripciones/año y coste semestre: $10,234  ¿Cómo valoras estos cinco años jugando en el West High School, Knoxville TN y en Freed-Hardeman University (FHU)?     Valoro mi crecimiento y madurez como jugadora y persona. No solo he estado jugando y mejorando/ampliando mis habilidades baloncestísticas, sino también tratando de sumergirme y adaptarme en una cultura y lengua ajena, lejos de tu tierra, de tus familiares, amigos, y personas queridas.   Tus números en FHU han ido subiendo en cada temporada hasta llegar a los 16 puntos, 13 rebotes y 3 robos por partido con un 45% de acierto en el tiro. ¿Cuál ha sido el secreto?     No ha sido fácil, dejadme que os diga. Ha habido momentos de soledad y nostalgia, pero lo que me ha sacado a flote, la receta del éxito, ha sido el trabajo duro/diario, determinación y perseverancia.   Has disfrutado de una beca deportiva mediante la cual te has costado los estudios universitarios . ¿Un sueño hecho realidad?     Realmente vino inesperado. Después de mi año de intercambio en ‘High school’ pensaba regresar a casa y empezar una carrera. Nunca me hubiera imaginado que tendría la oportunidad de vivir esta experiencia. Estoy muy agradecida a mi entrenador, Dale Neal, por haber confiado en mis capacidades desde el principio y haberse atrevido conmigo. Se que no le he decepcionado.  ¿Cómo era un día tipo en la universidad para poder compatibilizar basket y estudios?     La verdad que muy estresante y trepidante. Aunque esa ha sido la clave conseguir el objetivo. El no parar, siempre enfrentándote a nuevos retos (éxamenes, partidos, practicas en el hospital). Cada año vuela mas rápido que el anterior. Un día típico: clases o practicas en el hospital durante el día, entrenamiento por la tarde, y deberes o estudiar por la noche. No mucha vida social ‘if you know what I mean.’  ¿Qué es lo que has aprendido del baloncesto americano y que recursos has añadido a tu juego?     He aprendido mas juego individual; uno contra uno y técnicas individuales de rebote. He añadido bote y tiro producto del trabajo contigo (Oscar Villaverde) durante las vacaciones de verano.  FUTURO  Ahora que se acabada tu periplo americano. ¿Cual son tus planes de futuro?     Cuando me preguntan por mi propósito de futuro, los americanos se vuelven locos cuando les digo que vine a USA a jugar a baloncesto, que la carrera de enfermería es solo un ‘back up plan’ – plan B. No comprenden como he podido dividir el esfuerzo y la dedicación que hay que sacrificar para tener éxito en un deporte mientras cursando una de las carreras mas difíciles y exigentes de Estado Unidos. ‘It blows their mind.’  Una vez licenciada, y cerrando la etapa universitaria Americana, estoy expuesta al mundo laboral y decido hacer del baloncesto mi vocación—por lo menos hasta que el cuerpo aguante, ‘knock on wood’. Me gustaría volver a Europa y seguir puliendo mis habilidades baloncestísticas.   Aquí en Bizkaia disfrutamos de un equipo en Liga Femenina con el Gernika Kesb y otro en Liga Femenina 2 con el Galdakao Ibaizabal. ¿Cómo ves a ambos equipos?     Los dos tienen muy buena reputación y obviamente se han ganado sus respectivos puestos trabajando duro, sacando lo mejor de cada jugadora individualmente y lo mas importante intensificando el juego en equipo. Tuve la oportunidad de viajar con el LF2 del Galdakao a algún partido en el 2010 y fue una muy buena experiencia. Seria un honor para mi poder ganarme un hueco en un futuro cercano y competir en la elite del baloncesto femenino de España.  Gracias Gracia, por la entrevista y por haberte dejado entrenar como no he visto a nadie. Has sido una motivación por tus inmensas ganas de querer aprender siempre algo nuevo. Y me quedo una frase que has dicho y que me servirá para mi trabajo como entrenador, “considero los rebotes ofensivos como pases“, brutal.
 
 
 

Un contenido de:
Asís Martín

Sábado, 04 de abril de 2015. 06:22
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *