Athletic Club | Balada Triste Temporada
Secciones

Revoluciones

Hoy escribe en ElDesmarque Bizkaia Alejandra Herranz.

El 2-0 final no hizo justicia a lo buscado: dos disparos en los largueros, un gol anulado. Aun así, nos conforma: la incesante búsqueda de Williams, el cabezazo de gol de Muniain y el disparo seco y a guardar de Aduriz, la seguridad en la zaga central de Unai Núñez y de Íñigo Martínez, un Kepa Arrizabalaga soberbio.

En el Betis se acordaron de tirar a la portería de San Kepa en el minuto 80 de juego; aun así, les fue anulado un gol: mal anulado para Santi Segurola, bien anulado para mí (el jugador carga contra el portero en plena área chica).  Para este encuentro, Ziganda decidió cambiar de dibujo. Volvieron Aduriz, Yeray, Saborit y Beñat, Muniain desde el minuto inicial y Córdoba, Iturraspe y Susaeta comenzaron en el banquillo. Y no estuvieron ni De Marcos ni Raúl García.  Llegó tarde Ziganda a la revolución táctica: apenas quedan dos jornadas para que finalice esta temporada modelo 2017-2018. Mientras tanto, el Bilbao Athletic ganaba 3-0 a domicilio al Osasuna.
  Suena el Toto Berizzo para sustituir al Kuko, quien comienza a hablar en tiempo pretérito. Berizzo, discípulo de la escuela de Marcelo Bielsa, (el último revolucionario del Athletic), hizo un buen trabajo en su paso por el Celta de Vigo y tuvo un desempeño acaso desconcertante en el Sevilla, del que fue invitado a irse por la puerta de servicio en un momento crítico de su salud.  Este es el panorama que comienza a vislumbrarse para la próxima temporada. El oráculo no se anima a hacer predicciones: ¿Qué once estable tendremos? ¿Habrá fichajes? ¿Cuál será el proyecto deportivo que aúne el primer equipo con el filial, en un trabajo con miras de futuro?  Formulo estas preguntas un par de días después de que se haya cumplido el trigésimo-quinto aniversario de la gabarra navegando por la ría ante un millón de personas tras haber conquistado la Liga modelo 1983-1984. Entonces era otro entrenador y otros jugadores y otro contexto del fútbol profesional; pero el espíritu era el mismo: el fútbol de cantera.  Cuesta triunfar con canteranos en este deporte híper-profesionalizado, híper-intermediado. Aun así, la cantera continúa siendo nuestra baza, acaso nuestro órdago. Sin duda, nuestra particular revolución. Sea el proyecto que sea, que tenga bien presente que la revolución comienza en las raíces.
Alejandra Herranz, periodista y blogger
@aleherranz

Un contenido de:
ElDesmarque

Sábado, 05 de mayo de 2018. 17:25
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *