Cádiz - Zaragoza | Jornada 39 Segunda División 2017/2018
Secciones
Cádiz CF
2-0
Real Zaragoza

Golpe sobre la mesa en un partido para enmarcar

Barral, felicitado tras el 1-0 (Foto: Cristo García).

Había que ganar y lo hizo. El Cádiz se ha impuesto al Zaragoza en un partido en el que ha sido muy superior a su oponente y llega a la cuarta posición. El equipo salió al ataque sin olvidarse de defender y gracias a los golazos de Barral y de Álvaro fue capaz de dar un golpe sobre la mesa.

El Cádiz saltó al campo con una ambición evidente. Cervera había mandado un claro mensaje con una alineación ofensiva, pero el primer remate peligroso fue de Toquero a los tres minutos, pero después de un buen desmarque su disparo le salió flojo. En muy poco tiempo el equipo maño empezó a demostrar por qué era de los mejores de la segunda vuelta.
El conjunto aragonés mostraba su calidad y sembraba el miedo en la grada, pero el fútbol es imprevisible y el Cádiz se puso por delante en su primer disparo con una excelente maniobra de Barral a la media vuelta. Fue un golpe para el Zaragoza, que empezó a perder el balón y a usar los malos modos cuando veía que se le complicaba la noche.
En el primer cuarto de hora se estaba viendo al Barral que esperaba el cadismo y no sólo por el gol, sino también por su constante presencia en el partido, con apariciones muy acertadas con y sin balón. En el primer tiempo cualquier parecido entre el Cádiz timorato y plano de otras jornadas y éste era pura coincidencia.
Cuando se llegaba a la media hora, ya el Cádiz no llegaba tanto y se empezaba a precipitar cuando tenía el balón. Había asfixiado a su rival y a través de Barral creaba peligro tanto en juego como en el balón parado. El Zaragoza seguía algo aturdido tras el gol, pero empezaba a tener más la posesión tras haberse visto superado claramente.
Los últimos minutos del primer periodo fueron de dominio maño y eso creaba inquietud de un público que había disfrutado mucho en la primera media hora. Dos penaltis reclamó el equipo cadista en ese primer tiempo por sendas manos, ésas que nunca se sabe a ciencia cierta qué criterio se sigue. El esfuerzo del equipo de Cervera había sido brutal y llegaba al descanso justo de fuerzas. 
Los 15 minutos de relax sentaron bien a los amarillos y en la primera llegada estuvo Carrillo a punto de hacer el segundo tras un buen centro de Álvaro. La réplica la puso Javi Ros en el minuto 48 con un disparo lejano que obligó a Cifuentes a intervenir. El Zaragoza buscaba el empate a toda costa, pero el Cádiz no le perdía la cara al partido.
Como sucediera en el primer tiempo, el equipo cadista era capaz de desactivar el arranque inicial de su oponente y robaba con frecuencia y llegaba al área. Si los locales golpeaban eran capaces de desnivelar el partido y se dieron dos circunstancias básicas. Primero, la expulsión de Delmás en el minuto 66 y, acto seguido, el segundo tanto amarillo precisamente por la banda que había dejado huérfana el lateral. Perea conectó con Álvaro con maestría y el utrerano marcó en una gran jugada individual.
Con un jugador más y con dos goles de ventaja afrontaban los cadistas los últimos 20 minutos. Había que sufrir, pero la situación era ideal. Cabía esperar el arreón final del Zaragoza, pero el Cádiz estaba teniendo recursos y pulmones para quitarle el balón y el paso de los minutos beneficiaba a los locales.
Garrido se multiplicaba en la medular y aunque ya no estaba Perea para inventar, el Cádiz era capaz de llevar el control. El equipo de Natxo González estaba muy tocado y se escuchaba incluso algún olé en la grada cuando veían a su equipo, por fin, ganando de nuevo y ante un rival del máximo nivel. 

Un contenido de:
Francisco José Jiménez

Lunes, 14 de mayo de 2018. 20:48
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *