Juan Carlos Aragón defiende a Kichi y critica a la Policía | La Torre de Preferencia
Secciones

Kichi, Araca la Cana

Reportar vídeo


"Agüita, la policía", que significaba en el montevideano castizo de los años 20. Te lo recuerdo, alcalde, por si te vale de SOS codificado para controlar a los malos, que tienen tela. Que la policía pida la dimisión de mi alcalde es señal inequívoca —al menos para mí— de que mi alcalde está haciendo algunas cosas bien, por ejemplo, vacilarle a la policía, que ya iba siendo hora de que alguna autoridad dejara de tocarle el tambor a cualquier precio. Vender pescado en la calle estará fuera de la ley, pero para meter dentro de la ley todo lo que en este país está fuera, hay que borrar el país del mapa y hacerlo de nuevo.

 
Hay cosas que, en determinadas circunstancias, la policía y todo aquel que pertenezca a un cuerpo o fuerza de seguridad del Estado, debe tener en cuenta. Cuando el gobierno atenta contra el pueblo, la policía tiene que escoger de qué parte se pone. Puede recordar cuál es su origen y no rebasar determinadas líneas morales aunque alegue que una orden superior le obliga o puede colaborar ciegamente con quien le paga y olvidarse de su origen, de sus vecinos y hasta del vientre de su madre, como hacen muchos de ellos.
Cuando disculpan a los malos con el balsámico "es un trabajo como otro cualquiera" yo protesto, porque no lo es. En modo alguno lo es. Es un trabajo, cierto, pero bien distinto al resto. Tanto, que puestos a tener un altercado en la calle, prefiero tener enfrente a un macarra, antes que a un policía, porque del primero me puedo defender, pero del segundo no. Él puede usar legítimamente la violencia contra ti, pero yo contra él no. Muchas veces he pensado qué pasará por la mente de un policía cuando tiene que disolver a palos una manifestación de gente que está defendiendo su puesto de trabajo el mismo que en ocasiones él defiende , o cuando tiene que sacar a una familia de su casa -una casa como la que él habita y una familia como la que él lleva adelante-, o cuando tiene que detener a un pringao por vender 4 bellotas de hachís el mismo que en ocasiones él también fuma o cuando tiene que denunciar a un vendedor ambulante de pescado el mismo que en ocasiones él también come. Y así podría seguir hasta llenar un libro.
Si yo cualquier profesor fuera perfecto en el cumplimiento de mis deberes profesionales, como sucede en el caso de la policía, probablemente no titularían muchos de nuestros alumnos, incluidos algunos hijos de policías. Incluso algún policía es policía porque más de un profesor de lengua hizo la vista gorda muy gorda con él. Y sucede que, porque el alcalde haya defendido a un ciudadano denunciado por vender pescado en la calle (ni que hubiera matado a alguien), moral y simbólicamente, resulta que la Policía Local de Cádiz pide su dimisión. Por esa regla de tres el pueblo de Cádiz tenía que pedir la disolución del Cuerpo, aunque solo haya sido por la desvergüenza con la que han consentido que los concejales y la alcaldesa anterior aparcasen de aquella manera con carné de minusválido incluido y fuesen a la velocidad que les diera la gana, mientras se llevaban con la grúa de Don Pepe Blas casualmente gerente de Emasa el primer coche que tenía una rueda en amarillo, en una ciudad en la que no hay aparcamiento y la miseria se come barrios enteros. Pero no me extraña. Sólo un Cuerpo que repite sistemáticamente ese tipo de actuaciones es capaz de poner a la democracia contra la pared pidiendo la dimisión de un alcalde electo, por el simple hecho de haber manifestado públicamente que entre los malos y los pobres, los pobres, aunque no estén del todo dentro de la ley. Yo también, alcalde.
Sólo el día que, por desobedecer las leyes que nos parecen injustas, el número de delincuentes superemos al de policías y contemos además con la solidaridad activa de las autoridades civiles, como en el caso de mi alcalde, sólo ese día podremos soñar con que la justicia social viene de camino. De momento está en el Mismísimo Carajo D.F.
JUAN CARLOS ARAGÓN

Un contenido de:
Juan Carlos Aragón

Domingo, 29 de mayo de 2016. 09:36

9 comentarios

  1. Juanin

    De acuerdo, pero y el de la pescadería que paga su dinero por ser autonomo, sus impuestos, la luz, el agua, el alquiler y 250 millones de cosas mas.... No se ve perjudicado en la venta ambulante de ese hombre? Ese hombre puede vender mas barato por no tener tantos gastos... Por lo tanto, ni dimisión, ni defender al que defrauda, solo entenderlo. Un abrazo juanca

  2. miguel

    Simplemente chapo

  3. Cristian

    esta comparsa de juan carlos se llama los principes 😉

  4. Isabel

    Nunca mejor dicho, ole tú

  5. Jesus

    Pues sólo puedo estar en contra de usted. Para empezar y para terminar, si su loado alcalde quiere ayudar a sus vecinos no es esa la manera, al menos en el caso que menciona usted, sino que como alcalde que es ahora, saque a la luz un edicto en el que permita la venta ambulante de pescado sin control sanitario, pescado que deseo tome usted hasta la saciedad, mas no sus hijos, que no tienen la culpa de tener un ignorante como cabeza de familia. Ésa y no otra sería la forma de hacer las cosas para un alcalde y no actuar como lo que era antes y sigue siendo a pesar del cargo, un perroflauta caradura que a la primera oportunidad que tuvo se subió al barco, no a pescar, sino a trincar.

  6. Breca

    Antes de actuar, con la ley por delante o sin ella, hay que ponerse en el lugar de la persona a la que se va a obligar por ley: es decir, hay que pensar siempre.

  7. Javi

    Es muy fácil defender y escribir en esos términos cuando se ha tenido problemas con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y por cometer actos delictivos. He dicho y él lo sabe.

  8. alfonso

    Sinceramente, parece mentira que alguien que se dice ser docente haga este tipo de manifestaciones.
    Vd. Tendrá muchos conocimientos de sus asignaturas, pero está claro que no conoce la legislación vigentel, igual que si Vd. Tiene 4 chavales que no le gustan en su clase no puede por su cuenta y riesgo negarse a darles clase, la policía no puede decidir que leyes hace cumplir y cuáles no, no existe la objeción de conciencia en la policía, es un cuerpo jerarquizado y sujeto a las leyes, por lo que la única parte de la que se puede poner la policía es la LEGAL, si no le gustan las leyes luche por cambiarlas, que para eso está el legislador, si un policía se niega a cumplirlas puede perder su trabajo, incluso ir a prisión, ¿le va a pagar Vd. El sueldo a ese policía?, ahh claro, eso no es asunto suyo….
    ¿Sabe Vd. lo que es un delito? VENDER DROGA es un delito, le recuerdo, que la droga es un problema de salud pública, que ha provocado cientos de miles de muertos en el mundo, y que mueve fortunas superiores al PIB de muchos países, el “pringao” que vende cuatro bellotas está favoreciendo la proliferación de las mafias, y se le pilla con cuatro, pero se dedica a eso, así que ha vendido muuucho más.
    Normalmente, cuando uno estudia aprende que cuando se generaliza se está siendo injusto, tengo 44 años, NUNCA HE FUMADO, y mucho menos TOMADO DROGAS, y desde los 18 años no bebo alcohol, y la mayoría de mis conocidos no toman ningún tipo de drogas (y, en caso de que las tomaran sería una infracción administrativa si lo hacen en la vía pública).
    Supongo que Vd. Estará de acuerdo en que son necesarios los impuestos, los que Vd. Y yo pagamos para tener sanidad, para tener educación, para tener seguridad, etc…, PUES LOS VENDEDORES AMBULANTES NO PAGAN NINGÚN IMPUESTO por la actividad que realizan, a parte que tampoco hay ningún control de sanidad sobre el pescado que venden, cada vez que abren la puerta del vehículo cambia la temperatura del pescado, por lo que al final de la mañana este no está en óptimas condiciones, y, SI COMO PESCADO, pero lo compro en sitios que me dan garantías de higiene, y, que supongo que tributan.
    Está claro que nunca ha tenido un altercado en la calle, sino no diría tan alegremente lo de que prefiere enfrentarse a un macarra que a un policía, tengo que recordarle que un policía tiene muy tipificados los momentos en que puede usar la fuerza, si lo hace en otros momentos se le puede condenar por TORTURAS.
    Le recuerdo que las manifestaciones autorizadas no tienen por qué ser disueltas, salvo que se salgan del itinerario o haya violencia, me gustaría saber que pensaría si una manifestación pasara por su casa, le quemaran el vehículo y reventaran su portal, seguro que pensaría “¿por que no la disolvieron antes de que llegara a esto?”
    ¿Sabe lo que es la propiedad privada? A ver si le ocuparan su casa cuanto tardaría Vd. En llamar a la policía para que echaran al ocupa, esto lo ordena un juez, y la policía no puede negarse, hacerlo sería un delito de desobediencia, por lo que perdería su trabajo.
    También se nota que Vd. No tiene que lidiar con los ocupas, donde yo vivo hay edificios enteros ocupados, los vecinos están amargados, en todo el barrio aumenta la inseguridad, al edificio no se puede entrar porque está con excrementos por todos lados, se han creado mafias que ocupan casas y luego las alquilan, o extorsionan a los legítimos propietarios para que les paguen para irse, cosa que terminan haciendo, ya que les sale más barato que ir a juicio, y, en cuanto salen de una ocupan otra.
    Pide la disolución de la policía, si son tan valientes, denle una semana de vacaciones a toda la plantilla, a ver como se organiza el municipio ¿Por qué piensa Vd. Que trabajan 365 días al año las 24 horas? Pues muy simple, la policía es la línea que separa la anarquía de un estado democrático, son imprescindibles para mantener la seguridad y el orden público.
    Le recuerdo que lo que hace una sociedad democrática es el IMPERIO DE LA LEY, que para todos sea igual, según su opinión, yo no quiero pagar a hacienda, me parece injusto, por lo que debería negarme….. si todos lo hiciéramos a ver quien pagaba su sueldo, el mío, los hospitales, las escuelas, etc…

  9. alfonso

    es muy fácil criticar cuando no se publican los comentarios contrarios a sus opiniones

Enviar comentario Ver los 9 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *