Crónica: Deportivo 2-1 Levante; Jornada 30
Deportivo
2-1
Levante

Por fin llegó el triunfo

Reportar vídeo


Tras ser alentado desde el hotel por su afición, que respondió al llamamiento de Riazor Blues y generó desde la previa un ambiente de partido grande y trascendental, Víctor Sánchez del Amo decidió volver a los orígenes y apostar por el sistema que mejores resultados le ha dado hasta el momento: 4-4-2. Cani, tras la lesión que le mantuvo apartado el último, regresaba al once junto a Juanfran, Navarro, Luisinho, Lucas y Luis Alberto. Todos ellos se habían quedado fuera en el Vicente Calderón para estar al 100% ante el Levante. La sorpresa, que Álex Bergantiños arrancaba en el banquillo tras 17 encuentros consecutivos como titular y dejaba así su puesto a Celso Borges como acompañante de Mosquera.

Por su parte, el Levante repitió el once que había vencido y convencido ante el Valencia, con Rossi y Deyverson como principal amenaza ofensiva y Morales y Verdú tratando de asistirlos desde la banda. Sin complejos, el colista demostró desde el inicio que tiene talento y juego para salir del farolillo rojo y, por momentos, maniató al Dépor y movió la pelota de lado a lado colgando balones al área de Lux. No hubo grandes sustos para el meta argentino, pero el balón rondaba sus dominios con relativa frecuencia. 
En un primer tiempo de dominio alterno y sin grandes ocasiones, dio un pequeño arreón final el cuadro herculino y encontró el gol cuando la desesperación parecía empezar a contagiarse del campo a la grada. Lucas, que hasta entonces había estado bien maniatado por los centrales, se fue a la izquierda para recibir con espacios y desde ahí inició una jugada que, tras pared con Cani, terminó en área pequeña y en las botas de Luis Alberto. Donde casi todos tiemblan y aceleran sus pulsaciones, el andaluz mostró clase y sangre fía para controlar, recortar y esperar el momento justo para enviarla a la red rodeado de granotas. Una vez más, decisiva la conexión entre el '7' y el '21'.
Sin embargo, la alegría solo duró poco más que los quince minutos del descanso. Sin que los aficionados tuvieran tiempo para sentarse tras el intermedio, Giuseppe Rossi recibió un balón en la frontal y demostró por qué llegó a ser uno de los mejores delanteros de Europa: escondiéndola y girando con su cuerpo, se quitó de encima a Arribas y definió bien ante Lux.
Vuelta a empezar, con mismo guión que en el primer tiempo. Fases de domino para cada equipo, sin que ninguno fuera capaz de generar grandes ocasiones. Tras el ingreso de Fede Cartabia, que sustituyó a Cani y aportó desborde y electricidad por el costado diestro, trató de apretar el Dépor y buscar la victoria en la recta final. Rozó el 2-1 Fajr, con un derechazo desde la frontal tras jugada del argentino, pero se encontró con una gran parada de Mariño. 
Parecía el encuentro encaminado a un nuevo empate, pero, de nuevo en una acción generada por Fede, apareció por fin la fortuna para el Dépor. Lucas, llegando desde atrás, remató contra el poste y la pelota se coló en la portería tras tocar en la espalda de Mariño. No hubo esta vez sorpresa amarga de última hora y, por primera vez en 2016, los coruñeses lograron que los tres puntos se quedaran en casa. Con 36 unidades, el Deportivo regresa al centro de la tabla y marca ahora una diferencia de 8 puntos sobre el descenso y 12 sobre el Levante.
 

Un contenido de:
Martín Castiñeira

Sábado, 19 de marzo de 2016. 18:45
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *