Dépor | La cara B del ascenso del Fabril

La cara B del ascenso del Fabril

Reportar vídeo

1       

No solo era un objetivo deportivo. También una necesidad. Contar con un filial en Segunda División B se había convertido en algo innegociable para el área de fútbol base del Deportivo, que no lograba darle salida a los futbolistas criados en Abegondo con su segundo equipo en la Tercera División. Tras varios intentos, ayer se logró el ansiado ascenso frente al Cacereño.

La categoría para una generación que promete

El club tiene muchas esperanzas depositadas en el actual juvenil, que prepara Rubén Coméndez. El equipo juvenil ha competido en División de Honor correctamente para ser una plantilla cuya mayoría de integrantes son de segundo año. Quieren darle la categoría que merece a esta generación.

La cadena de formación

Este término retumbaba continamente en la cabeza de Albert Gil. Necesitaban darle valor a la cadena de formación y, para ello, era imprescindible jugar en Segunda B. Los rivales son mejores, más duros y permite curtir al futbolista de otra forma.

La cercanía al primer equipo

La distancia competitiva era enorme. Así, con equipo en Segunda B, se supera un escalón más.

La necesidad en el panorama actual

La mayoría de filiales han ido ascendiendo y afianzándose en Segunda División B. Los pasos del Barça B y Real Madrid Castilla por Segunda son efímeros en etapas de una, dos o tres temporadas. Solo el Sevilla Atlético sobrevive en el fútbol profesional.

La necesidad económica

El club tiene una importante deuda. Con el filial en Segunda B se pueden traer otro perfil de jugadores para acabar de hacerlos y dar el salto al primer equipo.

Un contenido de:
ElDesmarque

Lunes, 29 de mayo de 2017. 14:00
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *