Dépor | Entrevista a Cristóbal Parralo, entrenador del Deportivo, en ElDesmarque

Cristóbal: "No paso por mi mejor momento como entrenador"

Cristóbal Parralo, entrenador del Deportivo (Foto: Óscar Cajide).

Cristóbal Parralo (Priego de Córdoba, 1967) ansía alterar el rumbo del Deportivo. El responsable técnico de la primera plantilla no oculta su frustración por los decepcionantes resultados obtenidos en la primera vuelta de la competición y tampoco esconde las dificultades que su grupo de trabajo se ha encontrado a la hora de intentar corregir las carencias de la actual plantilla.

– ¿Cómo se siente Cristóbal Parralo dos meses y medio después de hacerse cargo de la primera plantilla del Deportivo?
Con la misma preocupación que podemos tener todos los que queremos que el Deportivo vaya mejor. Por mi manera de ser, me responsabilizo mucho e intento involucrarme lo máximo posible para lograr salir cuanto antes de esta situación. No es nada fácil y estamos sufriendo; sabiendo que hay tiempo para mejorar, pero también que hay que hacerlo ya. Me gustaría estar en otro tipo de escenario, porque nos está costando corregir los problemas que detectamos desde el primer día. Necesitamos regularidad para poder salir de la zona baja de la clasificación y seguimos buscando ese equilibrio para poder mejorar.
– ¿Recuerda haber sufrido tanto en sus anteriores experiencias profesionales?
Siempre se sufre, pero ahora mismo se sufre mucho y la verdad es que no paso por mi mejor momento como entrenador. Pensaba que todo sería diferente, pero estas cosas te hacen más fuerte.
– No hay que retroceder demasiado en el tiempo para comprobar cómo varios miembros del vestuario o incluso el presidente aspiraban a finalizar la temporada en la décima plaza.
No me importa que se busquen objetivos altos, pero luego hay que demostrar el nivel sobre el césped. Está bien que uno tenga confianza en sí mismo y en el equipo si después se consigue competir cuando se juega. Competir no solo significa tocar bien el balón cuando lo tengo, también requiere cuidar los detalles, saber en qué momento hay que hacer las cosas, cuándo hay que parar el juego y también cuándo es necesario darle continuidad. Y eso es lo que nos falta a nosotros y encaja con las carencias que yo detecto. En la plantilla hay jugadores con talento, pero tenemos que saber qué hacer en cada momento. Esa es la única manera de ganar los partidos.
– ¿Qué debe de corregir de inmediato el Deportivo para sumar de tres en tres con regularidad?
Dejar de encajar goles es importantísimo para nosotros. La mejora del equipo tiene que llegar cuando éste no posee la pelota, y no es solo un trabajo de la la línea defensiva. Necesitamos ser más intensos, agresivos, competir, hacer alguna falta a veces... Somos un poco inocentes y eso es algo muy mejorable. No solo se compite cuando tienes la pelota y la juegas; cuando la pierdes el equipo tiene que volverse más intenso, más agresivo, y saber defender mejor.
– ¿Llega a desesperar la fragilidad defensiva y el volumen de goles encajados en los primeros minutos de los partidos?
El ejemplo más claro lo tuvimos en el derbi contra el Celta. Salimos al campo después de trabajar bien durante la semana y a los tres minutos y medio nos meten un gol. El equipo se repone, juega bien, genera situaciones y en la primera llegada del rival nos meten el segundo. Te vas al descanso perdiendo 0-2 en un partido en el que futbolísticamente has sido mejor, pero no has competido mejor. Tienes situaciones ofensivas y juegas bien, pero también cometes errores graves.
– ¿Cómo pueden conseguir esa intensidad y esa agresividad que siempre demanda? En Villarreal, a pesar de haber cometido algunos errores defensivos, el equipo se agarra al partido con la entrada de Çolak y el cambio de dibujo, lo logra empatar y con el 1-1 de nuevo se tambalea.
A veces eso o lo lleva de serie el jugador o no lo lleva. Como dices, en Villarreal, después de empatar, hay una subida de nuestro lateral derecho y luego otra de nuestro lateral izquierdo que eran opciones para nosotros en ataque y que finalmente se acaban convirtiendo en contragolpes del rival. Y eso nos pudo costar el punto que tanto habíamos peleado. Lo que no has podido ganar, no lo puedes perder luego. Hay que estar mucho más centrado, gestionar mejor los tiempos en cada momento.

Cristóbal Parralo, entrenador del Deportivo (Foto: Óscar Cajide).
– ¿A qué le supo el empate en La Cerámica?
Es un punto para la esperanza, pero lo tenemos que hacer bueno esta semana contra el Valencia. Lo que nos falta no es un tema de actitud o de pensar que es solo entrega y sacrificio. Es competir, estar bien organizados y tener intensidad defensiva. Que los rivales no te hagan daño con tan poco. El punto me dice que el equipo no bajó los brazos, que quiere. 
– La visita al Villarreal no llegaba en el mejor momento para la entidad. La desvinculación de Richard Barral, toda la polémica generada alrededor de las primas... ¿Cómo vivió estos acontecimientos? ¿Varía su protagonismo en el mercado de fichajes tras la salida del director deportivo?
Fue una semana muy complicada por todo lo que sucedió. Yo intenté que todos nos abstrajésemos del día a día para centrarnos en el partido. En relación a mi función, sigue siendo la misma: sacarle el máximo rendimiento a la plantilla. A partir de ahí, si hay algo en lo yo que pueda ayudar y a su vez puede servir para conseguir mejorar al equipo, daré mi opinión e intentaré aportar lo que pueda.
– ¿Cómo era su relación con Barral?
Mi relación con él era cordial, muy profesional. Creo que Richard ha hecho un gran trabajo y en circunstancias muy complicadas desde que cogió la dirección deportiva, siempre con presupuestos muy ajustados para poder hacer buenas plantillas. Esa posición, la de director deportivo, desgasta, sobre todo cuando las cosas no van bien. Es un cargo duro y difícil, así que entiendo y respeto mucho el trabajo que ha hecho en el Deportivo.
– ¿Ya le han pedido opinión sobre posibles fichajes? 
El mercado se mueve desde hace tiempo y hay diferentes propuestas. La operativa es la misma: primero la dirección deportiva filtra y al final el que pueda llegar debe reunir condiciones de todo tipo, no solamente futbolísticas. También tiene que encajar en las posibilidades económicas del club.
– ¿Le han sugerido la posibilidad de perder a un hombre importante en el mercado?
El club lo que quiere es reforzarse, no perder potencial. Y estoy de acuerdo con esta visión. En un mercado así los únicos jugadores que deben encontrar acomodo deben de ser los que tienen menos participación en el equipo y quieren jugar. Hemos de ser muy claros en ese sentido.
"El club lo que quiere es reforzarse, no perder potencial"
– El Deportivo dejó salir a Álex Bergantiños y Laure en verano y apostó por otras alternativas de distinto corte. Seis meses después, el club peina el mercado buscando jugadores agresivos e intensos en esas posiciones.
El Deportivo busca jugadores que ayuden a mejorar la carencias que tenemos. Se fueron futbolistas porque en ese momento se consideró así, yo no estaba y tampoco puedo enjuiciarlo, pero sí que se intentan conseguir esas cosas que nos faltan.
– Los refuerzos, ¿del centro del campo hacia atrás?
Diría que sí. No quiero hablar demasiado, porque debemos fortalecernos y puede ser que no venga nadie. Donde tenemos más errores y los pagamos un poquito más es en esas posiciones en las que nos falta esa agresividad que nos haría mucho más sólidos.
– Volviendo al partido contra el Villarreal, ¿cuándo se decantó por emplear el 4-1-4-1 de inicio? ¿A raíz de los problemas físicos de Lucas Pérez? Con anterioridad había ensayado con Andone y él como referencias en punta.
Durante la semana probamos un 4-4-2 [con Lucas Pérez y Florin Andone en punta], pero también te tengo que decir que, en ese entrenamiento, usamos otro sistema. Luego salió publicado que estábamos ensayando el 4-4-2, que es verdad, pero en esa prueba el otro equipo jugaba como el Villarreal [4-4-2 en rombo] y ya vimos que teníamos muchas dificultades para poder sostenernos ante un rival que juega con mucha gente por dentro y que se hace dominador si no cierras bien las líneas de pase. En ese entrenamiento, yo tuve claro que el 4-4-2 no era la idea adecuada para ese tipo de partido. Desde que acabó la sesión sabía que no podíamos jugar así y también que deberíamos acomodarnos de otra manera: meter a más gente por dentro para poder llegar a tiempo a las ayudas y ser mucho más competitivos.
– ¿Manejaba otras alternativas?
Teníamos varias opciones. Sinceramente, yo ya he dicho muchas veces que no me gusta jugar con tres centrales y dos carrileros, y para mí la opción contra dos delanteros y un mediapunta en rombo era jugar con un pivote por delante de los centrales, en lugar de alinear una defensa de cinco. Queríamos que el pivote ayudase y que vigilase al mediapunta, porque el Villarreal lo usa mucho para enlazar con los dos delanteros, y pensamos que lo mejor era salir con ese 4-1-4-1, con muchas ayudas y siempre basculando, porque ellos tampoco juegan con extremos. Como usan laterales largos, creíamos que nos daría tiempo a bascular hasta esas posiciones cuando se incorporasen y a volver a llegar por dentro después. Por eso usamos ese sistema contra el Villarreal.
– Sidnei y Albentosa se sintieron protegidos al jugar con un pivote y dos interiores por dentro. 
Es lo que pretendíamos con ese planteamiento. Es verdad que el equipo, exceptuando alguna jugada, se sintió más sólido, pero también funcionó porque el rival jugaba de una determinada manera.
– ¿Contempla seguir empleando este dibujo?
Nos condicionó el rival. Yo en el Fabril cambiaba mucho: nunca he modificado la idea de juego, porque eso lo mantengo siempre, pero a veces jugábamos 4-3-3 y otras 4-2-3-1, o 4-2-3-1 en defensa y 4-3-3 en ataque. En eso somos bastante flexibles.
– Uno tiene la sensación de que el Deportivo dispone de un grupo de centrocampistas con condiciones para combinar y asociarse entre ellos pero al mismo tiempo carece de un mediocentro más táctico, ordenado y que aporte estabilidad a sus compañeros, sobre todo sin balón. Han intentado ponerle remedio con diferentes ajustes, ¿pero comparte que a día de hoy sigue existiendo esa carencia? 
Sí, es una posibilidad muy clara. Quizá tengamos a muchos futbolistas con un perfil similar en el centro del campo y menos con un estilo como el que comentas, que te permite jugar distinto. Muchas veces salimos con un 4-2-3-1 para proteger esa zona, porque con un jugador no nos llega. Intentamos a menudo juntar a dos hombres por delante de la defensa porque en el fútbol actual la gente de banda se mete hacia dentro para participar, y si no colocas un doble pivote te reciben en espacios en los que superan tu línea, y a nosotros en esa situación se nos hace complicado. 
– ¿Le agradó el rendimiento de Andone?
Sí. Estoy contento con él, lo veo muy involucrado. Contra el Villarreal hizo un trabajo fantástico para el equipo, no solo por el gol. Se desgastó en el repliegue, buscó espacios para generar dificultades en la defensa contraria... A mí me gusta Lucas, me gusta Andone y me gusta Adrián, pero tenemos unas dificultades enormes para mantener la portería a cero. Desde la seguridad defensiva, lo bueno sería poder ir encajando todas estas piezas, porque lo que necesita este equipo es tener a los mejores jugadores sobre el campo, y hay que buscarles acomodo.
"Si fuésemos mucho más sólidos y estuviésemos mejor organizados, no sería tan inviable ver más a Lucas y Andone juntos"
– ¿Lucas y Florin compartirían más minutos en ataque si el Deportivo fuese menos vulnerable por detrás? 
Sin duda. Si fuésemos mucho más sólidos y estuviésemos mejor organizados, no sería tan inviable ver más a menudo a los dos juntos.
– Hábleme de Adrián López. ¿Lo imaginaba asumiendo tanto protagonismo?
Ya conocía bien a Adrián cuando me hice cargo del equipo. Cuando yo era director deportivo del Espanyol, él era todavía juvenil y jugaba en el Oviedo. Siempre he tenido unos lazos bastante cercanos con su antiguo club porque jugué cuatro años allí, y en aquel momento trabajaba para mí un ojeador que se dedicaba a rastrear toda la zona de Asturias. Justo cuando dejé el puesto de director deportivo del Espanyol [dimitió del cargo en 2006] teníamos en mente fichar a Adrián y a Michu. Sé de lo que es capaz y lo que nos puede dar.
– Y se ha adaptado con facilidad a partir desde la banda izquierda.
Yo lo veo muy implicado y con muchas ganas de ayudar. A veces la gente piensa que el Deportivo juega con un delantero, pero no es así: también jugamos con un punta en la banda izquierda. Está rindiendo bien y quizá rendiría mejor si centrásemos su posición, pero nos faltaría alguna cosa en la zona que dejaría vacía. Nos está dando trabajo –además de la calidad que tiene–, desequilibrio y gol. 

Lucas, Adrián y Çolak, en Riazor (Foto: Óscar Cajide).
– Adrián, Lucas, Andone... Lo complicado parece encontrarles un sitio a todos sin descompensar todavía más el endeble esqueleto del equipo.
El problema es ese: encajarlos a todos. Sobre todo cuando estás siendo vulnerable defensivamente. Hay que tener una situación mucho más favorable para poder hacer todas estas cosas.
– ¿Descarta que veamos a Andone o a Lucas en banda?
Tanto Andone como Lucas son jugadores que están más acostumbrados a jugar en punta, al ser las dos referencias del equipo, pero si queremos que los mejores jugadores estén sobre el campo tenemos que saber adaptarlos a otras posiciones y hacer combinaciones que nos ayuden como equipo.
– Si en la delantera cuenta con alternativas, en la portería ha costado encontrar estabilidad hasta la reaparición de Rubén.
Ha sido una situación muy difícil la que ha vivido el equipo en la portería, y creo que muchas veces los porteros han sido tratados injustamente. Cuando encajas tantos goles, parece que solo es culpa de ellos, y no es eso. Algunas veces te han metido goles que no eran evitables, como otras veces sí lo eran, pero los porteros también pueden cometer errores, como cualquier jugador de campo.
– Otro de los nombres propios en el Deportivo es el de Fede Valverde. El uruguayo comenzó teniendo peso en su once titular pero ha perdido protagonismo con el paso de las jornadas. ¿Qué opinión le merece?
A Valverde lo veo bien. Lógicamente si jugamos con menos centrocampistas hay que tomar decisiones, y la situación actual requiere una experiencia y un perfil diferente al suyo. Va a ser un jugador importante en los próximos años, no lo dudo, pero ésta es su primera temporada en Primera y todo esto le va a servir como aprendizaje. Debe competir por un puesto como el resto de sus compañeros.
– ¿Valoraron utilizarlo como mediocentro puro, en el eje del centro del campo?
Sí que lo valoramos. Recuerdo el día del Athletic en casa, en Liga, en el que no estábamos fluidos con la pelota. Valverde nos ayudó muchísimo en esa faceta, a la hora de sacarla jugada desde atrás. Luego también has de ponderar otras circunstancias: si nos aporta la recuperación necesaria cuando no tenemos el balón... Él ayuda por la zancada que tiene, no es contundente en las disputas ni en el juego aéreo. Mueve bien el balón y sabe tocarla, pero no puede jugar solo por delante de la defensa y ser el futbolista contundente que necesita el equipo. Es un centrocampista con condiciones para rendir en el doble pivote o en un 4-3-3 como interior, o al menos yo le veo mejor encaje en esos dos sistemas que como mediocentro en un 4-1-4-1.
– ¿Y a Çolak? ¿Qué le pide el cuerpo técnico para disfrutar de más minutos?
A Çolak lo que le pedimos es regularidad, que sea el Çolak presente en el juego del equipo. Que destape la calidad que tiene cuando nos hacemos con el balón, que busque la espalda de los centrocampistas para alimentar a los delanteros o se genere su propia jugada... Y, cuando no posee la pelota, en función del sistema del rival, le pedimos que se acerque a un jugador en concreto para que éste no pueda recibir ni tener continuidad en el juego. Entendemos que no podemos exigirle lo mismo a él que a otros centrocampistas con más recorrido, y queremos que cuando reciba el balón esté fresco, pero eso no quita que deba implicarse en las tareas defensivas.
– En paralelo a estos nombres, la afición demanda oportunidades para algunos jugadores del Fabril.
Yo vengo de ahí también, y a mí me han dado la oportunidad gracias al trabajo que han hecho todos los chicos. Lo dije nada más llegar: tenemos una plantilla muy amplia y así es muy difícil poder subir a jugadores. Las circunstancias ahora requieren que a los de la primera plantilla no les tiemble el pulso. De la cantera hay que tirar más cuando las cosas van mejor. Si las cosas van bien, metes a dos jugadores de abajo y seguirán yendo igual de bien. Hay chicos del Fabril que pueden estar en la primera plantilla.
"Hay chicos del Fabril que pueden estar en la primera plantilla"
– Entiendo que el de Aldo One, por ejemplo, es uno de esos casos.
Valoramos la salida de Arribas porque creíamos que la podíamos cubrir bien con un jugador de la cantera como él. Tienes cuatro centrales, pero solo juegan dos, y a veces se hace muy duro para el tercero y el cuarto no tener opciones. Es difícil de digerir. Sin embargo, cuando tienes a chicos del Fabril preparados, es distinto. Lo que buscamos es lo que dijo el presidente a principio de temporada: el año que viene tiene que haber tres o cuatro jugadores del Fabril en el primer equipo. Yo comparto esa decisión. Lo que no podemos ahora es tener a jugadores de la primera plantilla desmotivados, se necesita competencia interna durante la semana. Ahora no es el momento de mirar hacia abajo, porque tienes que entrenar con los futbolistas de arriba, y el ritmo en los entrenamientos y la intensidad tienen que ser altos, eso no lo puedes perder.
– Para finalizar, ¿cómo afrontan el partido contra el Valencia? Un equipo bien trabajado a todos los niveles y que tiene en el portugués Gonçalo Guedes a uno de los nombres propios de la competición.
Es un jugador muy importante en el Valencia y está dando un nivel muy alto, pero creo que al final para nosotros es algo coral: hacer buenas ayudas, realizar coberturas... Lo importante es que, después de empatar contra el Villarreal, necesitamos ganar en casa para hacer bueno el punto. Nos llega un partido en nuestro campo donde debemos ser fuertes e intentar que los tres puntos se queden en A Coruña.

Un contenido de:
Carlos Rosende

Miércoles, 10 de enero de 2018. 21:01
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *