El PSG y su larga marcha a la cumbre del fútbol
Secciones

El PSG y su larga marcha a la cumbre del fútbol

Desde que en 2011 el París Saint-Germain se convirtió en un club de capital catarí, la entidad inició una larga marcha hacia la cumbre del fútbol europeo, que mañana vivirá un nuevo capítulo con el duelo ante el Real Madrid.Luis Miguel Pascual
Los franceses tienen todos los alicientes para plantar cara a cualquier rival, pero les falta la solera y la experiencia de los grandes partidos europeos.
Son duelos como el de mañana los que forjan la personalidad de un club, los que irán marcando la del PSG que sus dueños cataríes quieren ver un día sentado en el trono de la Liga de Campeones.
El dinero catarí sirvió en un primer momento para convertir al PSG, un club hasta ese momento rico en Francia pero modesto en Europa, en una constelación de estrellas.
Una política de talonario que no ha dejado de producir efectos, con la llegada anual de al menos una estrella. La última de ellas, el argentino Ángel di María, que como la mayor parte de sus antecesores tenía una característica particular: sabía ya lo que era ganar la Liga de Campeones.
En cierta forma, el club trató también de comprar la experiencia y han tardado un par de temporadas en darse cuenta de que nada puede sustituir al tiempo.
Pero el PSG comienza a acostumbrarse a ser un grande de Europa y, así, a afrontar a grandes. El año pasado dieron un paso decisivo al derrotar en la fase de grupos al Barcelona y en octavos de final eliminó al Chelsea, su verdugo en cuartos el año anterior.
En esa misma fase le eliminó el Barça el año pasado y dos antes, pero el PSG va madurando a base de decepciones y, lo que es más importante, el grupo comienza a acostumbrarse a este tipo de choques.
Como repite constantemente su entrenador, Laurent Blanc, al PSG le falta el alma de los grandes. Y la única forma que tiene de adquirirla es midiéndose con ellos.
En la capital francesa todavía se respira la ingenuidad del postulante cuando quien llama a la puerta es un gigante como el Real Madrid.
El club y su entorno adquieren el aspecto de un primerizo que se examina ante el maestro. Una actitud que deja entrever que al equipo le falta aun un paso para medirse de igual a igual con los monstruos de Europa.
Pero como equipo y como institución el PSG crece a marchas forzadas. Económicamente es uno de los cinco clubes más ricos de Europa, muy cerca del Madrid, su rival de mañana, el que más dinero maneja.
En cinco años su presupuesto se ha multiplicado por cinco, hasta alcanzar los más de 500 millones de euros que tiene este año, apenas 50 millones menos que la entidad blanca.
Una explosión que se explica por la inyección de dinero catarí, porque las diferencias estructurales entre ambos son inmensas.
El Parque de los Príncipes y sus 48.000 plazas le reporta unos 77 millones de euros, frente a los 183 que el Santiago Bernabéu deja en las arcas madridistas.
Una diferencia que también se nota en los ingresos televisivos, por los que los blancos recaudan 164 millones de euros frente a los 106 del PSG.
"El PSG está todavía lejos del Madrid", reconocía en una reciente entrevista Blaise Matuidi. El propio Blanc confesó en la rueda de prensa previa al duelo que "el Madrid es un gigante de Europa y el PSG no". Aunque llamen a la puerta.

Un contenido de:
Álvaro Ramírez

Martes, 20 de octubre de 2015. 15:59
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *