Málaga CF - Real Madrid | La Rosaleda con Isco y contra Al-Thani

Con Isco y contra Al-Thani

Un contenido de:
D.M.

Domingo, 15 de abril de 2018. 21:14

1       
Reportar vídeo

La primera noticia al hablar del ambiente del partido de esta noche es que La Rosaleda no se llenó para el Málaga-Real Madrid. Quedaron, pocas, muy pocas en taquilla, pero hubo abonados que no acudieron y cemento en la grada. No obstante, los 27.112 espectadores suponen una buena entrada con el equipo ya virtualmente descendido. Sí, algunos eran del Madrid y cantaron los goles y, aunque hubo algún altercado sin consecuencias en la grada de Preferencia y en la de animación en Gol Bajo, los grandes titulares volvieron a estar en los cánticos espoleados por los seguidores blanquiazules más animosos, correspondidos, esta vez en pleno, por La Rosaleda. La grada volvió a estar con Isco y contra Al-Thani.

Apenas pasaron unos segundos del partido, este con más foco mundial que ninguno, y ya se escucharon los habituales: “¡Al-Thani, vete ya!”. Para entonces ya había sido aplaudido Isco cuando su nombre sonó por megafonía. Contra el jeque hubo cánticos, y también alguna pancarta en Preferencia Baja: “Al-Thani vete ya”, que fue retirada por la seguridad privada el estadio en el descanso y que fue suplida por otra en la misma zona en la segunda parte que rezaba: “No podemos expresar. Socorro”.
Mientras, se escucharon algunos cánticos nuevos, aunque sin nadie de la propiedad que los escuchara desde el palco: “Estamos hasta los huevos del jeque de Catar” o “¡Directiva, dimisión!”. Y llegó el gol de Isco. El primero de su vida  a ‘su’ Málaga. De falta (dudosa) que él mismo provocó y tras el que pidió perdón. Minutos más tarde, los seguidores cantaron: “¡Isco, tírala!”, haciendo mención a una falta a favor del Málaga que iba a lanzar Rosales. Mofas, a la par que más gritos contra Al-Thani antes del descanso y antes de que Isco regalara conscientemente el segundo y definitivo gol, y se marchara después ovacionado en el minuto 72 dejando su sitio a Borja Mayoral. Para entonces no había partido y se fue el espectáculo. La gente, en pleno hastío, empezó a desfilar y los gritos contrarios al jeque se hicieron menos virales. Llegó el gol de Rolan con la bocina sonando y el telón estaba ya corrido... hasta la semana que viene, igual con el equipo ya en Segunda matemáticamente.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *