Málaga CF | Fernando Sanz, expresidente sobre jeque Al-Thani y descenso

Fernando Sanz: “¿Volver al club? Málaga es mi casa”

Un contenido de:
ElDesmarque

Miércoles, 25 de abril de 2018. 08:26

Reportar vídeo

Fernando Sanz, ex presidente del Málaga en la última etapa en Segunda División y quien le vendió el club al actual propietario de la mayoría de las acciones de la entidad, Abdullah Al-Thani, ha hablado. Tenía mucho que decir y, aunque aparentemente se mordió la lengua en algunas cuestiones, sí se mostró menos comedido que en otras ocasiones hablando de su “decepción” con el jeque. Cuestionado incluso por si regresaría alguna vez, Sanz no dijo que no. “¿Volver al club? Málaga es mi casa, es un sitio donde he estado once años, pero no es una pregunta que me tengas que hacer”.

Le respondía a Josep Pedrerol, conductor del programa nocturno ‘El Chiringuito de Jugones’ de Mega, del que Sanz era colaborador antes de marcharse a Oriente Medio, región en la que ejerce como director de LaLiga. El expresidente blanquiazul no escondió en la entrevista su malestar con Al-Thani: “Estoy decepcionado, muchísimo. Si digo eso se va a crear un cisma. No puedo decir muchas cosas de las que sé. Yo también soy un poco responsable de esto, igual que la prensa y no ha dicho a nada. Si lo digo parezco que soy un rencoroso, pero a lo que realmente tengo respeto es al Málaga, a este señor no”.
Sanz se explicó: “He vivido muchas situaciones desagradables que por respeto al Málaga me las he callado. Personales. Ya no por mi contrato, que recuperé parte de mi dinero pasados cinco años y yendo a tribunales, sino cosas peores que no he contado porque cualquier opinión mía se puede magnificar”. Y puso algún ejemplo: “No iba al palco, también hubo un evento del 75 aniversario de La Rosaleda en el que invitaron a jugadores importantes y a expresidentes. Y no me invitaron. Esa es una de las menos dolorosas que me han hecho, imagina… Pero me las callé. Lugo filtraron noticias falsas, decir cosas de mí que no eran ciertas… Pero como yo no salía no podía defenderme”.
Cuestionado por qué había fallado esta temporada, Sanz respondió esquivo: “Para analizarlo uno tiene que estar en el día a día, y yo estoy a 6.000 kilómetros de distancia”. Sí que ofreció el testimonio de su experiencia a los mandos del club recién descendido en 2006: “Cuando cojo el Málaga estábamos en Segunda con una deuda de 42 millones y los ingresos de ese años gastados. Era una situación dramática. Sólo me llegaban embargos y yo no tenía ninguna experiencia porque me había formado como futbolista. Me senté en mi despacho y pensé que qué había hecho. Me dediqué a aprender, a rodearme de gente y sobre todo a escuchar mucho. Y por suerte, en cuatro años, lo medió saneé, lo puse en Primera y se lo vendí al actual dueño pensando que iba a ser una mejora para la ciudad y para el club porque yo no podía dar ese salto de calidad que la gente pedía”.
Un descenso siempre es muy traumático y dramático, la gente no es consciente de hacia dónde van. Ahora es todo distinto, una categoría muy igualada, en la que tienes que estructurar el club en un escenario de esa categoría”, siguió Sanz, que puso en un altar a la afición blanquiazul: “No se habla mucho de ella, pero es de las mejores. El campo siempre lleno, siempre animando y ha sido súper respetuosa este año, porque ha sido un año para que hubiera incidentes, pero no los ha habido. Sólo se ha escuchado el “Al-Thani, vete ya”. Es respetuosa, van en masa, son fieles… Se han ganado esos adjetivos y yo lo he vivido”.
También tuvo palabras de cariño hacia el consejero Martín Aguilar, que se derramó en lágrimas tras bajar en Valencia y que se ha convertido en una las imágenes icónicas del descenso: “Paco estuvo conmigo también. El fútbol es mucho negocio ahora. Hay mucho dinero, pero también está el sentimiento y es bonito que ver que gente demuestra esta pasión por unos colores como los del Málaga en una situación dolorosa. Paco lleva mucho tiempo y sabe en la dirección que van. Vemos al Zaragoza, que lleva muchos años allí, o Mallorca y Racing, que bajaron y se les ha perdido de vista”.
“Málaga es mi casa, estuve once años allí. Soy soy madrileño pero malagueño de adopción. Menos mi primera hija, el resto son todos malagueños. Es más, este fin de semana voy allí. Tengo dos-tres días y voy a intentar descansar en Málaga. Es un sitio maravilloso y, aunque la gente esté fastidiada, seguro que será breve su paso por Segunda”.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *