Crónica Bádminton Benalmádena-Oviedo
Patrocinado por

El Benalmádena vence al Oviedo y se asegura mantenerse en la élite (4-3)

Era el momento de demostrar donde tenía que estar el Bádminton Benalmádena la próxima temporada, como comúnmente se dice el día D y la hora H, y en lugar amedrentarse ante un rival que llevaba una temporada casi perfecta, sacaron lo mejor de sí, de la mano de un Nicklas Mathiasen que mostró un nivel que no es fácil de ver por estos lares. Los benalmadenses vencieron al Oviedo 4-3 y aseguran la salvación de manera brillante y se olvidan de cábalas y carambolas.

El encuentro comenzó con un dobles mixtos en el que los benalmadenses dieron cuenta de una de las mejores, si no la mejor, pareja nacional. Nicklas Mathiasen y Marina Garvi se deshacían de Alberto Zapico y Lorena Uslé por 21-19 y 21-17.
Posteriormente saltaban a la pista el propio Nicklas Mathiasen con Rafael Gálvez para enfrentarse a Alberto Zapico y Álvaro Leal. Tras un primer set extraordinario por parte local, la pareja ovetense supo llevar el partido a su terreno y no dejar a los benalmadenses imponer su juego, tónica que siguió hasta el tramo final del tercer set, donde Rafael Gálvez dominó de cabo a rabo la situación, con un resultado final de 21-14 / 14-21 / 21-16. Por su parte, el dobles femenino fue más de lo mismo esta temporada, con encuentros igualados pero que por regalos propios acaban cayendo del lado visitante. En esta ocasión Elisa Borrás y Marina Fernández caían ante Khrystyna Dzhanhobecova y Lorena Uslé por 17-21 y 14-21.
En la tanda de individuales nº2, se dio una circunstancia extraña pero decisiva para los intereses benalmadenses. Por una parte, en el femenino, la benalmadense Sophie Entdz, que sobre el papel era favorita ante Laura Solís acababa cediendo en tres (20-22 / 21-19 / 15-21) sets en un partido marcado por errores propios. Pero si la cruz fue ella, Alejandro Ramírez fue la cara, tras vencer a Álvaro Leal, rival de un nivel similar pero que venía de ganarle la semana pasada. El resultado fue reflejo del partido: 12-21 / 22-20 / 21-19.
En los individuales nº1, poco pudo hacer Laura Chillón ante la ucraniana Khrystyna Dzhanhobecova, un rival que está muy por encima en estos momentos, cediendo por 21-9 y 21-11. Para el encuentro decisivo no había duda en la alineación local, si me la juego, lo hago con Rafael Gálvez: en un partido donde se jugaban la salvación, con un 3-3 en el marcador, y en un partido como favorito eso sí, Rafael daba un punto que no sólo vale un encuentro y 3 puntos, si no, que asegura la salvación del equipo una temporada más en la élite del bádminton español.
En palabras del técnico local “Poco que decir en el día de hoy, creímos en la victoria desde el principio, y los jugadores lo demostraron de principio a fin. Benalmádena merece estar en División de Honor, por afición, entidad y calidad".
Por último, Nicklas Mathiasen que ha cerrado su paso por el Bádminton Benalmádena con pleno de victorias “vestir esta camiseta es un honor, hemos crecido juntos muchos de nosotros, y poder ser parte de esto supone una inmensa alegría, me voy muy satisfecho del equipo. Ojalá sea un hasta luego”

Un contenido de:
ElDesmarque

Sábado, 10 de marzo de 2018. 19:37
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *