Crónica Unicaja Baloncesto - Monbús Obradoiro | Jornada 15 Liga Endesa

El Unicaja se gusta y sueña con la Copa (96-76)

Reportar vídeo

1       

El Unicaja dio un paso de gigante para jugar la próxima Copa del Rey. El conjunto malagueño ganó en un partido muy serio a uno de los rivales directos, el Obradoiro, que nada pudo hacer ante la solidez de los de Plaza, con hasta cinco jugadores anotando 10 o más puntos (96-76). Una victoria más podría dar el pase a los cajistas, que se la jugarán en el Palau Blaugrana y recibirán al Herbalife Gran Canaria en la última jornada antes del corte.

El mal día, con lluvia y viento durante algunas fases del mismo, y el hecho de que fuese el día de Reyes hizo que el Martin Carpena tuviese un aspecto desangelado, como si su equipo no se estuviese jugando nada. Los 6.260 espectadores que resistieron a los regalos de esta jornada festiva disfrutaron de un encuentro por todo lo alto para un puesto para la Copa del Rey.
Enfrente del Unicaja estaba un viejo conocido de Los Guindos, un Pepe Pozas que tiene un idilio especial con su ciudad. Son muchos los que se acercan al Martín Carpena para ver únicamente al malagueño, que ya está consolidado como uno de los bases más fiables de toda la Liga Endesa. El maristeño se ha hecho un hueco en la máxima competición siendo la pieza sobre la que se apoya Moncho Fernández para hacer jugar a su equipo.
Si Pozas era el que daba los pases y comenzaba las jugadas, Matt Thomas era el encargado de ejecutarlas. En el enésimo gran fichaje realizado por la dirección deportiva del Obradoiro, la figura de Thomas sobresale en la Liga Endesa como un excelso anotador, como ya ocurriera anteriormente con Waczynski. El Unicaja intentó estirar la goma desde el primer minuto, consciente de que el cansancio acumulado de esta semana podía influir en el partido. Lo intentó con McCallum y Nedovic, si bien este último no estuvo acertado. El Obradoiro, conjunto aguerrido con el alma de Moncho Fernández, se agarró al acierto de Matt Thomas, que se puso con 10 puntos antes de finalizar el cuarto (26-18), un cuarto que dominaba por completo el conjunto malagueño.
El acierto y el brío que se vivió en el primer periodo cambió totalmente a un ambiente frío y desalentador en el segundo. Ambos equipos se contagiaron del pabellón, que incluso se animaba a celebrar canastas de los gallegos. Los intentos de romper definitivamente el choque por parte de los malagueños se vieron respondidos por David Navarro, que como hiciera Thomas en el primer cuarto, sostuvo a los suyos con seis puntos casi consecutivos.
Si el juego exterior era el que salvaba al Obradoiro de ir más alejado en el marcador, el juego interior del Unicaja era el que le permitía jugar con tranquilidad y disponer de cierto respiro en el choque. Especialmente incesante fue un Carlos Suárez que se fajó en el poste bajo para alcanzar la decena de puntos suya y de diferencia (43-33). Un par de zarpazos del Unicaja permitió soñar con dejar finiquitado el encuentro antes de tiempo (50-36), pero la canasta en el último segundo de Pustovyi dio esperanzas al conjunto obraidorista, que no iba a dejar escapar el encuentro tan fácilmente.
El conjunto malagueño no quería repetir los errores que le lastraron en el último partido. A pesar de conseguir una ventaja cómoda, no desistió de su ataque. Un ataque que en los últimos partidos parece negado desde la línea de tres, una dinámica que siguió contra los obraidoristas acrecentada además por el cansancio. El Unicaja, sin embargo, no se atoró y buscó balones interiores para no caer de nuevo en errores pasados.
Con Waczynski haciendo de Nedovic, buscando penetraciones a doquier, el cuadro verde alcanzó su máxima (59-42) antes de que el Obradoiro hiciese temblar los cimientos de la victoria con un parcial de 0-6 (59-48). Ahí apareció la versión más dominante de Shermadini, Sherminator como lo llaman desde el Unicaja. El georgiano fue un martillo pilón abajo y sentenció el partido con canastas de todos los colores, incluso corriendo el contraataque. Al final del tercer periodo, el Unicaja ya había puesto tierra de por medio y soñaba con un final tranquilo (70-48).
Con el partido prácticamente sentenciado, el Unicaja se gustó y empezó a anotar desde fuera. El Martín Carpena disfrutó de un bonito regalo de Reyes, donde sobresalió en los últimos minutos un inspirado Dani Díez y un sobresaliente desde el triple Alberto Corbacho, anotando hasta siete triples, seis en el periodo final.
Ficha técnica
96 Unicaja Baloncesto (26-24-20-26): McCallum (7), Nedovic (6), Waczynski (14), Brooks (12), Augustine (5) – quinteto inicial- Okouo (0), Díaz (2), Salin (9), Díez (11), Milosavljevic (4), Shermadini (16), Suárez (10).
76 Monbús Obradoiro (18-20-10-28): Pozas (0), Thomas (10), Bendzius (11), Simons (3), Pustovyi (12) – quinteto inicial- Llovet (2), Spires (6), Navarro (6), Corbacho (21), Laksa (5).
Árbitros: García González, Castillo, Sacristán.
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 15 de la Liga Endesa disputado en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena ante 6.260 espectadores.

Un contenido de:
J. García Márquez

Sábado, 06 de enero de 2018. 19:46

1 comentario

  1. josemalaga

    Importantísima victoria !!!

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *