Crónica Zalgiris Kaunas - Unicaja Baloncesto | Jornada 17 Euroliga

El Zalgiris fue más listo (79-77)

Reportar vídeo

1       

Un error de lectura en la última jugada y un contacto dudoso en la penetración de McCallum impidieron al Unicaja poder llevarse el partido en el tiempo extra. El Zalgiris fue más listo, abusó del juego físico impuesto desde los primeros minutos y se llevó un choque que no se decidió hasta los últimos segundos (79-77) a pesar del arreón final de los malagueños en un encuentro no apto para jugadores livianos.

 
Primer partido del segundo maratón consecutivo que afrontará el Unicaja, con cinco encuentros en apenas diez días. Esperaba la gran revelación de la Euroliga, un Zalgiris que había ganado cinco encuentros consecutivos antes de perder en Belgrado. Los malagueños, además, viajaban con la baja de Brooks, que intenta recuperarse para el domingo.
Los malagueños querían volver a la senda de la victoria en la Euroliga en una de las canchas con mayor afluencia de todo el continente. El Zalgirio Arena se llenó para recibir a un Joan Plaza querido en Kaunas tras pasar un año allí. Con la baja de Brooks, el juego interior quedaba reducido a tres jugadores y Okouo, con el que apenas cuenta Plaza.
El encuentro tuvo un claro tono físico que los colegiados permitieron desde el primer minuto. A pesar de la caraja inicial en la primera jugada, el Unicaja salió concentrado para no dar lugar a su rival. Con una defensa dura, los malagueños no encontraron el camino al aro a base de penetraciones y tuvieron que optar por el tiro exterior, que salió altamente reforzado tras el primer periodo.
Los malagueños conseguían ventajas a través del triple (8-13), con cuatro lanzamientos exteriores, pero era incapaz de parar las penetraciones de Pangos. El canadiense, relacionado con el Unicaja antes de recalar en Kaunas, ya fue el mejor de su equipo en el partido disputado en Málaga y quería volver a serlo otra vez. El base sostenía a su equipo, que intentaba encontrar a un Jankunas frenado por Carlos Suárez.
Pese a todo, la igualdad primó en el marcador gracias a un triple de Milaknis (17-17) seguido de una rápida respuesta de Dani Díez para cerrar el primer periodo (17-19). El segundo periodo comenzó, al igual que el primero, con un tono físico alto y con permisividad en ambos lados de la cancha, lo que hacía ver un partido entretenido para los entendidos del baloncesto.
Los malagueños se encomendaron a Waczynski al sacar a un quinteto con un trabajo más sucio. El polaco ha añadido a su repertorio ofensivo una serie de movimientos que le permite tanto tirar de tres como de penetrar por velocidad. Entre Waczynski y Dani Díez, este jugando como ala-pívot, los cajistas volvieron a respirar de nuevo jugando por el exterior. Un triple del madrileño puso la máxima (19-30), una ventaja que pudo mantener poco a poco en el final del segundo periodo (32-40).
El plan preestablecido por Jasikevicius seguía su plan. Aumentó incluso más el juego físico de su equipo y eso lo apagó pagando el Unicaja, que no era capaz de anotar esta vez desde fuera. Plaza sentó rápidamente a Milosavljevic ante el destrozo que le estaba haciendo un Ulanovas que aprovechaba su mayor envergadura y potencia física para rebasar una y otra vez a su rival.
El Unicaja se atascó en el tercer periodo. Faltaron piernas para seguir anotando desde fuera y el juego hacía que penetrar en la zona era como ir a la guerra. Cada entrada de los malagueños iba seguido de un golpe no pitado por los colegiados, y es que el Zalgiris se encomendó a la técnica Aitiana, en el que da igual cuantas faltas hagas, que te van a pitar menos de las que marcan el reglamento. Con ello se puso por delante el Zalgiris (52-51), pero el conjunto malagueño fue listo en los últimos segundos buscando a Shermadini y sacando rédito de la calidad del georgiano (52-55).
Todo se iba a decidir en el último periodo. Ambos conjuntos sabían que el que más físico pusiese se llevaría el encuentro y el Zalgiris fue el primero en seguir aumentando su nivel defensivo. Apareció Pangos, el jugador con mayor calidad ofensiva del cuadro lituano, para volver a poner por delante a los bálticos. Sin embargo, las faltas sacaron al canadiense del partido, haciendo que el timón recalase en Micic.
El serbio fue capaz de encontrar a Jankunas, haciendo mucho daño con el tiro de cinco metros. El lituano es una de las piezas clave del Zalgiris y aprovechó los huecos de la defensa malagueña para hacerse grande en el encuentro. Ocho puntos anotó el pívot en los últimos seis minutos, a los que añadió un recital de cómo mover el balón en la zona. Encontró a Milaknis para clavar la primera piedra en la tumba cajista (75-68).
Ahí emergió la garra que caracteriza al Unicaja, que no quería darse por muerto antes de tiempo. Un parcial de 1-7, finalizado con una bandeja en contraataque de Waczynski, puso el partido en un aprieto, pero el tapón de Ulanovas en la última jugada impidió una nueva prórroga, como ya pasase en la ida, entre el Zalgiris y el Unicaja.
Ficha técnica
79 Zalgiris Kaunas (17-15-20-27): Pangos (16), Toupane (2), Ulanovas (11), Jankunas (14), Davies (4) – quinteto inicial – Udrih (6), Milaknis (8), Micic (3), White (11), Kavaliauskas (4).
77 Unicaja Baloncesto (19-21-15-22): McCallum (5), Nedovic (11), Milosavljevic (8), Suárez (6), Augustine (12) – quinteto inicial- Díaz (3), Salin (0), Díez (10), Shermadini (8), Waczynski (14).
Árbitros: Pukl (SLO), Lottermoser (GER), Foufis (GRE).
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 17 de la Euroliga disputado en el Zalgirio Arena ante 15.392 espectadores.

Un contenido de:
J. García Márquez

Viernes, 12 de enero de 2018. 20:20
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *