Crónica del triunfo de Rusia frente a Arabia Saudí, en el partido inaugural
Secciones
World Cup
Rusia
Gazinskiy, m. 12. Cheryshev, m. 42. Dzyuba, m. 73. Cheryshev, m. 90. Golovin, m. 93.
5-0
Jornada 1
14 de junio de 2018
17:00
Arabia Saudí

Rusia señala al cielo

Celebración del gol de Cheryshev con Rusia ante Arabia Saudí.

El fútbol no fue el más estético posible, tampoco brilló el encuentro por su intensidad, ni tan siquiera por la igualdad pero el partido inaugural si valió para abrir la veda. Para iniciar el camino más bello que existe para los amantes del deporte rey. Un Mundial de Fútbol que este jueves dio su pistoletazo de salida, tornando el frío del norte de Europa en el más caluroso aliento de las miles de almas que repletaron el estadio de Luzhniki, con una goleada que dejó un debut soñado a Rusia en esta cita mundialista.

Precisamente las gargantas locales fueron las que encendieron los ánimos de los rusos, que emplearon una incesante presión en los compases iniciales. Un arreón que noqueó la ilusión saudí, impotente ante la asfixiante presión de los de Cherchésov. Esa inferioridad generó un mar de nervios en los asiáticos, que poco a poco fueron desestabilizando sus líneas y facilitando ventajas a su rival.

No obstante la superioridad rusa tampoco se vio reflejada a la hora de la verdad, pues al llegar a zona de tres cuartos apenas lograban encontrar espacios en la replegada defensa saudí. De hecho tuvo que ser en una jugada de estrategia cuando por fin lograron encontrarle solución al atasco rival, con un cabezazo de Gazinskiy que batió al palo largo a Abdullah Almuaiouf. Un tanto que desató la locura de los presentes en Luzhniki, ante el gol que inauguró oficialmente el Mundial.

Sin embargo y lejos de abrir espacios, los rusos se relajaron y eso generó un respiro para los intereses de Arabia Saudí, que mediante un activo Al Shahrani comenzaron a intimidar los dominios defendidos por Akinfeev. Tuvo que ser un contratiempo en el conjunto ruso el que contradictoriamente les acabaría beneficiando, con la entrada de Cheryshev en detrimento del lesionado Dzagoev.

El jugador del Villarreal mandó un claro mensaje a su seleccionador en apenas 20 minutos, que le valieron para poner tierra de por medio. Avisó hasta dos veces pero en esto del fútbol no hay una tercera, con el gol que culminó una brillante jugada colectiva. Cherishev apareció en el segundo palo, dejó tirados a dos rivales con una picadita y luego se la acomodó a la zurda para enviar un disparo seco imposible a los dominios de Almuaiouf. Un gol que puso un broche de oro a la primera mitad rusa, donde el fútbol no fue protagonista pero sí la efectividad.

El paso por vestuarios pareció refrescar algo las ideas de los de Pizzi, que subieron las líneas de presión y comenzaron a acechar con más peligro el marco rival. De hecho a punto estuvieron de recortar distancias, con una sensacional carrera de Alburay, que la puso al corazón del área pero no logró encontrar rematador.

No obstante el paso de los minutos terminó enfatizando la experiencia de la columna vertebral rusa, con hombres como Samedov, Zhirkov, Gazinskiy o Dzyuba. Precisamente el gigante delantero del Arsenal Tula redondeó la tarde de los reivindicados, tocando en oro la primera ocasión que dispuso. Mario Fernandes llegó hasta la línea de fondo y puso un centro medido al corazón del área, hábitat natural de un ariete que no desaprovechó la ocasión ante su público y terminó de cerrar el encuentro con un 3-0 que parecía definitivo.

Un gol que logró dinamitar el encuentro y ver una nueva versión de Rusia en el último cuarto de hora, logrando madurar las jugadas con paciencia y amordazando a su rival con un monopolio de la posesión. Unos compases finales que sirvieron como antesala de lo que se vivirá en este Mundial, en la fiesta de los rusos, en la fiesta de la cordialidad, en la fiesta del fútbol... y es que lo mejor estaba por llegar.

Cheryshev en primera instancia, con un tremendo golazo de exterior, y Golovin cuando el encuentro expiraba redondearon el marcador dejando un 5-0 para la historia, que puso la guinda a un inicio jamás soñado por las miles de almas rusas que brillaron en el estreno de su Mundial. El fútbol volvió a ser fútbol. El único capaz de unir a todo un país, el que convierte las lágrimas en felicidad, el que existe por y para su gente. Y lo mejor, aún está por llegar...

Ficha técnica

Alineaciones

Rusia: Akinfeev, Mario Fernandes, Kutepov, Ignashevich, Gazinskiy, Zhirkov, Zobnin, Samedov (Kuziaev, m. 64) , Golovin, Dzagoev (Cheryshev, m. 24) y Smolov (Dzyuba, m. 69).

Arabia Saudí: Al-Maiouf, Alburayk, Os.Hawsawi, Om.Hawsawi, Al-Shahrani, Otayf (Fahad, m. 64), Al-Dawsari, Al-Faraj, Al-Jassam, Al-Shehri y Al-Sahlawi.

Tarjetas

Golovin, m. 87.

Incidencias

Partido inaugural del Mundial de Rusia, correspondiente al Grupo A. Estadio de Luzhniki.

Un contenido de:
Álvaro Borrego

Jueves, 14 de junio de 2018. 19:11
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *