Opinión sobre Operación de Antonio Adán
Secciones

Campaña orquestada

Adán, tras el partido ante el Barcelona (Foto: Kiko Hurtado).

Está claro que a un periodista le puede gustar más uno u otro, un equipo u otro, o todos los equipos a la vez. Que también los hay. Pero siempre debe apostar por la verdad, con crítica cuando haga falta (porque hace falta), pero sin tener que esperar la llamada o aviso de alguien para hacerla. Y claro que existen estas llamadas o avisos, porque a la vista está.

En el Betis, hace un tiempo, no mucho, cuando el equipo perdía más que ganaba (qué diferente se ve ahora cuando ganas muchas veces), se llegó a decir que había una campaña orquestada para menospreciar al Betis. Bien es cierto que hubo un grupo de compañeros, y yo me incluyo, que hablamos claro de lo que había, de lo mal que se estaba haciendo y que el Betis de todos los béticos, ese Betis campeón que quieren los béticos, necesitaba un cambio. Que no valía con lo que se estaba haciendo. Pero de ahí a campaña orquestada hay un mundo. A mí nadie me dijo lo que tenía que decir ni cuándo decirlo. Y pongo la mano en el fuego, y no me quemo, por los demás.
No es corporativismo, porque si hay una queja de esta profesión es la poca ayuda que tenemos entre compañeros. Cada uno dijo, o dijimos, lo que nos parecía. Y claro que iba en contra de aquel Betis, lógico. Ahí quedan sus números. Ahí quedan sus partidos. Al final nos dieron la razón. Porque apareció Lorenzo Serra Ferrer, don Lorenzo para muchos béticos, hizo una plantilla de calidad y este año hay más victorias que derrotas. También por culpa de Quique Setién, que ahí tiene al Betis, otra vez peleando por Europa.
Todo va rodado hasta que al portero titular del Betis, uno de los capitanes del Betis, decide pasar por el quirófano y no jugar más esta temporada. Un jugador que ha permitido que el Betis esté donde esté gracias a sus paradas, un jugador que siente el Betis aunque no sea de Heliópolis y alrededores. Un jugador que hace unos meses pudo parar por la lesión y decidió seguir para ayudar. Un jugador, Antonio Adán, ninguneado por hablar más claro y más alto que otros compañeros. Ahí está el problema de todo. 
Me parece perfecto que ningún jugador esté por encima de un club, por encima del Real Betis Balompié. Se llamen Adán o Rubén Castro. Damiao o Van der Vaart. Pero hay matices. No se puede idolatrar a aquel con tan poco nivel que no le vale para estar ya en el Betis y hablar mal del que sí ha rendido. Pero que cada uno haga lo que quiera.
Y aquí es donde quiero llegar. La noticia de la operación de Adán fue un golpe para muchos, esperada para saltar desde escondites por otros. Por supuesto que respeto la opinión de cada uno, pero parece raro que varios compañeros a la vez empiecen a criticar a Adán. Aquellos para los que Andersen o Sara eran dos grandes porteros o para los que Van der Vaart tenía que jugar más minutos. Y no, no entiendo de flamenco. Todo esto, porque tendrán sus motivos, sí es una campaña orquestada. Y repito, que cada uno escriba o diga lo que le venga en gana, faltaría más. Pero yo no me subo a esta prostitución periodística. Yo no. 

Un contenido de:
Gabriel Galán

Jueves, 05 de abril de 2018. 16:22
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *