Real Betis - Villarreal | Jornada 22 | Primera División 2017/18
Secciones
Betis
2-1
Villarreal

Con ustedes, Loren

Loren celebra con Barragán el gol ante el Villarreal.

Se llama Lorenzo Morón y ya está bautizado en la élite. Un partido le ha hecho falta para ser un ídolo del beticismo. Dos goles y un futuro espectacular. Un debut soñado en su club soñado. Un triunfo que da al Betis aire y olvida algunas penas, pero no todas. Porque ese sufrimiento final, sin venir casi a cuento, no está pagado para los béticos.

Con uno más y 2-0, en la vida puede sufrir tanto un equipo como lo hizo el Betis. Así es el Betis, para lo bueno y para lo malo. Aunque con esta plantilla formada por Lorenzo Serra Ferrer lo mínimo es pelear por el séptimo puesto. Es lo mínimo. Quique Setién debe saberlo y dar con la tecla. Ese jogo bonito muchas veces de mentira es más bonito cuando ganas. Aunque des pelotazos.
La apuesta de tres centrales le salió bien a Setién porque Feddal es un muro (una pena su lesión) y Bartra no es un cualquiera. Y porque este Villarreal es un bloque sólido pero no es el Villarreal bonito de otros años. El Betis controló el balón pero no encontró espacios, como si le sobrara una pieza del medio, en este caso Amat.
Pero el partido cambió en una jugada. Una entrada bestial de Bonera a Rubén Castro en las costillas acabó con el italiano en los vestuarios y dio aire al Betis, que ahora sí tuvo más espacios. Con el rival rezagado y encerrado, llegó el momento soñado por Loren. El día de su alternativa, cuando ya parecía que se quedaría en el vestuario en el descanso, a pesar de no hacer una mala primera parte, se sacó un latigazo desde la frontal imposible para Asenjo. A más de uno se le derramó alguna lágrima con Loren. Incluso en El Ejido.
Porque el que no conozca a Loren ya sabrá que a este canterano no le da la miedo la élite y que los goles se le caen como churros. Así lo ha demostrado en el filial y tiene pinta de hacerse mejor futbolista en el primer equipo. Y si al lado tiene a Rubén Castro, mucho mejor para aprender.

Doblete y nervios

El 1-0 y el descanso fue un alegrón tremendo en el Villamarín, pero ni por el resultado ni por la superioridad numérica iba a ser un partido tranquilo. Sobre todo por la lesión de Feddal, que ha podido decir adiós a una temporada muy ilusionante para él, en el Betis y con el Mundial a la vuelta de la esquina.
Pero el fútbol es muy caprichoso y muchas veces es un regalo. Loren jamás olvidará su debut en la Primera división. Sin querer queriendo, que diría aquel, se asomó a un centro desde la derecha, golpeó y volvió a marcar. Muy pocos hubieran pensado en vivir por momentos una fiesta en el Villamarín gracias a Loren. Así es el fútbol.
Y como es fútbol, y como estaba el Betis de por medio, la fiesta pasó a nervios y mucho miedo. Un error en cadena atrás, ya sin Bartra, también lesionado, Barragán tuvo que hacer penalti a Cherishev. Bacca, como ha hecho otra veces en Heliópolis, no falló. Ni con uno más podía estar el Betis tranquilo.
Durmisi, Amat y Loren empezaron a notar el cansancio, tirones... y sin cambios. Y el Villarreal apretando, más por miedo del Betis que por mérito propio. Demasiado sufrimiento para como se había puesto el partido. Y viendo lo que había, no fue Setién el que tiró del equipo. Fue la grada. Un par de gritos y varios cánticos para cerrar el partido. Loren tuvo el hat-trick en una contra pero se puso nervioso ante Asenjo. Y menos mal para el Betis que el Villarreal ya no creyó. Una victoria del Betis necesaria y que da aire. Y consagra el primer día a Loren. Aquí hay delantero caro, porque tiene mucho gol.
 
 


Todos los resultados en resultados.eldesmarque.com

Un contenido de:
Gabriel Galán

Sábado, 03 de febrero de 2018. 17:00

1 comentario

  1. Invitado

    Tanto trabajo cuesta decir que la falta del penalti es FUERA DEL ÁREA ???????

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *