La planificación del Sevilla para la temporada 2018-19
Secciones

La complicada gestión de la delantera

Machín y Caparrós en sala de prensa (Foto: Kiko Hurtado).

El Sevilla ya está trabajando en la planificación de la próxima temporada, donde la parcela ofensiva se presenta como una de las principales áreas a reforzar. Un tipo de fichaje que no ha surtido el efecto deseado en los últimos cuatro años y es que a pesar del importante gasto que ha tenido la entidad en arietes, no han logrado dar el rendimiento esperado. No obstante Pablo Machín ha pedido un delantero referencia y eso obliga a la dirección deportiva a tener tino en el que termine siendo elegido.

Un total de 10 delanteros han reforzado al Sevilla en los últimos cuatro años. Algo más de 50 millones de euros que no han logrado equilibrar en el terreno de juego el importante desembolso realizado, pese a que hayan llegado hombres importantes. Iago Aspas fue el único delantero que reforzó el equipo en la temporada 14-15 y pese a que llegó cedido, la entidad pagó por él 6 millones en la siguiente temporada. Una fichaje ilusionante que terminó encumbrado por la falta de oportunidades, reduciéndose su aportación a 6 goles frente al Sabadell en copa y 2 en LaLiga.
Una decepción similar a la que causaron futbolistas como Inmobile, que costó 11 kilos, y Llorente, que llegó cedido. Dos de los delanteros con más nivel del continente que tampoco rindieron al nivel esperado y ni si quiera lograron alcanzar la decena de goles entre los dos. 
Ya en la pasada temporada el Sevilla repitió una importante apuesta en la parcela ofensiva, haciéndose con Ben Yedder, que costó 10 millones, Vietto y Jovetic. Estos dos últimos en forma de cesión. El argentino fue el que más decepción generó, pues pese a la notable calidad que posee su rendimiento fue venido a menos con el paso de los meses y su labor apenas se reduce a un hat-trick frente al Formentera en copa y 6 goles en la competición doméstica. Quien sí dejó buenas sensaciones fue Jovetic, que llegó en el mercado invernal y ayudó con 7 goles a la clasificación para la Liga de Campeones, aunque la directiva no apostó fuerte por él al siguiente verano.
El único delantero que sí ha ofrecido un rendimiento a la altura en los últimos años ha sido Ben Yedder, que llegó por unos 10 millones de euros y ha terminado convirtiéndose en la referencia ofensiva del Sevilla. Un total de 40 goles avalan su notable rendimiento, aunque siempre marcado por la irregularidad. 
Ya en el pasado mercado estival la entidad hizo la mayor inversión de la historia, pagando una cantidad cercana a los 30 millones por Nolito y Muriel. Dos jugadores que han dado un rendimiento a cuentagotas y que incluso han terminado siendo pitados por la afición, pues solo el cafetero ofreció un nivel superior con la llegada de Montella. Motivos que obligaron a la directiva a obtener la cesión de Sandro en el mercado invernal y aunque bien es cierto que ha gustado su compromiso, no ha logrado ver portería en ni un solo encuentro.
Un total de 10 refuerzos y algo más 50 millones de euros que hacen de la gestión de la delantera un asunto complicado. Pablo Machín ha pedido un delantero referencia que se ajuste a su estilo de juego y José Castro ha prometido que no escatimará en esfuerzos para reforzar el equipo. La pelota está ahora en el tejado de Joaquín Caparrós, encargado en recuperar la senda de los éxitos en el Sevilla.

Un contenido de:
Á.B.

Lunes, 11 de junio de 2018. 10:02

3 comentarios

  1. Fulano de tal

    No era tan complicada, Bacca y Jovetic, no les ha salido de los cojones

  2. Loperista

    Lo que pasó con Inmobile y con Aspas no lo entenderé nunca. Dos pedazos de delanteros y los regalamos. Y los dos lo están petando. Y Bacca en vez de Muriel y Jovetic en vez de Nolito... Yo tampoco lo veo tan difícil. Lo que pasa es que a esta gente le gusta mucho "mover" el dinero.

  3. Josemi

    Lo de Jovetic no tiene nombre. Un jugador que marca goles y sobre todo la calidad individual que tiene, que podría jugar de delantero o de media punta acompañando al delantero de referencia, no haberlo fichado por 6 o 7 kilos a final de mercado y cuando estaba esperando al Sevilla. Este es un claro ejemplo que me confirma que el Sr. Castro no sabe una papa de fútbol (Arias lógicamente ya no está).

Enviar comentario Ver los 3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *