Sevilla FC - Cádiz CF | Crónica, Copa del Rey 2017/18
Secciones
Sevilla FC
2-1
Cádiz CF

Placebo en Copa

Sarabia y Correa, asistente y goleador en el 2-0.

El Sevilla solventó sin demasiados problemas su eliminatoria de octavos de final de la Copa del Rey ante el Cádiz. Y esta afirmación, que era previsible, lógica, no es baladí a tenor de cómo ha discurrido la semana y los últimos días tras la dolorosa derrota en el derbi ante el Betis. No hizo un partido brillante el equipo de Montella, pero lo sacó adelante, y con él, el cruce. Y eso acarrea dos buenas noticias, la clasificación para los cuartos de final de la Copa, y a ver qué pasa en el sorteo, y la inmediata reacción tras el derbi. La clasificación no borra el dolor, la preocupación y el ridículo, pero sí lo anestesia... solo un poco.

Sigue mostrando lagunas el Sevilla, sigue sin trasladar un mensaje poderoso y sigue sin convencer con su juego. La victoria ante el Cádiz permite seguir adelante, pero no tapa las enormes carencias del equipo, del proyecto, al que urge reformar con fichajes en este mes de enero. Montella lleva poco tiempo, es su tercer partido, y tiene algunas ideas que ya se vislumbran. El intento de presión arriba, el intento de sacar la pelota jugada, la acumulación de jugadores en zona ofensiva... Pero no soluciona por ahora una carencia evidente, la fragilidad, que viene por muchos motivos, entre ellos la fortaleza y potencia física. Además, muchos futbolistas siguen echando piedras sobre el tejado de la planificación de Óscar Arias: Geis, Carole, Corchia, Muriel, fichajes del director deportivo cuyo rendimiento deja mucho que desear, ante el Cádiz y durante la temporada.
El problema del Sevilla es el mismo desde hace meses. Arriba llega, ahora con Montella hasta acumula más efectivos (laterales, centrocampistas), pero tiene poca pegada porque a sus hombres ofensivos les cuesta hacer gol y, luego, es muy frágil en defensa. Frágil físicamente y frágil estratégicamente. Al contar con jugadores de poco poderío físico, tiene poco retorno en el repliegue, tiene poca fuerza en los balones divididos. Y además a eso se le une que algunos futbolistas tampoco tienen la capacidad técnica necesaria para mantener la pelota, y eso propicia muchas pérdidas de pelota. Pasó ante el Cádiz con Mercado, con Corchia, Carole, Geis... jugadores que entran en contacto con el balón y que no generan confianza en la posesión. La cosa cambia, claro, cuando entran en acción Nzonzi y Banega, o Sarabia. 
Por eso el Sevilla tiene carencias muy arriba, porque se materializan pocas ocasiones de las que se crean, a pesar del esfuerzo y los números titánicos de Ben Yedder, que volvió a marcar; y muy abajo, donde la defensa se ve constantemente superada colectivamente, por las razones expuestas, e individualmente según los casos, sobre todo este jueves en los laterales y en ciertas zonas centrales donde Lenglet y Mercado no midieron bien.
Esas características dejan al Sevilla en manos de la eficacia en ataque, porque atrás muestra debilidad siempre, al menos a día de hoy, porque es algo que tendrá que corregir Montella. Ante el Cádiz, marcó un gol a duras penas, tras otro fallo ante el portero de Correa que recogió Ben Yedder. El juego de ataque fue irregular pero correcto, con intervenciones, pases interiores, con Banega intentándolo, Correa y Sarabia móviles. Pero solo pudo hacer gol en esa ocasión. 
En defensa, volvió a conceder mucho. Otra cosa es que el Cádiz no lo aprovechara. Menos mal que erraron Barral y Moha los dos regalos de Geis y Lenglet. 
En la segunda mitad el partido continuó con la misma tendencia. Algo superior al Sevilla, sin eficacia. Pero el partido se desinfló con los minutos. Porque el mismo conjunto nervionense se relajó, más aún tras el segundo gol sevillista, de Correa tras asistencia de Sarabia de córner. 
Y más se desinfló el partido cuando salió del campo Banega, el único que está a un nivel superior en el Sevilla a día de hoy. Para rematar el encuentro, el Cádiz constató de nuevo la debilidad nervionense con un gol que dejó en evidencia a la zaga y a Sergio Rico, al que batió Álvaro de forma elegante y técnica.
El final del partido hizo flaco favor al mismo Sevilla, porque de nuevo agitó los ánimos de unos aficionados que vieron que su equipo se dejó ir hasta conceder ocasiones y un gol al Cádiz. Pero lo importante este día era la clasificación. Lo único bueno que se pudo llevar a la boca el seguidor nervionense.

Todos los resultados en resultados.eldesmarque.com

Un contenido de:
Álvaro Ramírez

Jueves, 11 de enero de 2018. 20:13

2 comentarios

  1. Vete ya

    Dimision castro. Pesetero. Ladrón. Fuera ya del sevilla. Mangante. Monchi vuelve por favorrrrr

  2. Stuka

    Estimado Álvaro, ¿sabes lo que significa placebo? ¿no será bálsamo lo que quieres decir?

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *