Informe de Futbolistas Españoles en la Championship Inglesa | Blog de Opinión de Miguel Ángel Vara
Secciones

'Spanish Championship': mucho español pero poco éxito

Iván Ramis, durante un partido disputado con el Wigan la pasada temporada

Desde hace años, la exportación del jugador español se ha convertido en un clásico veraniego. Dos factores se unieron para esta explosión viajera. Por un lado, el aumento del prestigio del futbolista nacional a raíz de los éxitos de la Selección. Lo mucho y bien que se venía trabajando en nuestras canteras tuvo el mejor escaparate posible y desde los clubes 'top' hasta las ligas más humildes, la apuesta por el jugador español ha sido una constante. El segundo factor clave para que se multiplicara este movimiento hacia fuera ha sido la crisis económica que sigue azotando a nuestro fútbol y de la que sólo se escapan los dos principales clubes. Para todos los demás, vender ha sido la principal fuente de ingresos y, en cuanto a salarios, a los equipos hispanos les ha resultado imposible competir sobre todo con los conjuntos ingleses

Cuando hablamos de Inglaterra entramos en un terreno Premier de sobra conocido en el que los Silva, De Gea, Cesc, Diego Costa, Mata, Ander Herrera, Soldado, Alberto Moreno…han sido apuestas importantes de los principales clubes. Tras ellos, una importante legión de españoles que también hicieron las maletas hacia la isla y que con mayor o menor éxito han integrado la considerada competición mejor organizada y explotada del mundo. Pero hay un tercer escalón en Inglaterra que se ha nutrido mucho de nuestros jugadores, la Championship, segunda categoría inglesa y es que su poderío económico le permite cada año gastar mucho en fichajes y salarios hasta situar esta competición entre las más poderosas del continente, sólo tras las cuatro grandes ligas y la inversión puntual de clubes concretos de Francia, Rusia o Ucrania. Para el resto del continente, competir económicamente con la Championship es casi imposible y España es uno de sus destinos favoritos a la hora de echar las redes.
Así, un total de 26 españoles se han repartido entre los 24 equipos de la Championship en el ejercicio que ahora termina y no está mal repasar qué tal le ha ido a los españoles ahí. La primera conclusión no es muy positiva y es que la mayoría de los jugadores nacionales no han tenido un buen año, no han sido titulares en sus equipos o han salido en el mercado de enero. Los motivos son diferentes, pero sí hay una tendencia general a que al futbolista español se le atragante el salto a la Championship. Un balance numérico de partidos jugados muestra que de los 26 casos analizados, sólo cinco españoles pueden considerarse que hayan tenido un buen ejercicio 2014-15.

Por ejemplo, los dos clubes que ascendieron directamente a Premier, Bournemouth y Watford, no contaban con españoles en sus filas. Eso sí, el Watford tuvo brevemente a Óscar García como entrenador, aunque tuvo que renunciar al cargo, y ahora ha contratado a Quique Sánchez Flores para su regreso a la Premier. El otro equipo que subió, en este caso en el playoff, el Norwich, sí tuvo dos españoles en sus filas, pero reflejaron la tendencia general de no ser importantes para el equipo y jugar muy poco. Un veterano como Carlos Cuéllar se tuvo que conformar con jugar sólo ocho partidos, mientras que el joven cedido del Arsenal Ignasi Miquel ni se estrenó en liga y sólo jugó dos partidos de copa.
Su rival en la final por el ascenso fue el que más partido le sacó a la apuesta por lo español. Hablamos del Middlesbrough de Aitor Karanka, que se quedó a las puertas de un merecido ascenso y en sus filas contó con hasta cinco jugadores nacionales. Eso sí, el que más jugó fue el que se formó en Inglaterra, en este caso el central Dani Ayala que en edad juvenil ingresó en el Liverpool y desde entonces ha desarrollado su carrera en las islas. También se puede considerar meritoria la temporada del delantero Kike, el ex del Murcia que con nueve goles en sus 42 partidos ha sido pieza importante en un equipo en el que no jugaron tanto los otros españoles. El meta Tomás Mejías sólo disputó siete encuentros, Emilio Nsue alternó titularidad (12) y entradas desde el banquillo (14) pero no vio puerta y Damià Abella sólo pudo jugar seis partidos. Lesiones, falta de adaptación, encontrarse con un nivel más alto de lo esperado… varios factores influyen para que los españoles no acaben de jugar con regularidad en la Championship.
El caso más positivo es el de Jota Peleteiro, pieza clave el año pasado en el ascenso del Éibar con sus 11 goles, cifra que ha sido capaz de igualar este año en la Championship con el modesto Brentford, un club recién ascendido de League One y que, sin embargo, pudo pagar al Celta 1,5 millones de traspaso por Jota, que ha respondido jugándolo todo a buen nivel. En el mismo club encontramos dos españoles más, otro cedido del Arsenal como Jon Toral, con sólo ocho titularidades pero hasta 25 entradas desde el banquillo bien aprovechadas para anotar seis goles. Peor suerte ha corrido Marcos Tebar, que sólo disputó cuatro partidos.
Tampoco acabaron de explotar los tres españoles del Derby County, aunque el caso del central Raúl Albentosa, firmado en enero del Éibar por unos 700.000 euros, se movió dentro de lo esperado y será el próximo ejercicio cuando deba darse su consolidación. En el equipo de los carneros estuvo cedido por el Real Madrid Omar Mascarell (ocho partidos titular y 20 suplente) y otro joven de la cantera del Atlético como Iván Calero que, ante la falta de oportunidades fue cedido a League 2. En el histórico Nottingham Forest ni llegó a debutar el canterano del Barça Roger Riera.
Un caso aparte fue el del Cardiff City, recién descendido de la Premier. Estando en la máxima categoría firmó a dos españoles, el central sevillista Cala y el delantero, entonces en el Valladolid, Javi Guerra. El descenso de categoría en lugar de aumentar su importancia en el seno del equipo galés supuso un cambio radical y así, Cala sólo disputó un partido este año y en enero se fue cedido al Granada mientras que Javi Guerra apenas disputó tres antes de irse al Málaga en el mercado de enero. Otro al que no le ha ido nada bien el cambio de aires es Amorebieta (internacional por Venezuela pero con toda su carrera en el Athletic). El central descendió el año pasado de Premier y en Championship tampoco le ha ido mucho mejor pues pese a que su equipo peleaba por no bajar, sólo disputó siete partidos y, en el tramo final del torneo, Karanka echó mano de él para llevárselo cedido y jugase cuatro partidos más. También cuatro partidos ha jugado sólo en toda la temporada Ángel Martínez en el Millwall, un club poco dado a firmar producto hispano.

El equipo que tradicionalmente más ha apostado por los españoles ha sido el Brighton y ahí encontramos dos de los españoles que mejor temporada han hecho. Pese a que su equipo ha estado lejos de pelear por el playoff de ascenso como en años anteriores y, de hecho, han estado muy cerca del descenso, la aportación del exvalencianista Bruno Saltor (35 partidos) y de Íñigo Calderón (35 partidos) ha sido destacada. Pese a ser los dos laterales derechos, Calderón ha adelantado su posición al interior y desde ahí ha ayudado a salvar al equipo y, a sus 33 años y en su sexta campaña en el club, fue elegido el mejor jugador del equipo en este ejercicio. Por su parte, desde que salió de Mestalla Bruno (34 años) ha encontrado en esta localidad costera del sur de Inglaterra su hábitat perfecto, sumando ya más de 100 partidos y batiendo este año la mejor marca anotadora de su carrera con tres goles. No le fue tan bien al otro español que arrancó el año en el Brighton y, en enero, Adrián Colunga hizo el viaje de vuelta para irse cedido al Granada.
También en ese plazo invernal regresaron dos españoles desde la Championship. Ambos abandonaron a un moribundo Wigan que terminó descendiendo a League One. En el Levante recaló el central Iván Ramis y, en el Deportivo, el delantero Oriol Riera, que por diferentes motivos no han destacado en su periplo británico. Camino similar siguieron otros dos españoles que arrancaron el año en la Championship y que vieron como su equipo descendía y ellos hacían las maletas en enero ante la mala marcha. Fueron los hermanos Oriol, Joan y Edu, que en el mes de enero salieron del Blackpool, colista casi todo el año, para irse al Rápid de Bucarest. El que sí completó la temporada en ese club fue un español que suma 10 años ya en Inglaterra, Andrea Orlandi, que pese a jugar 28 encuentros no pudo evitar el descenso de su equipo.
Éste es el resumen de la aventura de los españoles durante la campaña 14-15 en una categoría muy particular, que cada año mira hacia nuestro fútbol pero que ya hemos visto cómo devuelve rápidamente a aquellos que no ofrecen el rendimiento esperado. Con una legión de scouts de estos conjuntos desplegados por toda España, seguro que este verano volvemos a ver un éxodo hacia la Championship, aunque en vista de que la mayoría de los españoles no han terminado de cuajar allí, los equipos intentarán afinar más su puntería y los jugadores adaptarse mejor a un torneo exigente con sus propias reglas no escritas.
 

Un contenido de:
Miguel Á. Vara

Domingo, 14 de junio de 2015. 10:33
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *