Opinión Valencia CF: La llegada de Abdennour levanta el ánimo del valencianismo
Secciones

Amparo, tú ya lo sabías

Reportar vídeo


Amparo, que es una buena amiga y mujer inteligente dónde las haya, me decía el otro día que no me lee porque hablo (escribo) siempre de fútbol. Y razón no le falta. Ahora bien, mientras me argumentaba su postura, yo traté de explicarle que el fútbol no es algo ajeno a la vida, ni a nuestro entorno. Como no me dejó ni balbucear, le advertí que hoy escribiría sobre ella y, con su permiso, con todo el cariño y con todo el respeto del mundo, a ello me pongo.

Amparo no sabe, que la inquietud que ella siente ante su inminente cambio de trabajo es la misma que siento yo cuando el Mónaco vence 2-1 y está a punto de quitarnos el bien más preciado en el mundo del fútbol que no es otro que que el Valencia vuelve a jugar la Champions League.
Amparo desconoce que su decepción cuando su Gerardo roza la perfección pero no llega es la misma que sentimos muchos valencianistas (ex futbolistas sobre todo) al conocer que Alesanco iba a dirigir la Academia, la escuela, el corazón de dónde todo nace. Y Ojo, no es porque el tío no tenga un palmarés excepcional y controle la materia, sino porque teníamos otras expectativas. Confiábamos en que hubiera un Alesanco (que lo hay) pero de aquí, que haya mamado el Valencia de toda la vida, que sepa lo que es este club y esta Academia. Vamos Amparo, para que te hagas una idea es la misma sensación que uno tiene cuando espera que su pareja te diga te amo cien veces al día y sólo te lo dice una.
¿Es fútbol? Sí, pero también es la vida. ¿O acaso tu nunca has ido a comprar a la tienda de un amigo y te ha cobrado super caro pero por amistad has terminado comprando? ¡Claro! Como todos. Pues así se sienten algunos aficionados cuando descubren que los abonos para Champions son más caros de lo que hubieran soñado. Al final estoy seguro que desembolsarán el dinero e irán, porque es su Valencia y porque es la Champions, pero nadie puede quitarles la amarga sensación de estar pagando como si se tratara de un artículo de lujo.

La tele, el amigo del jefe... Todo es lo mismo

Si es que, en el fondo, fútbol y vida son lo mismo Amparito. ¿A que a ti te molaría que en la tele dieran más cosas que te gustan y menos telebasura? Pues a nosotros nos encanta ver el Valencia y estamos cansados de tener hasta en la sopa al Madrid o el Barça. Por eso, nos subleva cuando se difunde el rumor de que Antena 3 no va a darnos ni un partido en abierto y nos tocará pagar, en el mejor de los casos, para ver nuestro programa favorito. Sí, sí, hija mía, otra vez a soltar la leña. ¿Te das cuenta?, Es como en la vida real. Todo vale dinero.
¿Ya lo ves amiga? ¿Es fútbol? Sí, pero también es la vida. ¿O a ver si te crees que nosotros los futboleros, los seguidores del Valencia, no tenemos a ese amigo del jefe que hace y deshace a su antojo, que coloca y cobra comisiones como si la empresa fuera suya? Obvio. Aquí se llama Jorge Mendes, es agente y trae y lleva jugadores como Pedro por su casa. Yo, como le pasaría a todo el mundo, espero y deseo que no engañe a nuestro jefe (Peter Lim) y se cargue el chiringuito, porque si no tendremos un problema gordo pero de verdad.
¿Te das cuenta Amparo? ¿Es fútbol? Sí, pero en el fondo y en la forma es la vida misma. ¿O crees que anoche muchos no se fueron a la cama cabreados después de que el Valencia empatara en casa contra el Deportivo?. Es como cuando llega el lunes y suena el despertador. Te das cuenta de la cruda realidad, de que todos los sueños acaban en el coche yendo al trabajo.
Y es que, amiga, todo cuadra. El sábado estábamos emocionados cuando nos enteramos que el Valencia había fichado a Abdennour (un chico nuevo en la oficina que es super bueno, super amable, super atento con sus compañeros y que además es de los que te alegran la vista, tu ya me entiendes jejeje), luego vino el tedioso domingo y más tarde el duro lunes.
Pero a nosotros, Amparo, como futboleros que somos, nuevos retos o la presentación en sociedad del futbolista tunecino nos irá apaciguando el cabreo. Eso, como le pasa a cualquiera, no soluciona los problemas, pero es como el beso de buenos días que te da tu pareja, o tu niño en mi caso… Es como esa caricia que hace que los problemas parezcan menos y que recuperes poco a poco la alegría, la ilusión y la fuerza por seguir. A fin de cuentas, en el fútbol, como la vida el objetivo primero y principal es el mismo: ser feliz. Si no buscas eso, mal andas.
Pero, claro, Amparo, con lo inteligente que tu eres, estoy seguro que todo esto ya lo sabías y lo hiciste para ‘pincharme’ y que la velada con Tito, Mariluz, Gerardo y mi amada Raquel fuera aún más deliciosa. Gracias. Lo conseguiste, como espero que el tal Abdennour consiga levantarnos el ánimo a todos los valencianistas. Feliz semana.
David Torres
Delegado de ElDesmarque Valencia

Un contenido de:
David Torres

Domingo, 30 de agosto de 2015. 16:37

1 comentario

  1. Amparo

    Mi querido David..... sigue sin gustarme el fútbol y por mucho que lo compares con la vida misma .... no me veo representada ni identificada ..... así es la vida! Si le echo en alguna ocasión un vistazo a tu trabajo ... es por ti... pero no porque tenga ningún tipo de interés en ese "deporte" que ocupa la "vida" de tantos "hombres" en este país por encima de cualquier otro tema e incluso deporte..... pero.... insisto ... no es mi caso ....

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *