Precedentes Espanyol - Levante Copa del Rey | Sorteo Octavos de Final
Secciones

El Levante podrá vengarse del Espanyol dos años después

Burgui estalla tras batir a Diego Mariño durante el Espanyol-Levante de Copa del Rey 2015-16 (Imagen: LaLiga).

El Levante UD ya conoce a su rival para los octavos de final de la Copa del Rey 2018 y es el RCDE Espanyol. El sorteo celebrado en la Ciudad Deportiva de Las Rozas le ofrece a los granotas la posibilidad de tomarse la revancha por su eliminación en la edición de 2016, en la que cayó precisamente a manos del conjunto perico. Hay que recordar que la ida de esta eliminatoria se disputará en el RCDE Estadium entre el 2 y el 4 de enero y la vuelta del 9 al 11 de ese mismo més en el Ciutat de València. Será la quinta vez que el Levante UD se mida a los blanquiazules en el torneo del KO.

La última vez que ambos equipos se vieron las caras en esta competición fue en la edición de 2015-16 aunque en aquella ocasión el primer partido se disputó en el feudo de Orriols. El primero en golpear fue el Espanyol por medio de Mamadou Sylla mientras que el gol del empate para el 1-1 fina en territorio azulgrana lo anotó Roger Martí. Ya en la vuelta, todo pintaba bien para el conjunto valenciano cuando Verza adelantó a los suyos por medio de un gran lanzamiento de libre directo pero los catalanes lograron darle la vuelta a la tortilla con sendos tantos de Burgui y del exgranota Felipe Caicedo. Así pues, el Levante caería a las primeras de cambio, en los dieciseisavos de final.
La anterior vez que el sorteo cruzó los cambios de azulgranas y blanquiazules fue el 2 de enero de 2001, también en dieciseisavos de final aunque, entonces, a esas alturas el formato era a partido único. Aquel duelo se lo llevaron los pericos por 0-2 con dianas de Toni Soldevilla y Manuel Serrano.
Habría que remontarse varias décadas atrás, concretamente hasta la Copa del Generalísimo de 1941, cuando estos dos equipos empataron a cero goles tanto en la ida como en la vuelta de los cuartos de final, por lo que hubo que jugar un desempate en Zaragoza. Entonces, los catalanes no tuvieron piedad y se impusieron por un contundente 3-0. Un año antes, en 1940, no estuvo tan reñido ya que en la ida el Espanyol dejó sentenciados los dieciseisavos de final ganando por 6-2 en su feudo y, posteriormente, 1-4 en la capital del Turia.
 

Un contenido de:
Javier Mínguez

Martes, 05 de diciembre de 2017. 12:49
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *