Deportivo - Valencia CF (1 - 2) | Primera División Jornada 18
Secciones
Deportivo de la Coruña
1-2
Valencia CF

Guedes guía a un eficaz Valencia

Reportar vídeo


El Valencia CF asaltó Riazor guiado por un caballo desbocado llamado Gonçalo Guedes que marcó el primer gol de la noche y asistió a Rodrigo para que éste anotara el 0-2. En el 87, Andone de cabeza, recortaría distancias, pero el triunfo terminaría volando hacia Valencia. Y es que, el conjunto de Mestalla, más eficaz y efectivo que su rival bajo la constante lluvia de La Coruña, fue mejor que su rival y asistió al debut de Coquelin como jugador valencianista. Los de Marcelino siguen con pulso firme en la Liga y se asientan en la tercera plaza, ampliando cada vez más la distancia con sus inmediatos perseguidores. 

Y para lograrlo, da igual quien juegue. Y es que, Marcelino dio el primer golpe a su rival revolucionando el once titular. El técnico asturiano apostó por Vezo en el lateral derecho, por el flamante fichaje Francis Coquelin en la medular, y por Santi Mina en la punta del ataque. Los Nachos y Zaza tendrían que esperar en el banquillo su oportunidad. Y es que, mientras el francés jugaba en el doble pivote junto a Parejo, Maksimovic se desplazó hasta la banda derecha, dejando a Guedes la izquierda.
El Depor leyó bien los cambios y cargó su ataque por la izquierda, por el costado de Vezo y Maksimovic, y el Valencia sufrió. La lluvia, incesante, crecía con el paso de los minutos, al tiempo que los de Marcelino cogía el punto al choque. El Depor, sin embargo, fue el primero en dar un serio aviso. Borges, a la salida de un córner, cabeceaba al larguero ante la pasividad de la zaga y el exceso de vista de Neto.  

Guedes se pone las pilas

El Valencia, siempre que podía, buscaba las transiciones rápidas para desarbolar al Depor. Neto sacaba, Parejo servía y los puntas corrían. Sin embargo, los gallegos, muy ordenados, apenas dejaban resquicios para la velocidad de Guedes y Rodrigo. Ante esta dificultad, el equipo empezó a realizar posesiones largas para marear a su rival: Así, el luso, en el 26, desde fuera el área, casi sorprende a Rubén con un buen golpeo con el interior. Poco después armaría la pierna el internacional portugués para sacarse de la chistera un chut seco que se fue alto por poco. Y a la tercera, llegó la vencida. En el 37, en el peor disparo de los tres, chutó flojo pero Rubén no puso bien las manos y se coló la pelota mansamente en la meta. El Valencia ya ganaba.
Los de Marcelino se fueron en oleadas a por el segundo. Guedes y Rodrigo comandaban el ataque que buscaba sentenciar antes del descanso, pero el tiempo se le echó encima. Aún así, el equipo podía irse feliz al descanso. Las sensaciones eran inmejorables y la revolución de Marcelino había tenido un efecto positivo. Vezo y Maksimovic cumplían en la banda, Coquelin no desentonaba y Mina seguía desgastando al rival en ataque.   

Guedes, Rodrigo y Mina se abrazan tras el 0-1. (Foto: Óscar Cajide)

La segunda mitad comenzó como acabó la primera, con Guedes lanzado y el Dépor cazándole. Los coruñeses apretaron, iban perdiendo y encerraron por momentos al Valencia en su área. Los gallegos, arengados por el granizo que caía sobre Riazor, cada vez creaban más peligro. El cansancio iba pasando factura a los de Mestalla. Parejo tuvo que cazar a un rival y fue amonestado, por lo que el capitán será baja en Canarias.  

Otro arranque de Guedes y gol

Duró hasta que Guedes volvió a calentarse. El portugués, inconmensurable, hizo lo que quiso. Ni a faltas pudieron pararle, y eso que le cosieron. El portugués aprovechó de nuevo una gran presión de Mina y cedió a Rodrigo para que este, desde la frontal, marcara tras rebotar su disparo en un defensor gallego. 0-2 minuto 65 y partido encaminado.  
Marcelino sacó a Vietto por Mina, que se desfondó en ataque, pero que no tuvo acierto cara a puerta. El técnico buscaba la sentencia. No fue el argentino, pero sí Rodrigo el que tuvo una buena opción para marcar el tercero justo antes de que Zaza lo sustituyera en el 80. El italiano aún tuvo una buena ocasión para marcar.
Coquelin, desfondado y con calambres, se fue en el 83 por Montoya, que entró como extremo, para asistir como un espectador más al 1-2, obra de Andone de cabeza. El rumano remató ante la oposición de los dos centrales. El posterior penalti sobre Vietto, el colegiado, ni lo vio, ni quiso verlo. Por fortuna, el electrónico ya no se movería a pesar de que Adrián, sólo, mandara a las nubes el empate. Al final los tres puntos volarían con justicia hacia Valencia
 

Todos los resultados en resultados.eldesmarque.com

Un contenido de:
David Torres

Sábado, 13 de enero de 2018. 19:45
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *