Real Valladolid | Partido Bilbao Athletic, cambio de actitud | Palabras de Carlos Suárez
Secciones

El resultadismo extremo del fútbol

Un contenido de:
Ángel Velasco B.

Lunes, 15 de febrero de 2016. 21:02

Reportar vídeo

Por conocimiento de fútbol, Carlos Terrazas es un entrenador "top", que diría José Mourinho. Se encuentra entre los que mejor conocen este mundo y, sobre todo, entre los que más trabajan por mejorarlo y potenciarlo. Es un lujo escuchar todas y cada una de sus ruedas de prensa. En la última, aquella que se produjo tras el empate (0-0) contra el Deportivo Alavés dio un nuevo recital de conocimiento. En ella habló del excesivo resultadismo que existe en el mundo del fútbol. Posiblemente esta filosofía que existe es aquella que llevó a Carlos Suárez a criticar al Pucela como lo hizo tras el empate ante la Ponferradina.

 
¿De verdad el Real Valladolid jugó mucho mejor en San Mamés que ante los bercianos? ¿Tanta diferencia existió entre un partido y otro? ¿Es creíble hablar de un cambio de actitud de un partido a otro? A nivel de datos y de sensaciones, no. Rotundamente, no. Eso sí, el Pucela consiguió un gol y la dinámica del partido fue diferente. Durante un tramo decisivo del partido el Pucela fue mejor y con el resultado en el marcador, el equipo supo jugar y leer el partido. En "actitud", aquello que criticó fuertemente el presidente pucelano, un partido y otro no fueron tan diferentes. Sin mirar el resultado, el Real Valladollid no fue muy diferente. Hasta quizás fue mejor en el fracaso que en el éxito.

¿Y los datos?

Se puede pensar que el toque de atención cambió la mentalidad del vestuario. La supuesta bronca del 'jefe' concienció al grupo de qué tiene que hacer. Puede ser, nunca se sabe, pero todo indica que no fue así. Este Real Valladolid no cambió tanto como muchos creen. Entre la memorable victoria de San Mamés y el nefasto encuentro ante la Ponferradina hay datos que hablan del resultadismo del fútbol y del injustificado enfado de Suárez.
Salvo que el máximo accionista pucelano afirme que la actitud no cambió en San Mamés, se confirma al 100% que el presidente se equivocó o que hay algo en el fondo de sus palabras. Lo hay porque la mala "actitud" ante la Ponferradina llevó al equipo a conseguir casi 100 pases más, a dominar más el balón y a firmar una precisión más alta en el pase que en tierras vascas. El Pucela perdió en Bilbao un 14% de posesión, un 7% de precisión con el esférico y un total de 98 pases en relación a su partido anterior. En definitiva, al Pucela no es que le faltara actitud, le faltó acierto, aquello con lo que tristemente se valora todo en el mundo del fútbol.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *