Crónica Real Valladolid - UD Almería | Jornada 32, Liga adelante 2015/2016
Secciones
Real Valladolid
1-1
UD Almería

Juan Villar evita una nueva tragedia

Reportar vídeo


Hay "rabia contenida" en el vestuario, decía Miguel Ángel Portugal en la previa del partido mientras esperaba que se expresara de "forma positiva" en el partido ante el Almería. El entrenador burgalés aseguraba que el equipo blanquivioleta tenía ganas de una nueva jornada para borrar las malas sensaciones del encuentro ante el Club Deportivo Mirandés. La abultada derrota en Anduva obligaba a los pucelanos a mostrar una buena imagen y a sumar puntos y, tristemente, no se consiguió ni un objetivo ni otro.

 
La intención local no se cumplió en el partido y el conjunto de Miguel Ángel Portugal volvió a dejar una triste imagen que el gol de Juan Villar en el 93 minimiza pero no elimina. Pese a que el Pucela tuvo buenos momentos de juego y grandes ocasiones de gol, el equipo empató nuevamente y son estos resultados intrascendentes los que muestran la realidad de un equipo que parece no encontrarse.
Pedro Tiba tras ganar al Real Oviedo aseguraba que el Real Valladolid está en una fase de la temporada en la que importan más los resultados que el juego. Según esta teoría, aprobada por todo el vestuario y el entorno, el Pucela firmaba un mal partido. Otro más. Un equipo que llegaba al estadio José Zorrilla en puestos de descenso a Segunda división B y sin haber ganado fuera de Almería en toda la temporada, perdía dos puntos en Valladolid en el tiempo de descuento. Los de Néstor Gorosito estuvieron cerca de llevarse la victoria de Valladolid y eso que en los primeros 45 minutos su propuesta y su tendencia no hacía ser positivo al equipo rojiblanco.

Demasiada precaución

Con un Real Valladolid motivado y activo y un Almería expectante comenzaba un partido que llegaría al descanso con dos jugadores sin casi actividad. Tanto Kepa Arrizabalaga como Casto Espinosa eran simples espectadores de un encuentro que llegaba al descanso con un tímido remate de Juanpe Ramírez en el inicio como la única ocasión clara del primer tiempo. Las dudas, el miedo y la precaución eran los líderes de un primer tiempo sin gran actividad pero que cumplía a la perfección lo esperado. Un Pucela con ganas de contentar a la grada y eliminar parte del último enfado se enfrentaba ante un rival encerrado en su campo y con una propuesta especulativa.
El plan de Néstor Gorosito salía a la perfección en un inicio. Las ideas de la propuesta rojiblanca se imponían y el equipo andaluz, al contragolpe, encontraba pequeños resquicios para la ilusión al ver algunas grietas en el esquema táctico del equipo blanquivioleta. Una propuesta, nuevamente, con muy pocas líneas, ofrecía opciones al equipo visitante.
Los almerienses con tres referencias ofensivas rivalizaban con el equipo local en el objetivo de aprovechar los espacios. Mientras el Almería los sabía cerrar, a los pucelanos le costaba más. La iniciativa era suya pero a la hora de defender dejaban unas alternativas que el equipo visitante buscaba pero que no encontraba como quería. El planteamiento de Gorosito, brillante en el plan defensivo durante el primer tiempo, necesitaba ajustes en el apartado ofensivo. Quique y Pozo necesitaban más apoyo. Conseguían generar presencia pero sin fuerza, todo lo contrario que los delanteros pucelanos. Rennella y Roger generaban fuerza pero sin ocasiones.

Mazazo inicial

El equipo visitante necesitaba cambios, igual que el Pucela pero los de Gorosito sí los dieron tras el descanso. El equipo del argentino avanzó en su propuesta y adelantó su esquema unos metros. Con ellos, el equipo almeriense generó superioriodades por banda. En una de ellas, al inicio de la segunda parte, los visitantes se adelantaron. Un gran centro de Michel desde el costado diestro fue brillantemente rematado por Quique González. El vallisoletano anotaba su segundo gol en la temporada al equipo que lo formó y, además de adelantar a su equipo, motivó a los pucelanos.
Tras el tanto almeriense, los locales vivieron sus mejores momentos. Una gran intervención de Casto tras un disparo de Roger Martí, un remate de Javi Moyano al palo, un intento de Pero Tiba y una gran ocasión de Guzmán Casaseca asustaban a un Almería que veía como su tanto animaba al rival. Como al comienzo de la temporada, con Gaizka Garitano en el banquillo, cuando peor se ponía el partido más carácter mostraba el Pucela. Desde el minuto 52, cuando el marcador ya estaba contra, se comenzaba a mostrar esa "rabia contenida" de la que hablaba Portugal durante la semana.

Juan Villar

Tras ese empujón blanquivioleta después del gol almeriense, el partido pareció terminar para los intereses pucelanos. Pese a los cambios de Miguel Ángel Portugal, que no aportaron frescura ni grandes novedades y que, posiblemente, llegaron tarde, la rabia se esfumó y el equipo visitante paecía llevarse los tres puntos. En ese momento, cuando se contbana los segundos para el final y el autobús andaluza arrancaba, Juan Villar se sacó de la chistera un gran gol. 
Un disparo fuera del área del máximo goleador sumó un nuevo punto para los pucelanos. El gol minimiza un mal partido de los pucelanos que desaprovechan una nueva oportunidad para acercase al play-off y vivir en el balcón de la promoción de ascenso. La oportunidad se escapa pero los de Miguel Ángel Portugal suman un punto. Tal empate será valorado o menospreciado en unas semanas. Hasta entonces, la rabia blanquivioleta se resume en Juan Villar, el máximo goleador del equipo y la buena imagen de un Pucela tan inestable como intrascendente hasta la fecha.

Un contenido de:
Ángel Velasco B.

Domingo, 03 de abril de 2016. 17:02
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *