Crónica Cádiz CF vs Real Valladolid | Jornada 21 | Liga 123 Temporada 2016/2017
Secciones
Cádiz CF
0-1
Real Valladolid

Una victoria de oro

Un contenido de:
Ángel Velasco B.

Viernes, 13 de enero de 2017. 20:55

Reportar vídeo

Desde la previa se sabía que el Estadio Ramón de Carranza marcaría tendencia y la victoria con la que los pucelanos cierran la primera vuelta lo hace. Llegados a esos 31 puntos que pedía Paco Herrera en la previa, el Real Valladolid da un paso muy importante en su ambición de vivir en la zona de promoción todo lo que resta de temporada. Con este broche de oro a la primera mitad de la temporada, los vallisoletanos confirman su candidatura, aquélla de la que siempre se ha dudado en el entorno blanquivioleta. Los 31 puntos, por el momento, pueden con todo. Son el mejor termómetro.

Para este final de primera vuelta, las señas de identidad iniciales en el Real Valladolid eran aquellas que siempre ha querido imponer Paco Herrera.  Es decir, el rombo volvía a escena. Cambio de sistema pero sólo una variación de nombres. Casi mismos protagonistas que en casi todo el año. Isaac Becerra, obviamente, bajo palos. Javi Moyano, renovado con este encuentro, y Luciano Balbi, en los laterales. Tres fijos e indiscutibles. Con ellos, Alberto Guitián y Alex Pérez, asentados y aprobados desde hace varios meses. En el centro del campo, con el regreso de Alex López después de tres semanas fuera del equipo, los nombres estaban muy claros. André Leão, Míchel Herrero y Joan Jordán. Sabiendo de memoria el centro del campo, la zona ofensiva perdía un nombre. Sin Jose Arnáiz, Jaime Mata y Juan Villar formaban como dupla ofensiva que dejaba sin hueco, nuevamente, a Raúl de Tomás.
Un once casi idéntico al anterior pero con un esquema muy diferente, el Real Valladolid asaltaba el Estadio Ramón de Carranza. Una versión convincente y segura de los de Paco Herrera elevan la ilusión, confirman las grandes sensaciones y llevan a pensar si ahora es el momento que tanto llevaba esperando el entorno blanquivioleta. Por fin ha llegado el golpe decisivo

Cifuentes rompe diferencias

Mucho se había hablado durante la semana previa de qué tipo de partido iba a proponer el Real Valladolid. Paco Herrera, en la previa, dejaba claro que los contragolpes y, ante esa oportunidad gaditana, el pacense propondría una presión muy elevada en la que los dos delanteros fueran protagonistas. El equipo pucelano apretaba muy arriba y el Cádiz CF sufría. La costaba encontrar los espacios dada la longitud de un Pucela bien armado y que sabía muy bien qué necesitaba en el partido.
La igualdad era total. Cada uno en su estilo y en su intento de mostrar personalidad, el partido, en sus primeros 45 minutos, discurría por la igualdad, salvo por un detalle. En el minuto 17 un disparo desde la frontal de Joan Jordán, aparentemente sin peligro era encajado por Cifuentes, portero local, en un fallo garrafal. El balón se alojaba en la portería andaluza para dar rienda suelta a los mejores minutos pucelanos del primer acto.
Ya fuera por acierto visitante o las dificultades locales para asumir el gol blanquivioleta, el Real Valladolid viviría buenos minutos. Juan Villar o Míchel Herrero se acercaron al área pero sería Jaime Mata el que rozaría el segundo gol. Una jugada, ayudada por un toque involuntario de Medié Jiménez, dejaría la opción para el madrileño. Su disparo ajustado era salvado por Cifuentes que, en esta ocasión, sí estaba acertado. Tras ese empuje pucelano, las fuerzas se igualaron y el partido llegaba al descanso en muestras claras de igualdad. En ocasiones ganadas, saques de esquina y posesión, el duelo estaba competido pero un fallo del portero amarillo rompía la igualdad del marcador.

Más de lo mismo

Antes de que la entrada de Dani Güiza, ídolo total del cadismo en el minuto 58, rompiera el partido al ser el primer cambio del duelo, el inicio de la segunda parte vivía los mismo tintes de la primera parte. Ambos conjuntos se repartían el duelo y la sensación de peligro. Cada uno en su estilo, los de Álvaro Cervera y Paco Herrera compartían el dominio. Querían su estilo aunque, en este primer cuarto de hora, eran los locales los que más peligro generaban. El Cádiz CF era algo superior al Pucela en el dominio del balón aunque sin generar mucho peligro sobre la meta de un Isaac Becerra muy nervioso.

<br />

Tras la entrada del que fuera campeón de Europa de 2008 se producía una acción que podría haber sido definitiva. Juan Villar pisaba el área de Cádiz CF y era derribado. El colegiado, cerca de la acción, no veía acción sancionadora y el partido seguía ante los gestos de un Villar sorprendido por la decisión. El onubense, en el regreso a la que había sido su casa, pudo ser decisivo en ese lance del juego pero, pocos minutos después, se despedía del terreno de juego. Era sustituido por Sergio Marcos en la segunda variación blanquivioleta. Antes, Raúl de Tomás había sustituido a Jaime Mata.

Nueva versión blanquivioleta

Tras los dos primeros cambios pucelanos, la idea era clara. Se variaba la propuesta. Ya no se buscaba tanto la presión adelantada como sí el dominio del balón. Paco Herrera volvía a poner en escena el "pentágono de Anoeta". Añadiendo a Sergio Marcos a la propuesta inicial el Pucela quería buscar del balón. Dormir el partido desde la posesión y que, a su vez, ofreciera un detalle de calidad que fuera determinante para cerrar el partido. Con varios jugadores de último pase, la propuesta pucelana dejaba a Raúl de Tomás como único referente ofensivo. En su petición de titularidad, el '47' tenía una gran oportunidad.
La propuesta pucelano para el tramo final encontraba un susto a falta de 10 minutos. Una jugada sin aparente peligro dejaba lesionado a Isaac Becerra. El '13' debía abandonar el encuentro y Pau Torres, sin apenas calentar, debutaba en competición liguera. El '1' aparecía frío en el partido y mostraba dudas en acciones áreas. El Cádiz CF se intentaba aprovechar de esos errores pero el tiempo corría a favor de un Pucela sería, seguro y convincente que sin hacer grandes ocasiones ni un fútbol preciosista sumaba una victoria con sabor a oro para cerrar magníficamente la primera vuelta. Con 31 puntos, cifra que no asegura nada, pero con la moral elevada y la confianza como nunca se llega al ecuador de la temporada. Ahora sí que sí el Pucela de Paco Herrera ha dado el golpe definitivo sobre la mesa.

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *