Crónica Reus Deportiu vs Real Valladolid | Jornada 12 Liga 123 Temporada 2017/2018
Secciones
Reus Deporitu
2-2
Real Valladolid

Ingrato empate en Reus

Reportar vídeo

1       

Y finalmente, la visita del Real Valladolid a Reus se jugó. Pese a que nunca se dejó en dudas, las incógnitas sobre la disputa de la visita del Real Madrid al Estadio de Montilivi dejaba el partido cogido por pinzas, como así aseguraba Luis César Sampedro en la previa. Pese a que fue más una reflexión que una duda o realidad, el míster pucelano dejaba la opción de la suspensión en el aire. Finalmente no hubo tal aplazamiento y el duelo en el Estadi Municipal de Reus arrancaba con un Real Valladolid exigido para ganar y necesitado de ilusión.

 
Pequeños detalles en la previa de un partido que estaría marcado en el inicio por la sorpresa del once pucelano. Si bien Luis César anunciaba que el cuerpo le "pedía cambios", no sería hasta el inicio del partido cuando se supo que esas variaciones tenían el nombre de Borja Fernández y Deivid Rodríguez. Ambos, indiscutibles en las formaciones del míster gallego, vivían su primera suplencia de la temporada. Ellos 'sufrían' los cambios y Fernando Calero, por ejemplo, los disfrutaba.
El de Boecillo vivía su primera titularidad en LaLiga 1|2|3 en un duelo que transcurriría sobre el dominio blanquivioleta hasta el minuto 93. La insistencia y la claridad en la construcción del Real Valladolid se toparía con la falta de acierto del equipo de Luis César Sampedro. Si los del Pisuerga no tuvieron fortuna de cara a la portería de Édgar Badía, los catalanes tuvieron un acierto elevado para demostrar lo injusto que es, muchas veces, el fútbol. La fortuna y el acierto no van unidas al dominio. Con todo, reparto de puntos en el Estadi Municipal de Reus para que el Pucela llegue hasta los 19 puntos.

El pago de los errores

Sigue avanzando la etapa del Real Valladolid en la categoría y LaLiga 1|2|3 sigue demostrando que los detalles marcan muchos de los puntos que se puede obtener y que cualquier equipo puede hacer daño a cualquier rival. Independientemente del dominio del balón, de la posesión o de la creación de ocasiones, en esta categoría manda el acierto y tras los primeros 45 minutos los aciertos mandaron pero, curiosamente, todo éxito de cara a puerta estuvo marcado por el desacierto del rival.
Si bien el tanto local tuvo los fallos de Kiko Olivas, primero, y Fernando Calero, después, aunque ambos pudieron ser objeto de falta, el tanto del empate tuvo el desacierto de la poca contundencia de la defensa catalana. Una falta lanzada por Toni Villa se quedaba suelta en el área y Jaime Mata no perdonaba. En ese análisis de Luis César Sampedro de que los errores no siempre tienen el acierto del rival, en esta ocasión sí estaban unidos. La falta de contundencia en las áreas se pagaba caro. Para un equipo y para otro.
Un fallo defensivo blanquivioleta, un tanto del Reus Deportiu. Un error en la otra área, y el empate del Real Valladolid. Así se resumía globalmente la primera parte del encuentro en Reus pero tras él había muchos detalles y un análisis mucho más profundo. El dominio del Real Valladolid no tenía efecto. La creación de las ocasiones y de los tiempos del partido del equipo blanquivioleta no tenia el premio esperado y el partido llegaba al descanso con un empate injusto por el merecimiento visitante pero marcador por un doble error de los centrales pucelanos

Clara evolución

Los mejores minutos del Real Valladolid fuera de casa durante esta temporada no tenían el premio merecido y la igualada se mantenía en el marcador tras los primeros 45 minutos. Un activo Ibán Salvador no encontraba el premio del gol. Con todo, la posesión era pucelana y la presencia en el área rival, también. Todo parecía fluir para la victoria pucelana pero la evidente mejora blanquivioleta fuera del Nuevo Estadio José Zorrilla no tenía premio.


No la tenía en el primer tiempo y no la tuvo en el segundo, pese a que el Real Valladolid continuaría por el mismo camino. Tras la reanudación los de Luis César Sampedro seguían siendo superiores. Tenían más posesión, más ocasiones y mucho más peligro. El equipo blanquivioleta merecía el gol pero no lo encontraba. Todo lo contrario del Reus Deportiu.

A contracorriente

Superada la hora de juego el Real Valladolid, muy posiblemente, no merecía el empate. Era un premio escaso. Muy ingrato. Tras el minuto 68, el castigo pucelano era excesivo. Una segunda jugada dejaba el balón franco a Gustavo Ledes. El máximo goleador del equipo de Aritz López Garai no desaprovechaba la oportunidad y volvía a poner en ventaja al equipo catalán. El golpeo del brasileño, lleno de fuerza y calidad, se alojaba en la meta de Jordi Masip para dar inicio a un nuevo partido, un duelo de poco más de 20 minutos en los que el Real Valladolid jugaba contra el reloj.
Para esa pelea aparecía Luis César Sampedro. De forma progresiva el entrenador gallego daba entrada a Míchel HerreroAsier Villalibre y Giannis Gianniotas. La frescura del Real Valladolid en la zona ofensiva generaría el empate, firmado por Ángel García, y el empuje blanquivioleta hasta el último segundo. La ambición parece innegociable para unos pucelanos que pelearían por conseguir la victoria hasta el pitido final del colegiado Pulido Santana. 
Finalmente y pese a la constante creación de peligro, el duelo se cerraría en un ingrato empate. Un nuevo punto para la mochila pucelana en un partido que aumenta la racha de cuatro jornadas consecutivas del Real Valladolid  y que hace llegar a los dos meses sin ganar fuera de casa en competición liguera. Dos datos que no muestran la mejoría, con creces, de las credenciales pucelanas fuera del Nuevo Estadio José Zorilla.

Un contenido de:
Ángel Velasco B.

Domingo, 29 de octubre de 2017. 20:52
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *