Carlos Lázaro, ex del Real Valladolid, jugador del Mirandés. Repaso a su carrera
Secciones

La suerte evita a Carlos Lázaro en Segunda

Reportar vídeo


Carlos Lázaro siempre será bien recordado en el Real Valladolid. Un jugador sin suerte con las lesiones que en la dolorosa temporada 2009/2010 se convirtió en la única nota positiva. Su entrada en el equipo y sus más de 500 minutos ilusionaron a una afición dolida y aterrada aquella campaña que parecía ser histórica y que terminó con el Pucela en Segunda división.

 
La ilusión por Carlos Lázaro fue alta pero no pudo durar mucho. Tras un encuentro contra el Real Madrid, el vallisoletano caía lesionado de una de sus rodillas y comenzaba un tormento que le ha marcado su carrera. El jugador, de Olmedo pero nacido en Medina del Campo, siempre ha estado marcado por las molestias, que no le han dejado mostrar su potencial defensivo y su fuerza física. Lázaro tuvo que pelear mucho para vivir lo que disfrutó el pasado verano. Tras una magnífica temporada en el Hércules de Alicante, el centrocampista abandonaba el Rico Pérez tras una buena oferta de Carlos Terrazas. Un entrenador que había peleado mucho y varias veces por él, como el propio preparador aseguraba en la presentación del jugador durante el pasado mes de julio.
El Mirandés le estaba esperando en Segunda división, categoría que ya había probado, sin suerte, con la Sociedad Deportiva Huesca y el Deportivo Alavés. Pasados varios meses del canterano blanquivioleta en Segunda división, se demuestra que la categoría de plata le regatea. No encuentra su suerte en ella, ya que durante esta temporada, y pese a la ilusión e Terrazas por contar con él, solamente ha disputado 13 encuentros de liga, siendo tres como titular. Por el contrario, ha sido indiscutible en la participación burgalesa en Copa del Rey.

Ni 500 minutos de Liga

Con apenas 484 minutos disputados en Liga, Carlos Lázaro recibirá el domingo la visita del equipo de su vida, aquel que le formó, con una importante mala racha individual. El olmedano lleva cinco jornadas consecutivas sin formar en el terreno de juego. Desde su participación en el empate (0-0) ante el Deportivo Alavés, Lázaro no se ha vestido de corto. El vallisoletano está en un rol secundario que le ha marcado en Segunda.
Pese a que en su segunda cesión al Huesca fue importante, una lesión le dejó fuera del equipo oscense durante más de 11 jornadas. Al año siguiente, en su supuesta temporada de confirmación, pasó sin pena ni gloria por Mendizorroza. 13 encuentros, igual que en la actualidad, pero el doble de minutos. En Vitoria fue titular en nueve de ellos y pudo vivir, aunque fuera en poca cantidad, la experiencia de Segunda.

Fijo en Copa

Pese a que en Liga no está siendo uno de los jugadores más importantes del Mirandés, como sí lo es Raúl Fernández, otro ex blanquivioleta en Anduva, Carlos Lázaro tuvo un rol muy destacado en la participación copera del Mirandés. Disputó 639 minutos, repartidos en siete partidos. Con tal bagaje y el recuerdo imborrable de eliminar al Málaga y al Deportivo de la Coruña, Carlos Lázaro ve que la categoría de plata le sigue regateando y siendo esquiva pero que su vivencia en el Mirandés está teniendo notas positivas.

Un contenido de:
Ángel Velasco B.

Miércoles, 23 de marzo de 2016. 19:11
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *