Noticias Real Valladolid | Real Valladolid Promesas, mala situación 1 Miguel Rivera tras perder Sanse
Secciones

"Te preguntas qué más se puede hacer"


1       
Reportar vídeo

El Real Valladolid Promesas sigue mal. Muy mal. No frena su mal momento y seguirá una semana más muy lejos de la zona de salvación. La derrota (1-2) ante el San Sebastián de los Reyes ha potenciado el mal momento de un equipo sobre el que su entrenador, Miguel Rivera, sabe qué problemas tiene. Así los determinaba la semana pasada en Guijuelo y así lo hacía en la mañana de este domingo en los Anexos al Nuevo Estadio José Zorrilla tras una nueva derrota de sus jugadores. En un estilo diferente al de hace una semana, el experimentado entrenador pucelano tenía el mismo fondo: los muchos problemas y debilidades del filial blanquivioleta.

 
"Estamos en una fase muy peligrosa", aseguraba el míster. Una "situación muy delicada" que, por momentos, hace verle hundido en su discurso. Si en Guijuelo sus palabras contenían enfado y un claro mensaje hacia el vestuario y, quién sabe, si a las oficinas pucelanas, en esta ocasión, Miguel Rivera parecía resignado. Estaba abatido. Asegurando que "vine con toda la ilusión del mundo", Rivera aseguraba que "quiero seguir trabajando" con toda esa ilusión pero esperando un apoyo exterior. "Necesitamos un golpe de suerte", pedía.

Más que una victoria

Puede parecer que el Real Valladolid Promesas, como el primer equipo, necesita una victoria. Con tres puntos parece que se curarán todos los males, pero no. Ni mucho menos. El filial tiene un problema de base. Se diga con enfado y claridad o resignación y justificaciones, Miguel Rivera parece derrotado y sin soluciones. Pese a asegurar que "nadie va a bajar los brazos", el objetivo es claro: "Tenemos que mirarnos muy dentro y asumir un poco más de responsabilidades".
Ya no es que el filial esté mal, que lo está, es que los rivales no tiene que estar bien para ganar. "El Sanse nunca pensaba que se podía llevar el partido", aseguraba un Rivera que cree que "los rivales esperan a que nos equivoquemos, tanto en un área como en otra". El filial está en "un fútbol de un nivel y una exigencia que todos estos detalles se pagan". Ese fútbol de "infantiles" que detectaba la semana pasada sigue existiendo porque "tenemos futbolistas con muchas condiciones pero que tienen que aprender a competir"
Sin llegar a los niveles mínimos de competición que se deben tener en Segunda división B, Rivera considera que "no estamos cumpliendo con lo que se espera de nosotros. Lo sabemos todos". El equipo no está a la altura. Los problemas están detectados pero las soluciones no aparecen. Ni están ni, casi, se les espera. "Muchas veces te preguntas que más se puede hacer", aseguraba un Rivera que cree que "lo único que podemos hacer es trabajar". ¿Será suficiente? Mucho pinta que no.

Un contenido de:
Ángel Velasco B.

Domingo, 19 de noviembre de 2017. 18:02
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *