Crónica Almería-Celta | Copa del Rey ida 1/16 de final
Secciones
UD Almería
1-3
Celta de Vigo

Con los deberes hechos para la vuelta

Madinda pelea un balón con Fatau | EFE

Por la vía rápida ha sentenciado el Celta la primera eliminatoria de Copa de Rey tras vencer por 1-3 en la cancha del Almería en el partido de ida. Al contrario que en años anteriores, el club vigués salió enchufado desde el inicio y pronto puso tierra de por medio con un doblete de Iago Aspas. Solo un fallo grosero de Cabral al filo del descanso dio vida a los andaluces, que hincaron la rodilla de forma definitiva con el tercer tanto.
Berizzo cumplió de su palabra y en la alineación había 5 titulares habituales y 6 suplentes. De esta manera, desde el comienzo se vio a un Celta bien plantado, ordenado y con ganas de ser protagonista. Imitando a Orellana, Señé se movía muy bien entre líneas partiendo desde la derecha dejando toda la banda para Wass. En el primer acercamiento peligroso, los vigueses dieron su primer zarpazo letal.
Al cuarto de hora, Pablo Hernández vio el desmarque de Iago Aspas y le puso un pase excelente al hueco. El de Moaña controló con la derecha y sacó un misil con la izquierda que entró en la portería tras tocar en el larguero. Ese tanto dejó muy tocado al Almería, que no tenía claridad en los metros finales. A la media hora de juego, Madinda sorprendió a todos con un lanzamiento de falta magistral que no entró por milímetros. El conjunto celeste rozaba el segundo y lo logró cuando conectó otra vez el 'dúo dinámico'. El Tucu volvió a asistir a Aspas, que definió con un toque sutil ante la salida de Julián.
Cuando todo parecía encarrillado antes del descanso, Cabral cedió la pelota a Rubén sin ver y se la regaló a Pozo, que regateó al guardameta mosense y remató la jugada con un disparo certero. Ese tanto hizo que el cuadro local diese un paso adelante en el segundo acto y comenzase a discutirle la pelota. En uno de los constantes acercamientos, el colegiado no vio como Planas ponía la zancadilla a Eldin dentro del área. Poco a poco, el encuentro cayó en el tedio absoluto y ninguno de los movimientos de los entrenadores cambiaban el panorama.

Aparece Guidetti

Mediado el segundo acto, otro despiste de los centrales casi lo aprovecha Cristian Herrera para batir a Rubén con un intento de vaselina. La reacción del Celta a esa ocasión fue letal una vez más. Un pase largo de Hugo Mallo lo controla Drazic dentro del área. El remate del serbio lo saca con una gran mano Julián, pero Guidetti recoge el rechace para marcar a puerta vacía. El sueco estrenó su cuenta goleadora en Copa del Rey en su primera oportunidad.
Con ese gol el encuentro terminó aunque quedaran varios minutos por delante. El Almería se vino abajo y los celestes se recrearon en exceso en los metros finales y no pudieron poner la estocada definitiva. Con esta ventaja, se espera que la vuelta en Balaídos dentro de dos semanas sea un mero trámite y una nueva oportunidad para los menos habituales. 

Un contenido de:
Marci Varela

Miércoles, 02 de diciembre de 2015. 20:50
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *