Real Zaragoza Noticias | Uno por uno | Nàstic de Tarragona

El uno por uno del Real Zaragoza en Tarragona

Reportar vídeo

1       

El Real Zaragoza volvió a ganar y lo hizo por segunda jornada consecutiva. La víctima esta vez fue el Nàstic de Tarragona en un Nou Estadi en el que nunca antes se habían conseguido los tres puntos. Grippo abrió el marcador a balón parado y Borja Iglesias, que goleó por segunda jornada consecutiva, fue el encargado de cerrarlo con un toque sutil para batir al meta local. 

Cristian (9): Inmenso. El portero argentino está en un momento de forma espectacular. Paró con el codo, con el antebrazo y con lo que pudo. Ha echado el cerrojo a la portería y es una de las claves de la mejoría del equipo.
Benito (6): Defensivo. En poco se parece al Benito que inició la temporada, un auténtico puñal en ataque. Lejos de eso, se dedicó a defender prácticamente en exclusiva y además, lo hizo bien.
Grippo (8): Goleador. El suizo volvía tras dos semanas ausente por lesión y lo hizo con gol. En defensa se mostró seguro por arriba y no se complicó la vida.
Perone (6): Mejorado. El brasileño es lo que es, con sus virtudes y con sus defectos. Poco a poco mejora sus prestaciones y junto a Grippo hizo una pareja inquebrantable por alto.
Lasure (8): Crecido. Con el paso de los partidos, el aragonés se ha asentado en el once por mérito propio. A sus prestaciones defensivas le sigue sumando apariciones en ataque.
Eguaras (6): Sombrío. No tuvo su mejor día. El metrónomo del Real Zaragoza no marcó el ritmo del equipo como en él es habitual y acabó sustituido antes del final.
Zapater (6): Trabajador. Volvía al once tras sanción y lo hizo en una posición en la que no acaba de sentirse cómodo. Impreciso en el pase, dejó su trabajo para ayudar en la victoria.
Guti (7): Tocado. Volvió a ser uno de los mejores del Real Zaragoza, como casi siempre. El canterano se dejó el alma en el encuentro y le dio sentido a cada una de sus acciones. Sin embargo, el despliegue físico fue menor que en ocasiones anteriores, mermado por las molestias que le lastraron durante la semana. Aguantó algo más de 65 minutos.
Febas (8): Inquieto. Fue un auténtico quebradero de cabeza para la defensa del Nàstic de Tarragona. Encontró la chispa que le había faltado en las últimas jornadas y le regaló el segundo gol (con la colaboración de la defensa) a Borja.
Pombo (6): Gris. Como en el encuentro ante el Lugo, no supo aprovechar la oportunidad clara con la que contó. Se encuentra lejos de su mejor versión.
Borja (8): Delicado. El delantero gallego marcó por segundo encuentro consecutivo y además lo hizo mostrando un nuevo recurso, un toque sutil que servía para definir con perfección ante la salida del encuentro.
Buff (S.C.): Inédito. Volvió a entrar en la segunda parte pero su aportación no fue ni de lejos tan importante como frente al CD Lugo. Prácticamente ni tocó el balón.
Vinícius (6): Peleón. Volvió a tener minutos y se mostró con ganas, aunque como en ocasiones anteriores, sin excesiva fortuna.
Mikel (S.C.): Mediocentro. El vasco debutó en 2018 tras su lesión y lo hizo para jugar por delante de la defensa, cogiendo sensaciones y sin sobresaltos.
Natxo (7): Lógico. Tras la sorpresa de la ausencia de Verdasca, el técnico vitoriano no varió el plan que había funcionado en las últimas jornadas. Los centrales respondieron y los cambios no tuvieron gran incidencia ya que llegaron tras el 0-2 de Borja.

Un contenido de:
D.M.

Sábado, 17 de febrero de 2018. 21:32
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *