Crónica Real Zaragoza | Empate final ante el Reus tras fallar en defensa
Real Zaragoza
2-2
Reus

El Zaragoza araña un punto en otra noche de tracas defensivas

Reportar vídeo

1       

El Zaragoza no tiene fiabilidad alguna en defensa y eso le penaliza demasiado. El Reus hizo poquito, pero una pifia grosera de Casado y un error de concentración general fue suficiente para meter dos goles en La Romareda. Ya advertía Raúl Agné en la previa como podía ser el guión del partido. Y lo calcó. Los dos equipos salieron a estudiarse, a tener la pelota y a imponer su estilo. El primer cuarto de hora fue de puro chequeo por parte de ambos contrincantes. El técnico apostó finalmente por desplazar a José Enrique en la zaga y esa asimetría que producían tres zurdos en la zaga se plasmaba cada vez que se querían coordinar y sobre todo a la hora de sacar el balón jugado. La otra apuesta de Agné fue por la de los dos puntas.

 
El Zaragoza se cansó de jugar a los espías y empezó a jugar al fútbol. Fue una fase de juego más fluido, pero sin llegar a rozar el dominio al rival y, mucho menos, la brillantez. Sin embargo, y más en Segunda, hay una cosa que se llaman galones y jerarquía. De eso tiró el equipo local para elevarse levemente sobre el Reus. Un poco de presión, un poco de Cani, otro poco de Lanzarote y el poso de José Enrique y Zapater, debería servir para llevarse estos tres puntos.
Avisó Cani con un disparo desde la frontal y asustaron Ángel y Juan Muñoz en un par de acciones. Pero el veneno lo pone Lanzarote y se lo inyectó a un mal despeje de Badía para que Ángel cazara su séptimo gol del triunfo y pusiera el 1-0 en el marcador. Así son las cosas y así es la Segunda. El gol no cambió mucho el panorama y los locales neutralizaron bien la contra del Reus y mantuvieron la posesión de la pelota hasta el descanso.
El Real Zaragoza salió a defender el resultado. Es decir, de lo que hablábamos antes nada de nada. Lo de la jerarquía y tal. El equipo local se echó atrás temeroso y decidido  a pasar sufriendo 45 minutos. Le dejó el balón al Reus y le esperó en su terreno de juego. Y este Zaragoza no tiene fiabilidad en defensa. Si el otro día las oraciones iban dirigidas a que no fallase mucho Bagnack, hoy tocaba rezar para que no la pifiase Casado. Pero las fuerzas divinas debían estar ocupadas en otros asuntos. El lateral dejó que Alberto Benito le bailase el ‘riquitaon’, el ‘crusaito’ y el ‘maikeljacakson’ y le puso un balón de oro a Folch para que hiciese el empate. Increíble.
Agné movía ficha. Edu García entraba por banda izquierda para desplazar a Cani al medio en busca de la varita mágica del de Torrero. Pero el equipo no acababa de encontrarse cómodo con la pelota. El riesgo de no tener el balón es aguantar al rival cuando ataca. Y eso el Zaragoza no lo sabe hacer. En otra pifia defensiva llegó el segundo gol de Folch, que silenciaba una Romareda que se las prometía muy felices.
El Zaragoza se fue a por todo y Agné, también. Dongou salió por un Casado pitado por la grada. El camerunés llevaba cuatro meses de baja, pero volvió para marcar y hacer el 2-2. Del mal, el menos. Antes había habido un larguero y alguna contra peligrosa. Pero todo se quedó así.
 

Todos los resultados en resultados.eldesmarque.com

Un contenido de:
Chesus Santamaría

Sábado, 26 de noviembre de 2016. 19:49
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *