Real Zaragoza Noticias | Crónica del Real Zaragoza 3 Lorca FC 1
Real Zaragoza
3-1
Lorca

El Real Zaragoza grita que ya aspira a todo

Reportar vídeo


El Real Zaragoza ya está dentro del selecto grupo de aspirantes a todo, el de los equipos que quieren estar peleando el ascenso en mayo y junio. Una presencia que se ha ganado tras derrotar con autoridad al Lorca FC por tres goles a uno. La Romareda se vistió de gala, como en las ocasiones más selectas, con un solo objetivo: lograr la quinta victoria. Y vaya si lo logró. Era cuestión de demostrar su condición de institución grande ante un Lorca FC que se presentaba casi desahuciado, hundido en la tabla. Tras un inicio de partido algo frío, los jugadores lograron el objetivo de imponer su autoridad.

 
Y eso que las primeras llegadas, aunque  tímidas, fueron las de un Lorca FC que no se acababa de encontrar cómodo sobre el campo. El Real Zaragoza poco a poco fue entrando en el partido. En el minuto 15 Alberto Benito le metió un buen pase a Borja Iglesias que le dejó solo delante del portero, algo escorado, y el delantero gallego no pudo aprovechar una jugada que pareció al principio muy prometedora. 
La siguiente jugada de peligro zaragocista llegó con un pase magistral de Eguaras a Borja Iglesias que le dejó otra vez mano a mano con Dorronsoro. El portero le aguantó y le sacó una mano providencial cuando todo el estadio ya estaba relamiéndose. Justo en la misma jugada, Guti le metió un buen balón a Papunashvili desde la frontal del área, y el georgiano intentó encontrar de vuelta al canterano para que marcara a puerta vacía, pero el joven jugador se quedó en boca de gol a escasos centímetros de llegar a marcar el segundo. 
Con esta primera gran ocasión, Eguaras había dado por inaugurado su recital.  El navarro volvió a la acción instantes después con otro pase entrelíneas al primer toque desde el centro del campo que rompió -otra vez- a la defensa lorquina para que Papunasvili se quedará ante el portero, le recortará con calidad y definiera con la diestra a puerta vacía. Era el minuto 18 y la Romareda ya bullía como una caldera. Hasta ese momento las únicas llegadas del Lorca habían sido por la izquierda, de la mano de su carrilero zurdo Peña. En una de ellas, tras un córner botado por los visitantes despejado con algún apuro por Cristian, llegó la jugada del 1-0. Febas condujo la contra a la perfección y cuando vio a Borja Iglesias desmarcándose le cedió el balón para volver a dejarlo mano a mano con el portero rival. "Ya es suficiente", debió pensar el ariete gallego mientras definía para poner el 2-0. En el inicio de la salida al ataque, como casi siempre, había participado Eguaras.
Sólo dos minutos después, con el Lorca herido de muerte, Febas volvió a dejar a Borja Iglesias en una posición muy favorable dentro del área. El gallego disparó con rosca y su tiro se marchó a escasos centímetros del palo izquierdo. Fue la tónica de una segunda parte en la que el Lorca, aún con defensa de cinco, sobrevivió como pudo y sufrió con las pases a la espalda y los veloces desmarques de Papunasvili, muy compenetrado con Borja durante todo el partido.
Tras el descanso el Real Zaragoza salió algo frío y el Lorca lo aprovechó en el minuto 56. Una vez más, encontró a Peña en la izquierda gracias a una gran apertura de Tropi; Noguera, que llegó sólo a rematar el centro del jugador lorquista, fusiló a Cristian en el área pequeña. Era prácticamente la primera de los visitantes. Los blanquillos tenían que levantarse y así lo hicieron al instante. Después de un fatal despeje tras un lanzamiento de esquina zaragocista, el balón le llegó a Eguaras en la banda derecha. Este levantó la cabeza y centró con suavidad al área para que Perone marcara el tercero de un impecable cabezazo.
Con el 3-1 el Lorca FC capituló definitivamente. Llegó el tiempo de dormir el partido y de intentar cerrar lo mejor posible la victoria. Vinícius Araujo entró en el minuto 74 para hacer lo mismo que Papu: aprovechar su momento. El brasileño provocó una roja, la de Bicoro, que le derribó cuando el brasileño se disponía a entrar en el área. A partir de ahí todo fue muy fácil para los blanquillos, que en perfecta comunión con la afición se dedicaron a asegurar el triunfo. Raúl Guti pudo, en el 88, culminar su buena actuación con un buen gol desde fuera del área, pero su disparo se marchó rozando el larguero. Ya no hubo tiempo para más. Tres puntos más que dejan al Real Zaragoza a las puertas de los playoffs. Ahora toca preparar un duelo que se presume mucho más complicado: el del sábado que viene contra el Osasuna en el Sadar.
 
 
 
 

Un contenido de:
Manu González

Domingo, 11 de marzo de 2018. 12:59
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *