Reus - Real Zaragoza: Resultado y Detalles del Partido
Reus
1-1
Real Zaragoza

Lekic evita un alegrón en Reus

El Zaragoza celebra el gol de Toquero con la afición (Foto: Laia Solanellas).

El Real Zaragoza se presentaba en Reus con el temor por la fiabilidad defensiva del rival y Nato González, gran conocedor de ese club y de su entrenador, planteó el partido con un once diferente basado en el desequilibrio de Papu, el tesón de Toquero y la rapidez de Javi Ros en el centro del campo. La idea era abrir la lata desde el trabajo. Y salió regular. 

El duelo comenzó trabado. Como se preveía. Ya avisaban los ex del conjunto tarraconense de un enemigo rocoso, pero que no hacia ascos a la pelota. Los primeros minutos fueron de cierto sufrimiento porque los locales explotaban sus armas con mucho conocimiento. El peligro llegaba a balón parado con los buenos balones de Gus Ledes y con el poderío físico de Lekic. Un cabezazo del serbio que pegó en la espalda de Eguaras estuvo a punto de entrar en la portería y puso el susto en la numerosa parroquia zaragocista que se dio cita en las gradas del estadio el Reus. Aún se sufrió del mismo modo en una falta lateral que despejó hacia atrás Guti e hizo trabajar a Cristian.
El bagaje ofensivo del Real Zaragoza se limitaba a un par de estiradas que, al menos, servían para dejarle claro al rival que había un equipo enfrente con poderío atacante. La mejor fue una galopada de Papunashvili por el medio que acabó rematando sin fortuna Borja Iglesias. También logró asomarse el conjunto aragonés en una jugada a balón parado que culminó Mikel González con una acción más propia de un delantero que de un central. Al final, el remate del vasco lo de detuvo Edgar Badía.
Así estaba el partido, medio sesteando y con pocas alegrías en ambas áreas. Jugadas trabadas, presión y trabajo defensivo. En ese escenario y por sorpresa apareció la figura de Diogo Verdasca. Al central portugués le dejaron avanzar metros con el balón hasta la frontal del área, allí tiró una pared con Borja Iglesias, que habilitó de nuevo al luso para sacarse un latigazo que repelió el poste. Toquero, siempre en el sitio adecuado, remachó al fondo de las mallas. Un gol sensacional cocinado en la confianza, la fuerza y la técnica de un joven defensa que cada día crece más. 
Con el gol, el partido se calmó un poco. El Reus debía abrirse más, pero no lo hacía. Su plan seguía siendo el mismo y el Zaragoza se ajustaba a su ventaja. Era un plan de riesgo porque los catalanes aparecían por los dominios de Cristian más de lo debido. En una de esas, el meta argentino se tuvo que emplear a fondo para despejar un buen disparo de Carbiá. Al filo del descanso, Yoda tuvo la mejor para su equipo. El delantero se trabajó un balón en el área, que le había filtrado Miramón y su disparó con la zurda lo repelió a córner. 
Había conseguido el Zaragoza irse al descanso con esa renta, pero poco le duró la alegría. Lekic, que ya venía avisando, cabeceó a gol un centro de Miramón, que superó de forma muy sencilla a Guti en la linea de fondo. Era un empate que se venía barruntando. Y llegó. Lo difícil era abrir la lata y, una vez abierta, el Reus la volvió a cerrar con una jugada que había ensayado varias veces en la primera parte.
La banda que defendían Guti y Lasure era castigada una y otra vez por los atacantes locales. Yoda volvió a ganar la pelea y se plantó solo delante de la Cristian, pero disparó alto. Y acto seguido Lekic volvió a rematar un centro proveniente desde esa banda. Era el coladero que descubrió Garai para fundir al Zaragoza.
El Zaragoza espabiló un poco y se estiró en busca del segundo gol. Papunashvili probó a Edgar Badía desde muy lejos, pero su disparo seco puso en apuros al meta local. Borja Iglesias probó fortuna desde larga distancia con la misma fortuna que su compañero. Sin embargo, Cristian Álvarez se tuvo que disfrazar de héroe para evitar la derrota con un paradón a tiro de David Haro. Tocaba sufrir. Atienza pudo marcar de cabeza a la salida de un saque de esquina, pero su remate se marchó alto. Eran minutos para el Reus. 
Los de Natxo González se hicieron con el centro del partido en los últimos minutos, pero no encontraron el hueco. Ledes aún hizo trabajar a Cristian en la jugada final con un libre directo que desvió a saque de esquina el argentino. Fue una igualada con fortuna, sufrida, por lo que sabe bien a pesar de haber ido por delante en el marcador hasta el descanso. 

Un contenido de:
Chesus Santamaría

Viernes, 27 de abril de 2018. 20:50
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *