Noticias Real Zaragoza | Resumen 2016 | Cuarta y última parte, de octubre a diciembre

Así fue 2016 (y IV): El giro copernicano

Reportar vídeo

1       

Finalizamos el resumen de lo que ha sido el año para el Real Zaragoza con los últimos meses en los que Luis Milla dejó de ser entrenador del conjunto blanquillo y su lugar lo ocupó Raúl Agné. Tanto con uno como con otro, las dudas que deja el equipo aragonés no acaban de disiparse y la opción del pragmatismo gana entero a base de resultados.

Octubre – Si el partido en el Ciudad de Valencia había dejado tocado a Luis Milla y su idea de juego, el mes de octubre supuso la sentencia. Dos puntos en cuatro partidos, empates ante Córdoba y Valladolid y derrotas duras ante Sevilla Atlético y Elche que dejaban el nuevo proyecto en el aire y al equipo sintiendo en el cogote el aliento de los equipos que trataban de huir de los puestos de descenso. Una situación que le costó el puesto a Luis Milla y trajo en su lugar a Raúl Agné, un perfil de entrenador ligeramente diferente, con la experiencia que le faltaba al turolense y un discurso quizá menos refinado, pero que concuerda mejor con lo que es esta segunda división. Y con el mequinenzano llegó también la primera y única victoria del mes, ante el Almería, un 2-1 que permitía a la afición zaragocista volver a respirar.
Noviembre – Como había sucedido diez meses antes, el cambio de entrenador surtió efecto. Pese a encontrarse en plena reconstrucción, con Raúl Agné llegaron los resultados que se le habían negado a Luis Milla en los últimos tiempos. Sin llegar a encontrar la solución para la sangría defensiva que sufría el equipo, se consiguió empatar en Mallorca, un partido en el que se fue por delante hasta en dos ocasiones. También se le ganó con cierta comodidad al Mirandés, un equipo que en La Romareda acostumbraba a sacar buenos resultados.
La primera derrota del nuevo entrenador llegó en Getafe, ante otro de los candidatos al ascenso y con un penalti de Bagnack que supuso la apertura de las hostilidades hacia un jugador cuyo nivel es más bien dudoso para un equipo de segunda división que quiere aspirar, al menos, a puestos de promoción. No fue mucho mejor la actuación de Casado en el siguiente encuentro, ante el Reus, en el que el Real Zaragoza cerró noviembre con un empate y tantas dudas como las que había cuando comenzó el penúltimo mes del año.
Diciembre – La tragedia se acabó de consumar en Cádiz. En una especie de repetición de lo sucedido en Palamós, el equipo volvió a dar una imagen lamentable y cayó con estrépito por 3-0, con el agravante, en esta ocasión, de decepcionar a una afición que había recorrido prácticamente mil kilómetros para animar a su equipo bajo el aguacero.
La suerte es que en esta ocasión, parece que la lección sirvió y el equipo ha sido capaz de reaccionar en sus dos últimos encuentros. Puede que volver a sentir a la espalda la pujanza de aquellos que tratan de huir del descenso supuso un nuevo despertar en el equipo de Raúl Agné. Se cerró así el año con dos victoria, en casa ante el Real Oviedo y, por fin, fuera ante el Rayo. En lo que supone un nuevo halo de esperanza.
Por delante, un nuevo mercado en el que reforzar al equipo y tratar de subsanar unas carencias que parecen obvias y un año en el que nuevamente, el Real Zaragoza tratará de lograr el ascenso a la máxima categoría del fútbol español en su cuarto intento consecutivo. Desde aquí, nuestros mejores deseos y la esperanza de que 2017 sea el año que devuelva al equipo blanquillo a su lugar, la Primera.

Un contenido de:
ElDesmarque

Sábado, 31 de diciembre de 2016. 18:07
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *