El Reus no encaja gol en casa desde el 13 de enero

Marcar en Reus, misión casi imposible

Toquero se escurre ante dos rivales del Reus (Foto: Dani Marzo)

Si el Real Zaragoza quiere seguir con su camino seguro hacia el ascenso, deberá imponerse al Reus en el hogar de los catalanes. No será nada fácil. Y es que pese a estar fuera del grupo de aspirantes (ocupa la zona media), los catalanes no pierden en su casa desde el 13 de enero. Fue además por la mínima, 0-1 contra el Lugo. Desde aquel día, como locales han cosechado cuatro victorias y dos empates como locales. No han vuelto a encajar en su feudo tras el gol gallego.

 
El equipo de la provincia de Tarragona ha hecho de su pequeño campo (4.847 de aforo) un fortín con murallas de acero. Sólo el Lugo y el poderoso Rayo Vallecano han logrado esta temporada ganar ahí. Conjuntos como Osasuna, Sporting, Cádiz, Granada o Huesca no han podido anotar en la portería defendida por Edgar Badía cuando han jugado en Reus. El buen portero catalán ya fue de los menos goleados el pasado año.
Aitor López Garai, uno de los jugadores de Natxo González el año pasado en el Reus, ha demostrado ser un disciplinado alumno. Tras la marcha del técnico vasco a Zaragoza, el centrocampista cambió las botas por la pizarra para sustituir a un maestro que la temporada pasada sólo encajó dos goles en cuatro partidos: en el resto de encuentros, todo ceros y unos. Y la jugada ha salido bien: el Reus lleva 34 tantos encajados en 36 jornadas.
Sólo Osasuna, Huesca, Cádiz y Sporting, todos ellos aspirantes al ascenso, han encajado menos goles que los catalanes. Que aún sigan inmersos en la lucha por evitar el descenso se explica por su poca fiabilidad anotadora: con sus 27 goles a favor, sólo el colista Sevilla Atlético ha marcado menos que ellos. La amenaza del Reus está sobre todo en su veterano ariete Dejan Lekic, con siete goles, y el talentoso mediapunta Luís Gustavo, un experto en balón parado. El portugués fue el autor del único tanto de los rojiblancos la pasada jornada en Albacete: fue de falta directa en el 95 y significó la victoria por 0-1.
Duro reto para un Zaragoza que ya vio el año pasado lo difícil que era marcar en Reus. El conjunto aragonés cayó en la recta final de la temporada por 1-0 en el duro Camp Nou, una ratonera y un suplicio para tantos rivales. Eso sí, de aquel equipo, entonces entrenado por César Láinez, sólo quedan Javi Ros, Alberto Zapater, Jorge Pombo y el portero suplente Álvaro Ratón.

Un contenido de:
Manu González

Martes, 24 de abril de 2018. 07:41
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *