Gaizka Toquero, totalmente recuperado para Natxo González

El soldado recuperado para las batallas finales

Toquero celebra un gol en La Romareda (Foto: Dani Marzo)

Más de cuatro meses. Eso es lo que tuvo que esperar Gaizka Toquero para volver a ser titular, cosa que logró el pasado viernes en Reus con gol incluido. El delantero del Real Zaragoza vivió una larga espera tras el que hasta la pasada jornada había sido su último partido en el once inicial. Desde que salió desde el principio en el empate a cero del 16 de diciembre ante el Albacete, el delantero vasco no había podido volver a salir de inicio. En medio, una seria rotura muscular en el muslo derecho que le tuvo apartado varias jornadas de los terrenos de juego y una lenta pero segura recuperación.

 
El hecho de que tras su lesión el Real Zaragoza comenzara su gran racha de la segunda vuelta hizo que no se notará mucho su ausencia, pero eso no minimizó las virtudes que se estaba perdiendo el equipo aragonés. El trabajo del delantero en la banda, su llegada a puerta, su afán por peinar cada balón que cae del cielo... el fútbol de Toquero se basa en el sacrificio y en las carreras en pos de defender o de llegar a cada balón. Eso unido a la experiencia que aporta en un grupo muy joven. Virtudes que ya aprovechó el Alavés hace dos años para ascender con el delantero vasco como titular la mayoría de los partidos.
Durante la ausencia de Gaizka Toquero, Jorge Pombo experimentó un crecimiento digno de aplauso al lado de Borja Iglesias y anotó cuatro goles que dieron nueve puntos muy importantes: en las victorias por la mínima ante el Tenerife y el Córdoba en casa y en el gran triunfo por 1-2 en Los Pajaritos con un espectacular doblete. Mientras tanto, Toquero iba ayudando al equipo poco a poco desde el banquillo. Por ejemplo en El Sadar con una gran asistencia a Borja Iglesias que supuso el 0-2 del Real Zaragoza; en el derbi aragonés con muy buenos minutos de esfuerzo y carreras al contragolpe; o ante el Almería prolongando un balón que fue el 2-0 de Borja.
Toquero es además un complemento muy necesario a Borja Iglesias. El vasco tiene puntería de cara a puerta, asunto muy importante ante la desaparición del otro delantero de la plantilla: un Vinícius Araújo que ni está ni se le espera, y que no ha marcado ni un solo gol en toda la temporada. Además, le abre unos espacios muy necesarios al ariete gallego y le surte de balones.
Un trabajo muy necesario para el ataque, muy al estilo de cuando estaba en San Mamés y hacía pareja con Fernando Llorente. Natxo González ha recuperado a uno de sus soldados más sacrificados justo en la recta final de la guerra por el ascenso.

Un contenido de:
M.G.

Lunes, 30 de abril de 2018. 10:11
Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *