Notificaciones
Selector partidos día
Selector partidos LaLiga Santander
Selector partidos LaLiga SmartBank
Selector partidos Primera Division RFEF
Selector partidos Copa del rey
Selector partidos Champions League
Selector partidos Europa League
Selector partidos Primera División Femenina
Selector partidos UEFA Nations League
Selector partidos UEFA conference league
Selector partidos Premier League
Selector partidos Serie A
Selector partidos Bundesliga
Selector partidos Ligue 1

Del patio del colegio a la Eurocopa

Luis Enrique y Robert Moreno, en una sesión de España (Foto: EFE).
Luis Enrique y Robert Moreno, en una sesión de España (Foto: EFE).

Imagínense por un momento que la Ciudad del Fútbol de Las Rozas es el patio de cualquier colegio de su ciudad, pueblo o barrio. Un lugar en el que hay discusiones sin conciencia y disputas sin final. Un lugar en el que cada uno piensa en sí mismo y, como mucho, en la chica o el chico que le gusta. Un torbellino de sinsentidos utilizados en la lucha por el poder, por la jerarquía o por cualquier absurdez del extenso catálogo que poseemos las personas.

Eso mismo me ha parecido todo lo que ha ocurrido en la selección española de fútbol con Robert Moreno y Luis Enrique como protagonistas principales. Todos han hablado ya. Todos han dado su versión de los hechos y, como en el colegio, cada uno tiene sus razones, sus motivos y su verdad. Uno cree que merece una cosa y el otro que éste ha sido desleal. El otro cree que el uno ha pecado de exceso de ambición y el uno que es injusto.

Ellos sabrán. Pero lo único cierto es que hay una Eurocopa en algo más de seis meses y que va a ser el segundo gran torneo consecutivo que España va a afrontar tras un lío en el banquillo. La Selección necesita estabilidad. Y el entorno, también. En Rusia ya quedó patente que estas cosas afectan y que no es la mejor manera de encarar una competición importante.

El fútbol es de los jugadores, pero los jugadores también son personas. El ego y el orgullo se inventaron cuando Adán y Eva no estaban ni pensados, pero al fútbol no se gana con ellos, sino con fútbol. Y para desarrollarlo de forma tan brillante como se hizo de 2008 a 2012 se antoja imprescindible que las mentes sólo piensen en eso.

A partir de ahora: silencio, juega España.

Enviar comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cargando