Muertes por coronavirus: la OMS aclara la polémica sobre las diferencias en los datos

Un contenido de:
EFE

Jueves, 06 de Agosto de 2020. 12:45
Una enfermera de una unidad de cuidados intensivos durante la pandemia del coronavirus ( Foto: EFE)
Una enfermera de una unidad de cuidados intensivos durante la pandemia del coronavirus ( Foto: EFE)

La OMS ha vuelto a aclarar una polémica sobre la pandemia del coronavirus en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud ha señalado que las estimaciones de tasa de mortalidad de la COVID-19 en los países "pueden ser engañosas", y que resulta "difícil" comparar entre ellos por varias razones, como cuál es su definición de muerte por coronavirus.

Según resalta la OMS en un informe publicado en las últimas horas, una muerte por COVID-19 se define como "un fallecimiento resultante de una enfermedad clínicamente compatible en un caso probable o confirmado, a menos de que exista una clara causa alternativa de muerte que no pueda relacionarse con la enfermedad (por ejemplo, un traumatismo)".

Sin embargo, apuntan que algunos países "pueden estar utilizando definiciones de casos y estrategias de prueba diferentes o contando los casos de manera diferente (por ejemplo, en casos leves que no se someten a prueba ni se cuentan)".

"Las variaciones en la tasa de mortalidad también pueden explicarse por la forma en que se manejan los desfases temporales. Las diferencias en la calidad de la atención o las intervenciones que se introducen en las distintas etapas de la enfermedad también pueden influir. Por último, el perfil de los pacientes (por ejemplo, su edad, sexo, origen étnico y comorbilidades subyacentes) puede variar de un país a otro", argumentan desde la organización.

La OMS añade, además, que en el caso de la COVID-19, como en el de muchas enfermedades infecciosas, el verdadero nivel de transmisión "suele subestimarse porque una proporción considerable de personas infectadas no se detectan porque son asintomáticas o tienen síntomas leves y, por lo tanto, normalmente no se presentan en los centros de salud".

"También puede haber segmentos de la población desatendidos que tienen menos probabilidades de acceder a la atención sanitaria o a las pruebas. La subdetección de casos puede exacerbarse durante una epidemia, cuando la capacidad de realizar pruebas puede ser limitada y restringida a las personas con casos graves y a los grupos de riesgo con prioridad (como los trabajadores sanitarios de primera línea, los ancianos y las personas con comorbilidades). Los casos también pueden ser diagnosticados erróneamente y atribuidos a otras enfermedades de presentación clínica similar, como la gripe", argumenta el organismo sanitario internacional.

Dos niños, en la calle, al lado de una señora durante la epidemia de coronavirus.
Dos niños, en la calle, al lado de una señora durante la epidemia de coronavirus.

La gravedad del coronavirus está influida por la edad, el sexo y las comorbilidades subyacentes, y hay algunas pruebas de que otros factores, como el origen étnico, son también factores de riesgo independientes. Al respecto, la OMS señala que "todo intento de captar una única medida de la mortalidad en una población no tendrá en cuenta las heterogeneidades subyacentes entre los diferentes grupos de riesgo, ni el importante sesgo que se produce debido a sus diferentes distribuciones dentro de las poblaciones y entre ellas".

Por consiguiente, desde la OMS instan a calcular las estimaciones del riesgo de mortalidad específicas de cada grupo de riesgo "a fin de describir mejor los verdaderos patrones de mortalidad que se producen en una población".

Enviar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *